Los estímulos al turismo nacional limitan la llegada de extranjeros a España

Italia ofrece bonos de 500 euros de descuentos en viajes. Alemania y Reino Unido bajan el IVA a actividades turísticas

Turistas en una playa de Brighton, en el sur de Reino Unido, el pasado 8 de agosto.
Turistas en una playa de Brighton, en el sur de Reino Unido, el pasado 8 de agosto.

Los datos que maneja Meliá, la primera hotelera de España por tamaño, no dejan lugar a dudas. “El 90% de los clientes en España son residentes, sin ningún otro mercado que destacar ya que llevan muy poco volumen”, recalcan fuentes de la hotelera, que destacan el caso del turismo británico, en el que en la actualidad el saldo es negativo. “Hay mucha más cancelación que emisión”, recalcan. Ni la creación de corredores turísticos seguros a Baleares, ni el ofrecimiento de Canarias para costear las pruebas PCR para aquellos viajeros que optaran por el archipiélago ni las campañas de promoción para vender España como un destino seguro en el contexto de la crisis sanitaria han calado entre los viajeros extranjeros.

Los turistas se han volatilizado ante el temor al virus, pero al mismo tiempo se han visto seducidos por una suerte de proteccionismo en el que los grandes países emisores han puesto en marcha medidas de estímulo ligadas al turismo (bonos de viaje, rebajas impositivas o descuentos en las facturas) que parecen haber convencido a los turistas para que este año opten por hacer vacaciones en sus países de origen. La ola de calor que se está viviendo en toda Europa también ha contribuido a ese fenómeno y se vuelve a repetir dos años después. En 2018, las temperaturas inusualmente altas en Reino Unido, Alemania o Países Nórdicos provocaron un sinfín de cancelaciones, que apuntaban al principio del fin de Thomas Cook y a la crisis financiera de TUI.

Reino Unido. Un informe elaborado por Exceltur recalca que la medida más importante adoptada por el Ejecutivo de Boris Johnson ha sido la rebaja del IVA que grava el turismo y la hostelería, que pasa del 20% al 5% hasta el 12 de enero de 2021, a lo que se suma la rebaja del 50% en los impuestos que se pagan en las cuentas de los restaurantes durante el mes de agosto. El impacto de ambas se ha visto acelerado por el veto a viajar a España, el principal destino en verano, a menos que se esté dispuesto a pasar una cuarentena a la vuelta del viaje. Turoperadores como Jet 2 o TUI han desviado los viajes previstos a España hasta Grecia y Turquía, pero el traslado no parece haber surtido efecto como muestran las imágenes de las costas inglesas abarrotadas de viajeros en la primera semana de agosto.

Italia. Es el único competidor con España que se ha atrevido a ofrecer un bono de 500 euros por familia para gastarlo en estancias en alojamientos turísticos situados en Italia. Las ayudas están dirigidas en exclusiva a unidades familiares con ingresos inferiores a los 40.000 euros brutos al año. A los 500 euros podrán optar aquellas familias con un hijo dependiente y la cuantía se reduce a 300 para unidades con tan solo dos miembros y 150 para las familias monoparentales.

Alemania. El Ejecutivo de Angela Merkel también ha apostado por las medidas fiscales para impulsar el turismo nacional. Para ello aprobó una rebaja del tipo general del IVA del 19% al 16% y del tipo reducido del 7% al 5%. Ambos ajustes impositivos estarán en vigor desde el 1 de julio de 2020 hasta el 31 de diciembre de 2020. De un recorte de impuestos más grande y prolongado se beneficia la restauración, en el que el IVA cae del 19% al 7% por un año (desde el 1 de julio de 2020 al 30 de junio de 2021).

Grecia. Es el país de la UE que más pronto abrió las fronteras al turismo y el que más ha tratado de aprovechar las dificultades de Italia y España para gestionar la crisis del coronavirus. Aprobó en mayo una rebaja del IVA del 23% al 14% para el transporte, las bebidas no alcohólicas y las entradas de cine entre junio y octubre con el fin de atraer turismo procedente de Alemania y de los Países Nórdicos.

Francia. El Ejecutivo galo puso en marcha desde el principio de la crisis sanitaria una campaña para promocionar el turismo nacional en julio y agosto. Para ello se comprometió a devolver el importe de las reservas a los afectados en el caso de que hubiera confinamientos.

Normas
Entra en El País para participar