Jim Farley, nuevo CEO de Ford, necesitará agilidad en la conducción

Debe reducir costes y acelerar inversiones en coches eléctricos y autónomos, el mismo reto de su predecesor

Jim Farley, próximo CEO de Ford.
Jim Farley, próximo CEO de Ford.

El nuevo consejero delegado de Ford Motor no se enfrenta a una tarea fácil. El fabricante de automóviles de 27.000 millones de dólares reveló el martes que el director de operaciones, Jim Farley, que se unió a la compañía en 2007, tomará el volante a principios de octubre.

Farley tiene que reducir los costes y al mismo tiempo tratar de acelerar las inversiones de la compañía en coches eléctricos y autónomos. El problema es que es el mismo reto al que se enfrentó Jim Hackett, el hombre al que va a sustituir, y el segundo jefe en seis años que se va después de rendir menos que las empresas competidoras.

Hackett (que dejará el cargo el 1 de octubre y permanecerá como asesor especial hasta marzo del año que viene) y su predecesor, Mark Fields, dirigieron Ford durante unos tres años, y ambos presidieron una caída del precio de las acciones de más de un tercio. Los principales rivales de Ford, mientras tanto, evolucionaron mejor. Las acciones de General Motors han caído un poco más de un quinto desde que Hackett se hizo cargo de Ford en mayo de 2017, mientras que Volkswagen está casi sin cambios. Fiat Chrysler Automobiles ha subido un 12%.

Concedido, Hackett heredó una serie de problemas de Fields y posiblemente incluso de Alan Mulally, que dirigió la compañía hasta 2014. Ford no estaba tan bien preparada como General Motors, por ejemplo, para el aumento de la demanda de utilitarios deportivos de tamaño mediano a mediados de la década. Y sufría de una estructura de costes inflada.

Pero Fields ya había empezado a tratar de arreglar ambos problemas antes de su destitución. La remodelación de Hackett incluyó la reducción del número de coches pequeños fabricados por la compañía y la creación de una alianza de baterías y autoconducción con Volkswagen. Pero en general ha sido lenta y a menudo decepcionante. Y mientras Ford tenía problemas, GM prosperaba, tanto en el negocio ordinario como en la tecnología de las baterías y los vehículos autónomos.

Recientemente han aparecido algunos puntos positivos. Ford superó a General Motors y a otros en el último trimestre en China, un mercado problemático para la compañía desde hace mucho tiempo. El relanzamiento el mes pasado de Bronco, su utilitario de tamaño mediano, fue un gran éxito. Las ganancias del segundo trimestre no fueron tan malas como temían los analistas, y el fabricante incluso ha devuelto la mitad de sus préstamos de emergencia para la pandemia.

Eso permite a Hackett retirarse con mejor nota, y da el impulso necesario a Farley. Puede ser que incluso haya tenido algo que ver con algunas de estas victorias. Pero es un alto ejecutivo de Ford desde hace años, así que ha contribuido tanto a los problemas como a las soluciones.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías