Distribución

La junta de El Corte Inglés aprobará el domingo reducir el dividendo a 37,5 millones

La matriz destinará a reservas 251 millones de euros del beneficio de 2019

Imagen de la junta de accionistas de El Corte Inglés celebrada en agosto del año pasado.
Imagen de la junta de accionistas de El Corte Inglés celebrada en agosto del año pasado.

La junta de accionistas de El Corte Inglés aprobará este domingo una drástica reducción del dividendo a repartir con cargo al beneficio cosechado en el ejercicio 2019. Pese a que este fue el más alto en 10 años, de 310 millones de euros, la situación generada por el coronavirus, con un especial impacto en el sector de la distribución y por tanto en su principal referente en España, ha llevado al consejo de administración a proponer a los accionistas un recorte del 50% en su retribución.

En concreto someterá a votación, y será aprobado por la junta, un dividendo de 37,5 millones de euros, exactamente la mitad de lo aprobado el año pasado, según informaron este jueves a CincoDías fuentes próximas al máximo órgano de gobierno de la compañía.

Estas detallan además la propuesta completa de aplicación definitiva del resultado, que contempla destinar a reservas 251 millones de euros. El grupo de distribución no las ampliaba tanto desde 2010. Esto significa que El Corte Inglés obtuvo un beneficio individual en 2019 de 288,5 millones de euros. El consolidado, que incluye todas las actividades del grupo, fue de 310 millones.

Más beneficio y menos dividendo se traducen en una gran rebaja del pay out: el porcentaje del beneficio consolidado que se destina dividendo pasa del 29% al 12%. Las fuentes consultadas destacan que la decisión de disminuir la retribución al accionista ha gozado de un importante consenso entre los máximos estamentos de la sociedad, incluida la presidencia y los grandes accionistas.

De esta forma, El Corte Inglés intentará mitigar el impacto que el covid-19 está teniendo en sus resultados de 2020, y que ya hizo aplicar un ERTE a 26.000 empleados. Salvo los espacios de alimentación, sus grandes almacenes y tiendas estuvieron cerrados durante más de dos meses a partir del estado de alarma, decretado por el Gobierno el 14 de marzo.

La agencia de calificación Moody’s calculaba en su último análisis sobre la empresa que sus ventas caerán en torno a 4.400 millones al cierre de este ejercicio, casi un tercio de su facturación de 2019, mientras que Fitch estima una caída del 27%. Ambas, en cambio, han decidido mantener la nota crediticia de El Corte Inglés después de que esta haya reforzado su liquidez con un crédito de 1.311 millones, de los que convirtió a ICO algo más de 900, y de que el negocio de alimentación permitiera generar ingresos en los meses de cierres.

Evolución

Aunque la reducción en esta ocasión es brusca, no hay que irse muy lejos para encontrar dividendos parecidos al que repartirá este año. En la junta de 2016 se aprobó una retribución a los accionistas con cargo al beneficio de 2015 de 35 millones de euros, 10 más que en 2014 y 2013.

La mejora paulatina de la rentabilidad de El Corte Inglés permitió aprobar mejoras en el dividendo durante cuatro ejercicios seguidos, de 2015 a 2018. En este último se alcanzaron los 75 millones, la cifra más alta desde 2007. Entonces, eso sí, los beneficios del grupo de distribución rozaban los 750 millones de euros, por los 256 de ese año.

El debate alrededor del dividendo ha sido constante en El Corte Inglés desde que se desencadenara la crisis del coronavirus, que terminó por explotar apenas unos días después de que la compañía cerrara su mejor ejercicio en una década.

Los 310 millones obtenidos en 2019 daban margen al grupo para decidir, en tanto que mantenía intacta su capacidad para repartir dividendo pese a percibir un crédito avalado por el ICO. Esto sí le impedirá repartirlo el año que viene. La posibilidad de reducir el dividendo, intención adelantada por El Confidencial, ha ido cogiendo cuerpo hasta decantarse como definitiva en la propuesta que aprobarán por amplia mayoría los accionistas en la junta de este domingo, según fuentes al tanto de los preparativos de la junta y de las posiciones de los accionistas.

Una opción que, por otra parte, también han llevado a cabo empresas del sector de la distribución como Inditex. El gigante textil decidió en marzo aplazar su decisión sobre el dividendo ante la evolución de la pandemia, para finalmente aprobar una retribución de 0,35 euros por acción, una reducción del 60% respecto al reparto del año anterior.

Normas
Entra en El País para participar