La ‘app’ de rastreo del coronavirus no llegará antes de septiembre

La prueba piloto en La Gomera acaba de entrar en su última fase

El objetivo de tener al menos 3.000 descargas en la isla se ha cumplido

App rastreo Covid
Una usuaria prueba la aplicación de rastreo. Reuters

Otros dos meses. Este es el tiempo que todavía puede tardar la implementación de Radar Covid, la app móvil de rastreo de los contagios por coronavirus para iOS y Android que el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital está probando estas semanas en La Gomera.

Mientras se multiplican los rebrotes y la situación crítica en Cataluña y Aragón evidencian la falta de un sistema de rastreo eficiente, la Administración quiere tener la certeza de que esta herramienta mejora realmente la búsqueda de contactos tradicional, antes de lanzarla.

Su funcionamiento es muy sencillo. “A través de Bluetooth, los dispositivos con la aplicación descargada envían regularmente unas balizas electrónicas que incluyen una cadena de números que no están vinculados a la identidad del usuario y cambian cada 10 o 20 minutos”, explican desde Google, la firma que, junto a Apple, ha diseñado el sistema en el que se basa Radar Covid y las aplicaciones de rastreo de otros países.

Cuando los móviles están cerca, reciben la clave aleatoria del otro y la almacenan. Al menos una vez al día el sistema descarga una lista de las cadenas de números que pertenecen a personas que han decidido compartir el diagnóstico de positivo por Covid-19. Cada dispositivo coteja entonces la lista que ha registrado y la descargada.

Desde el 15 de junio, solo el 8% de los italianos se ha hecho con la aplicación

Si hay una coincidencia, el usuario recibe una notificación que le advierte de una posible exposición al virus y puede entonces comunicar a través de la misma app su estado de salud y recibir consejos.

A este sistema se le llama descentralizado, porque todo el proceso se ejecuta en el dispositivo, con la máxima garantía de privacidad. “El sistema no recopila datos de ubicación del móvil y no comparte las identidades de otros usuarios entre sí o con Google y Apple. La notificación de exposición al virus solo se realiza en el móvil y bajo el control del usuario. Además, las personas que dan positivo no son identificadas por el sistema con otros usuarios, ni con Apple o Google”, subrayan desde esta última compañía.

App rastreo Covid La Gomera
Un promotor explica el funcionamiento de Radar Covid en San Sebastián de La Gomera. Reuters

Desde el 20 de julio, la prueba piloto de Radar Covid –cuyo desarrollo se adjudicó Indra por 330.538 euros– se encuentra en su tercera y última fase. Después de haber invitado a la población de la isla a activar la app en el móvil y generar cuatro oleadas de falsos positivos en las tres semanas anteriores, ahora toca analizar los datos recogidos y determinar cómo ha funcionado en ese entorno real.

Fuentes de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial aseguran que “los objetivos iniciales de descargas, unas 3.000, se han cumplido” y que si los resultados fueran alentadores y los cambios a introducir, de escasa envergadura, Radar Covid podría estar operativa en septiembre.

Éxito escaso

De esta forma, la aplicación española llegaría muchas semanas después de las que pusieron en marcha Italia (Immuni, 15 de junio) y Alemania (Corona-Warn, el día siguiente), dos de los nueve Estados miembros de la UE que ya han implementado una herramienta digital de rastreo.

“No lo hemos planteado como una carrera para ver quién llega primero, sino que buscamos las mejores condiciones y la forma más respetuosa con la privacidad de la ciudadanía, y aprendiendo de la experiencia previa de otros países”, insisten, sin embargo, las mismas fuentes.

Pero ¿no llegará demasiado tarde? “Siempre se puede acelerar el proceso de adopción de una app, pero, si se quiere hacerlo bien, es necesario darse un tiempo para su correcta planificación e implementación, y las pruebas piloto en condiciones de vida real son indispensables antes del uso masivo”, contesta el epidemiólogo Joan Soriano.

Los dispositivos digitales de los Estados miembros de la UE podrán comunicarse entre sí

De hecho, muchos de los dispositivos ya operativos han tenido hasta ahora muy poco éxito, como es el caso del italiano, que ha sido descargado por apenas unos cuatro millones de usuarios, de una población de 60 millones de habitantes.

A este respecto, Soriano señala que, “habitualmente, el número mágico en epidemiología suele ser alcanzar al menos el 80% de la población diana”. Todo un reto que necesita preparación. En su opinión, “deben valorarse incentivos a los participantes, darles regularmente una información individualizada, rápida y útil, y que los usuarios prediquen con el ejemplo en sus familias y círculos laborales y de amistades”.

Mientras tanto, en junio, los socios de la UE acordaron una serie de especificaciones técnicas para que las apps de los distintos países puedan funcionar también en el extranjero e intercambiar información de forma segura.

El entramado técnico, sin embargo, no está listo todavía. De él formará parte también una pasarela que mediará entre los servidores nacionales utilizando solo la información mínima necesaria para enviar la notificación de exposición al virus. Fuentes de la Comisión Europea indican que el servicio estará en marcha antes de que acabe el verano.

Apagar brotes en hospitales

Desarrollo. Rastrear brotes en hospitales es el objetivo de HEpiTracker, una app pensada por un grupo de médicos, enfermeras, físicos, estadísticos y emprendedores, capitaneados por Joan Soriano, epidemiólogo del Servicio de Neumología del madrileño Hospital Universitario de la Princesa. “Fue desarrollada en 48 horas por la consultora Aselcis”, señala.

Foto. Los datos introducidos por los miembros del personal hospitalario son procesados y analizados por un sistema autónomo basado en geolocalización y big data. El dispositivo permite a las gerencias y direcciones médicas tener una fotografía en tiempo real del Covid en su nosocomio y planificar la respuesta.

Disponibilidad. Cualquier hospital puede contactar con el equipo de HEpiTracker, que se compromete a hacer operativa la aplicación en sus dependencias en menos de 24 horas.

Normas
Entra en El País para participar