Cataluña multará con cien euros a quien no lleve mascarilla aunque se cumpla la distancia de seguridad

El president de la Generalitat, Quim Torra, ha anunciado en el Parlamento la medida para contener la transmisión comunitaria del brote de Lleida

La medida de protección en los espacios públicos se impone en la localidad de Ordiza (Guipúzcoa), tras aumentar los casos del brote

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, interviene en el Parlament catalán.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, interviene en el Parlament catalán. Europa Press

El uso obligatorio de mascarillas en todo momento, aunque se cumpla la distancia de seguridad mínima de 1,5 metros entre personas, entrará en vigor en toda Cataluña a partir de este jueves para todas las personas mayores de seis años. Si se incumple la norma, se impondrán multas de 100 euros. Así lo ha anunciado el president de la Generalitat, Quim Torra, este miércoles en el Parlamento. Una decisión que coincide con la crisis sanitaria desatada en Lleida que ha obligado al Ejecutivo catalán a confinar a los más de 200.000 vecinos de la comarca del Segrià por un importante brote de Covid-19.

"Estamos monitorizando 24 horas al día hospitales de Lleida y Segrià, y haciendo todo el trabajo de rastreo, de medidas de protección. Hoy el Procicat [el comité de técnicos encargado de dirigir la emergencia del coronavirus] aprobará el uso de las mascarillas, sin tener en cuenta el distanciamiento, en Lleida y en toda Cataluña", ha asegurado Torra un día después de que la consellera de Salut, Alba Vergés, valorara la posibilidad en una entrevista en RAC1. Meritxell Budó, portavoz del Ejecutivo catalán, lo confirmó también a lo largo del día, como medida para frenar la transmisión comunitaria.

Esta medida de protección en espacios públicos, tendrá excepciones. “La norma general es que todo el mundo se vaya de casa con mascarilla, pero se mantienen excepciones de las primeras resoluciones, como el hacer deporte, donde puede no usarse, pero habiendo salido de casa con mascarillas”, ha dicho Vergés.

El Govern ha instado también a los ayuntamientos de la comarca del Segrià a habilitar equipamientos públicos para las personas que no tienen posibilidad de confinarse correctamente en sus domicilios. “La situación es más compleja socialmente que sanitariamente. Pero nos estamos preparando sanitariamente para un crecimiento de casos”, ha admitido Vergés. El brote de Lleida afecta a 11 empresas frutícolas, especialmente a los temporeros de la fruta, un colectivo de trabajadores con unas condiciones socioeconómicas complejas y cuyas viviendas no siempre pueden garantizar un aislamiento adecuado, ya que muchos de ellos viven hacinados en pisos o viviendas compartidas.

Mascarillas obligatorias en Guipúzcoa

La medida que obliga a usar mascarilla en espacios públicos se ha impuesto también en Ordizia (Guipúzcoa), tras elevarse a 48 los casos positivos del brote cuyo origen se cree que podría estar en Lleida. La consejera de Salud, Nekane Murga, ha anunciado las nuevas medidas para impedir la expansión del coronavirus, que entrarán en vigor este miércoles.

"Coincidimos en concienciar para pedir un mayor uso de la mascarilla, no solo en Ordizia, sino en todo Euskadi. En esta localidad su uso será obligatorio tanto en la vía pública como en espacios cerrados. Además, hay otras medidas que entrarán en vigor hoy. Los locales de hostelería no podrán superar el 50% del aforo. No se permite el consumo en barra. En la terraza, se deberá guardar una distancia de un metro y medio. Los txokos y las sociedades gastronómicas también deben contemplar estas medidas, y todos los locales deberán cerrar a las 23.30. Se suspende la celebración de cualquier evento", ha explicado Murga, que no descarta que las medidas se extiendan a otros municipios. La previsión del Ejecutivo es mantener estas medidas durante, al menos, ocho días.

En cualquier caso, Euskadi descarta, de momento, confinar a la localidad. "Estamos en un momento precoz y si seguimos así creemos que no ha lugar el confinamiento", ha añadido la consejera.

118 brotes desde mayo, 67 siguen activos

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha reconocido este miércoles que la situación de los brotes es "preocupante". "Desde el 11 de mayor hemos tenido 118 brotes, de los cuales 67 están activos", ha explicado en una entrevista en Catalunya Radio y ha matizado que los que más preocupan son los de Lleida y Lugo, cuyas comarcas afectadas continúan aisladas.

En cualquier caso, Illa ha asegurado que, según los datos epidemiológicos, no ve necesario volver a declarar el estado de alarma, aunque no lo descarta. "En el caso de producirse una transmisión comunitaria sostenida que afectase a otra comunidad autónoma y que no hubiese otra forma de controlarla", ha asegurado el ministro.

Andalucía es la Comunidad Autónoma más golpeada por los brotes, tras los últimos detectados en Granada y Málaga en las últimas 24 horas, ya son 17 los registrados en la región. Según la Consejería de Salud, estos 17 brotes acumulan 264 contagiados, la mayor parte, 109, son del brote registrado en el Distrito Málaga, que está ya controlado. Además, han señalado que ocho de los focos están controlados, mientras que los nueve restantes están siendo investigados (realizando pruebas y estudios de contactos).

Normas
Entra en El País para participar