Warren Buffett convierte el gas natural en su nuevo dominio

La demanda de esta fuente de energía puede crecer tres veces más que la del petróleo de aquí a 2040

Warren Buffett convierte el gas natural en su nuevo dominio

Decir que el gas natural tiene problemas sería quedarse corto. Y ese es exactamente el tipo de entorno que atrae a Warren Buffett. Y cómo no, el pasado domingo Berkshire Hathaway Energy, una filial del gigantesco vehículo de inversión del oráculo de Omaha, ofreció 4.000 millones de dólares más la deuda por la mayor parte de las instalaciones de combustible fósil de la empresa de servicios estadounidense Dominion Energy. Parece una inversión suficientemente sólida como para superar el futuro inmediato del sector, ahora con bastantes fugas.

Los precios del gas natural ya estaban sometidos a presión debido a que la extracción de petróleo, que genera gas natural como subproducto, inundó un mercado ya deprimido. Los productores empezaron a quemarlo en lugar de venderlo. Por otra parte, la caída de la demanda dejaba llenos los tanques de almacenamiento de las empresas gasistas. La Administración de Información Energética de Estados Unidos prevé que el consumo del país caiga un 3,6% en 2020, en gran medida debido a una contracción del sector industrial cercana al 9%. A finales de junio, los futuros del gas natural se habían desplomado al mínimo en casi 25 años.

Pero hay varios elementos positivos. La perforación petrolera ha empezado a ralentizarse porque los grandes productores han reducido la inversión, y eso mantiene bajo control el gas natural obtenido como producto secundario. Ya se sabe que no tiene las perspectivas de crecimiento de la energía solar o eólica, pero el gas emite menos carbono que otros combustibles fósiles, lo que podría ofrecerle mejores perspectivas a medio plazo. Por ejemplo, seguirá sustituyendo al carbón como fuente de energía. Y no afronta una caída de la demanda como la que sufrirá el petróleo a medida que los vehículos eléctricos vayan sustituyendo al motor de combustión interna; eso ayudará a que la demanda de gas aumente tres veces más que la del oro negro de aquí a 2040, según cálculos de Williams Companies, que explota una gran red de oleoductos en Estados Unidos.

Y Buffett parece estar consiguiendo un buen negocio con los activos de Dominion. El valor de empresa es de 9.700 millones de dólares, lo cual significa que Berkshire Hathaway Energy está pagando 10 veces el ebitda. Eso supone un descuento de aproximadamente el 15% respecto al actual múltiplo de Williams y una quinta parte menos que el reciente acuerdo de Brookfield Super-Core Infrastructure Partners para la adquisición de un gasoducto.

Siempre que los precios del gas natural no se hundan aún más, Buffett debería poder extraer una rentabilidad decente.