Industria

El ICO se estrena con ACS en la financiación a la energía eólica marina

Participa con 67 millones en el proyecto escocés Kincardine

Operación de remolque de la que fue la primera plataforma instalada en el parque eólico escocés de Kincardine.
Operación de remolque de la que fue la primera plataforma instalada en el parque eólico escocés de Kincardine.

El mayor proyecto diseñado hasta el momento para la creación de un parque eólico marino flotante, el que ACS está levantando en Escocia a través de su filial Cobra, ha atraído el interés del banco público español ICO.

La constructora que preside Florentino Pérez cerró días atrás una ronda de financiación para sufragar el coste de la infraestructura, por 380 millones de libras (425 millones de euros), y, según ha podido saber Cinco Días, el ICO ha tomado una de las posiciones del sindicado con 60 millones de libras (67 millones de euros).

Más allá de las cifras, se trata del estreno de la entidad financiera en el prometedor terreno de la energía eólica offshore. Un paso que responde a la estrategia de acompañar a empresas españolas en nuevas oportunidades de negocio.

El parque escocés de Kincardine, con la citada inversión estimada de 380 millones de libras, está llamado a convertirse en el mayor parque eólico comercial flotante del mundo. Pero también ha sido tomado como referente de la financiación verde, con un préstamo que se ha estructurado como Green Loan bajo los requisitos de la Loan Market Assotiation (LMA).

Esta operación sindicada ha sido coordinada por Natixis, que actuó además como uno de los principales mandated lead arrangers, aseguradores y colocadores de la transacción. La financiación ha obtenido la etiqueta Certificado de Bonos Climáticos, otorgada por la Iniciativa de Bonos Climáticos (CBI), siendo esta la primera certificación de estas características para un proyecto eólico flotante en alta mar.

Vigeo Eiris, por su parte, es quien ha ejecutado el mandato de verificación de los criterios de energía renovable de generación marina. Estos parámetros científicos aseguran que el préstamo certificado es consistente con el límite de calentamiento en dos grados incluido en el Acuerdo de París.

Presencia española

El parque eólico de Kincardine contará con una potencia instalada de 50 megavatios (MW) en el mar del Norte, unos 15 kilómetros mar adentro desde la costa escocesa de Aberdeen.

Entre sus particularidades figura el uso de tecnología para profundidades superiores a los 50 metros, lo que permite que los aerogeneradores no vayan fijados a la plataforma marina. Con ello, se busca reducir el impacto respecto a la eólica off shore tradicional, aprovechar zonas de instalación con menores restricciones medioambientales y con mayor intensidad de viento, y competir favorablemente en costas profundas como las de Estados Unidos y Japón.

Además de la presencia de Cobra como promotor, constructor y operador de la instalación, el proyecto también cuenta con Navantia y Windar como proveedoras de las plataformas. De hecho, el ICO justifica su presencia en la financiación como vía para que la industria española ocupe un lugar preferente en este tipo de nuevos desarrollos.

Otra compañía que pone su firma en el proyecto Kincardine Offshore Windfarm es Repsol. Y es que la infraestructura se basará en el sistema Windfloat, patente en la que la petrolera participa con un 25% del capital.

Además de esta entrada en la financiación de la eólica marina, el Instituto de Crédito Oficial participa en proyectos con intereses españoles en 15 países y con financiación en siete monedas distintas. La sostenibilidad se ha convertido en denominador común de los desarrollos que está respaldando.

Cobra, por su parte, tiene en cartera más de 2.500 megavatios de eólica flotante con una inversión estimada de 10.500 millones de euros para los próximos diez años, especialmente en el desarrollo de parques en Asia.

Banco de pruebas para un negocio prometedor

Turbinas de Vestas. El parque eólico Kincardine estará equipado con seis turbinas (una de 2 MW y cinco de 9,5 MW) suministradas por MHI Vestas. Estas irán sobre estructuras flotantes semisumergibles diseñadas por Principle Power. ACS cuenta con un contrato de suministro (PPA) con el operador eléctrico británico OFGEM por 20 años.

Socio mayoritario. Cobra tiene el 90% del capital de la planta y lleva tiempo barajando la posibilidad de dar entrada a nuevos socios. Su intención es quedarse con un mínimo del 20% y la operación del proyecto.

A pleno rendimiento este año. está siendo ejecutado en aguas con profundidades de 60 a 80 metros. La previsión es que la instalación esté en pleno funcionamiento en el cuarto trimestre de 2020.

Normas
Entra en El País para participar