Energía

Deloitte recomienda adelantar 10 años la descarbonización de las islas

El objetivo en los sistemas no peninsulares que gestiona Endesa se puede anticipar con una inversión de 30.000 millones

José Bogas, consejero delegado de Endesa.
José Bogas, consejero delegado de Endesa.

Los territorios no peninsulares (Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla) pueden implantar un sistema energético completamente descarbonizado en 2040, una década antes que en el resto de España, según los objetivos de reducción de emisiones fijados por la UE y el Gobierno. Esta es una de las principales conclusiones de un estudio elaborado por Monitor Deloitte, en colaboración con Endesa, que se presenta hoy.

 En él se analizan las características de dichos territorios y se aportan soluciones para descarbonizar estas regiones y se miden los beneficios en cuanto a inversión, empleo, eficiencia energética, y también para el resto de España, “al convertirse en un banco de pruebas”, señala el estudio. Este propone actuaciones en el transporte, los hogares, los servicios y la generación eléctrica.

El transporte es responsable del 40%-50% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en los territorios no peninsulares y el particular de pasajeros por carretera supone hasta el 85% del consumo de energía final, por lo que su descarbonización es más urgente que en la Península. También plantea electrificar la flota, la renovación acelerada del parque y el cambio modal a transporte público y medios no motorizados. El vehículo eléctrico es ya una solución competitiva en Canarias (con un coste un 25%-30% inferior a la opción convencional) y Baleares (un 10%), aunque falta la infraestructura de recarga.

El sector residencial genera solo del 1% al 3% de las emisiones GEI directas, pues los consumos más relevantes de una vivienda –calefacción y agua caliente– son menores por el clima. Para descarbonizar este sector es necesario desplegar la bomba de calor para calefacción y agua caliente y el autoconsumo. En el sector servicios (entre el 2% y el 4% de las emisiones) se propone cambiar los equipos térmicos de gas y productos petrolíferos por bomba de calor.La generación eléctrica es responsable del 40% de las emisiones GEI en los territorios no peninsulares, por lo que la solución está en el despliegue de renovables.

Canarias

En Canarias se plantea hasta 11 GW de generación renovables (principalmente, solar y también offshore); 25.000 MWh de capacidad de almacenamiento y respaldo. También impulsar la gestión de la demanda entre un 20% y un 30% y su desplazamiento a horas de más producción solar. El sistema propuesto ocuparía el 1,9% del territorio canario o el 15% de la superficie agrícola sin cultivar.

Este proyecto de descarbonización requeriría, según el estudio, una inversión de entre 12.000 y 19.000 millones hasta 2040 y tendría un coste de generación de 70 a 90 euros/MWh, lo que supone una reducción del 40% respecto al actual sistema. En cinco años serían necesarios de 250 a 275 MW, lo que supone multiplicar por cinco el ritmo actual y 2,5 GWh. Para ello son necesarias actuaciones en el parque térmico para garantizar la seguridad de suministro, facilitar la integración de renovables y minimizar las emisiones.

En el caso de Baleares serían necesarios de 4,5 a 5 GW de capacidad renovable; de 13 a 14 GWh de capacidad de almacenamiento e incrementar la capacidad de interconexión neta con la Península hasta 650 MW. La generación solar en el mix energético tiene un mejor encaje con el almacenamiento y el aprovechamiento del autoconsumo (hasta 2 GW) permitiría que se ocupe solo el 1% de todo el territorio o el 17% del suelo baldío e improductivo.

Además, el hecho de que la interconexión con la Península pudiera reforzarse a finales de esta década permitiría reducir las necesidades de almacenamiento estacional.

Todo ello, con una capacidad de respaldo de emergencia en las islas que garantizase la seguridad de suministro ante posibles fallos en las interconexiones y casos de emergencia. Este sistema requeriría invertir entre 6.000 y 7.000 millones hasta 2040, y tendría un coste medio de generación de 50-55 euros/MWh, un 55% inferior al actual. La descarbonización acelerada en Ceuta y Melilla requerirá una inversión de 280 a 300 millones, según el estudio.

En Ceuta, si se materializa la interconexión eléctrica con la Península, se podría cubrir la demanda con renovables. En Melilla, en cambio, el proceso deberá basarse en el desarrollo de generación basada en combustibles renovables y el autoconsumo, siendo necesario impulsar la adaptación del parque actual al gas natural.

 

Normas
Entra en El País para participar