RSC

Jon Patxi Lerga: “La empleabilidad en la discapacidad es más que una obligación”

El ejecutivo dirige el principal Centro Especial de Empleo de España. Su empresa cuenta con 7.500 trabajadores de los cuáles un 90% son personas con diversidad funcional

Jon Patxi Lerga.
Jon Patxi Lerga. Grupo SIFU

Encontrar oportunidades de empleo resulta difícil para muchas personas. Para aquellas con algún tipo de diversidad funcional, se trata de algo aún más complicado. Con el objetivo de favorecer una mayor inclusión laboral de este colectivo, se crearon los Centros Especiales de Empleo. El Grupo SIFU se trata del líder del sector en España y cuenta con presencia en Francia. Esta empresa da trabajo a cerca de 7.500 personas de las cuáles el 90% tiene algún tipo de discapacidad. Jon Patxi Lerga, director general del Grupo SIFU, considera que el camino para una mayor empleabilidad de estas personas pasa por poner en valor su profesionalidad y, además, por el crear conciencia sobre la importancia de que se les brinde una oportunidad.

Para aquellos que no conozcan cómo funcionan estos centros, ¿a qué se dedica el Grupo SIFU?

Cuando explicamos qué es el Grupo SIFU, nosotros respondemos a dos preguntas. Quiénes somos y qué hacemos. Somos el Centro Especial de Empleo líder en España en el sector social. Para poder decir esto, nos fijamos en varios elementos siendo uno de ellos el número de efectivos. Contamos con 7.500 personas a las que estamos continuamente alentándolas, formándolas y capacitándolas para hacer algo. Ese algo que hacemos son los facilities porque de inicio siempre han sido actividades con unas barreras de entrada reducidas, o al menos, con unas que podemos salvar con mayor facilidad.

¿Qué tipo de actividades desempeñan sus trabajadores?

Dentro de los facilities hemos ido diversificando en actividades desde los servicios de limpieza, que es lo que generalmente muchos Centros Especiales de Empleo han abordado. Pero dentro de las limpiezas, hemos ido especializándolas. Desde limpiezas de hospitales, industriales, con connotaciones técnicas y de responsabilidad muy elevada hasta cualquier otro tipo de actividad ligada al mundo de los auxiliares como puede ser la cartería y las estafetas de los servicios de Endesa e Iberdrola. La digitalización y la gestión de todo documento que empleen en estas dos eléctricas lo hacemos nosotros con personal con diversidad funcional.

¿Cuál es la clave del funcionamiento del Grupo SIFU?

Nuestro modelo es uno de máxima profesionalidad. En el eje de todo ponemos a la persona. A la persona la intentamos capacitar de la mejor de las maneras para conferirle el mayor conocimiento profesional. Que sea reconocido por los clientes que nos contratan. Porque el objetivo final no es que una empresa nos contrate porque seamos un Centro Especial de Empleo, sino que colabore con nosotros por la profesionalidad de los servicios que prestamos y que no distinga la diferencia entre trabajar con nosotros o con una empresa ordinaria no vinculada a la empleabilidad de personas con discapacidad. Que nos valore por el servicio.

¿Qué buscan los clientes que contratan a SIFU?

Los puntos de encuentro con un cliente no siempre son por el afán y la sensibilidad de cumplir con la Ley General de Discapacidad. El punto de encuentro por esa política que empleamos es el de dame todo tipo de oportunidades porque me vas a valorar por lo profesional que soy, no por el tanto por ciento que tienes que cumplir en tu empresa. Que a eso ayudaremos, por supuesto, pero si solo ofreciéramos cumplimiento legal, nosotros también nos estaríamos autolimitando en qué volúmenes y en que tipo de servicios podemos colaborar. Porque al final, los clientes tienen la obligación de que el 2% de su masa salarial esté compuesta por personas con discapacidad si son empresas de más de 50 trabajadores. Si solo ofrecemos eso, nos limitamos al cumplimiento y a esa cifra y queremos ir más allá porque significa más oportunidades de empleo creadas.

La cuota del 2% es para empresas de más de 50 empleados pero la mayor parte del tejido empresarial español está compuesto por pymes ¿Cómo llegar a la pequeña empresa?

Para llegar a la pyme nos basamos en algo que deberíamos de tener todos claro. La empleabilidad de las personas con diversidad funcional no tiene que basarse en una obligación legal. Si solo lo basamos en una obligación legal, solo se aplicará a aquellos que les afecte y por lo tanto, la pyme quedará al margen de ello. Esto tiene que basarse en la sensibilidad, en hacer el bien. Para lograrlo, debemos informar a las empresas de que nosotros estamos aquí para facilitar la integración de la persona con diversidad funcional en su compañía y recordarles que está en su mano el generar oportunidades.

¿Cuál es el proceso de una persona con diversidad funcional que llega a vuestra organización?

Cuando una persona desconocida llega a nuestra organización lo primero que se hace es una serie de entrevistas para entender la motivación de por qué viene a nuestra casa. Entender las circunstancias. Lo que queremos evitar siempre es el rechazo de la empresa final que nos contrate al concepto general de la discapacidad. Hay que conocer muy bien a esa persona y ver que tipo de formación o experiencias tutorizadas le tenemos que transmitir. Además del plano formativo, la configuración de su entorno personal o familiar también puede afectar. Con lo cual, intervenimos con todos los beneplácitos y todo el cariño para ayudar a las personas en su entorno. No somos buenos profesionales si en casa tenemos una circunstancia compleja.

¿Qué tipos de desafíos tiene vuestra empresa por delante?

Seguir apostando por la profesionalidad máxima de toda actividad que ponemos a disposición de los clientes. Tenemos otras actividades no facilities. Somos consultora de RSC, a través de lo que intentamos canalizar nuestros valores. Segundo reto, la diversificación. Queremos tener muchas actividades diversas para cumplir con las necesidades actuales y venideras de cada uno de los sectores con los que estamos trabajando. No siempre las cosas van a ser como han sido siempre. Apostamos mucho por la tecnología. Un ejemplo. Desde que los drones son usados de manera profesional, la capacitación para el uso, el pilotaje de estos drones nosotros hemos apostado para que personas con diversidad funcional puedan obtener esa cualificación y ser pilotos de dron. Por último, la internacionalización es algo que ya hemos llevado a cabo, pero lo queremos hacer todavía en más países. 

Normas
Entra en El País para participar