Política monetaria

Lagarde cierra la guerra con el Constitucional alemán y justifica las compras de deuda

El Parlamento alemán, con el informe del BCE en la mano, concluye que las medidas del banco central son proporcionales

Lagarde cierra la guerra con el Constitucional alemán y justifica las compras de deuda

Christine Lagarde trata de calmar las aguas en la disputa que enfrenta al BCE con el Tribunal Constitucional alemán. La presidenta del Banco Central Europeo ha aclarado en sendas misivas enviadas a dos europarlamentarios que ha autorizado tanto al Bundesbank, el banco nacional alemán, como al Gobierno del país para que haga públicos los documentos pertinentes para justificar que los programas de compras de deuda pública son "porporcionales".

La tormenta se desató en el pasado mes de marzo. Mientras la economía europea se derrumbaba ante el cierre casi total para tratar de contener la expansión del covid, el Tribunal Constitucional alemán se pronunciaba sobre el programa de compras de deuda pública que Mario Draghi puso en marcha en 2015. Si bien no lo declaraba ilegal, sí ponía en cuestión su porporcionalidad. Y pedía al BCE que justificase que la medida era proporcional para que el banco alemán, el Bundesbank, pudiese seguir adquiriendo deuda pública de países de la Eurozona.

La decisión contradecía una sentencia previa del Tribunal de Justicia de la UE —una corte cuyas decisiones priman, en principio, sobre las de cualquier juez nacional—, que avalaba los programas de compras de deuda. Y era un torpedo en la línea de flotación de la frase por la que Mario Draghi pasó a la historia y consiguió cerrar la crisis del euro: "Haré lo que sea necesario para salvar al euro. Y, creedme, será suficiente".

Pues bien, su sucesora como maxima resonsable de la política monetaria en la zona euro ha aclarado la posición del BCE en sendas misivas remitidas al europarlamentario alemán, y miembro de la CDU de Angela Merkel, Sven Simon, y al portugués Nuno Melo, los siguientes pasos a seguir. Ha informado de que ha autorizado a que el Bundesbank dé a conocer al Gobierno alemán los documentos que prueban la proporcionalidad de los programas de compra de deuda. Y permite también que este se los transmita al Parlamento.

El propio Parlamento alemán, de hecho, ya ha dado su visto bueno al programa de compras de deuda, tal y como requería la sentencia del Constitucional. Según informa la agencia Reuters, el CDU de la canciller Angela Merkel, junto con los Socialdemócratas, los liberales y los verdes han firmado un documento en el que afirman que este instumento de política monetaria ha cumplido con el principio de proporcionalidad que demandaban los tribunales. "El parlamento alemán considera que la presentación del BCE sobre la implementación de una proporcionalidad cumple los requerimientos pedidos por el Tribunal Constitucional", dice el documento.

Lagarde asegura que la efectividad de los programas de compras de deuda fueron discutidos en la última reunión del consejo de Gobierno del BCE. Y se compromete a que potenciará la revisión de la efectividad y eficacia de sus políticas, así como dará cuenta de ellas al Parlamento Europeo. Ha ponderado que el BCE valora "constantemente" si las políticas tomadas cumplen su objetivo y cuáles son sus riesgos y costes.

La banquera central ha querido mostrar un tono conciliador. Pese a que ha recordado la mayor preponderancia de las decisiones de la Corte de Luxemburgo, Lagarde se ha mostrado confiada en que encontrarán una manera de reoslver la cuestión sin comprometer la independencia del BCE, la primacía de las sentencias europeas y la inclusión del Bundesbank en la eurozona.

"El BCE apoya al Bundesbank alemán en sus esfuerzos por asegurar su participación continuada en la implementación del PSPP [el programa de comrpas de deuda pública, según sus siglas en inglés] y su cooperación con el Gobierno Federal alemán y el Parlamento alemán, como es propiado", ha dicho.

Normas
Entra en El País para participar