El motor pide mantener bonificaciones por ERTE a cambio de no despedir

El sector insiste en que los expedientes temporales por causa de fuerza mayor son la única vía para mantener el máximo nivel de empleo hasta que se recupere la demanda

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, y el vicepresidente de Fabricación y Logística del grupo Renault y presidente de Anfac, José Vicente de los Mozos, durante la tercera jornada de la cumbre de grandes empresas organizada por CEOE.
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, y el vicepresidente de Fabricación y Logística del grupo Renault y presidente de Anfac, José Vicente de los Mozos, durante la tercera jornada de la cumbre de grandes empresas organizada por CEOE.

El sector del automóvil manda un mensaje claro al Gobierno: pide más seguridad jurídica y una prórroga y mayor flexibilización de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causa de fuerza mayor hasta que se recupere la demanda de vehículos previa a la crisis del Covid-19.

Las patronales de la industria de la automoción han insistido, durante la tercera jornada de la cumbre de grandes empresas organizada por CEOE, en que son la única vía para mantener el máximo nivel de empleo en las plantas de producción, tanto de vehículos como de componentes. Este tipo de ERTE tiene bonificadas las cotizaciones.

"Es muy importante seguir trabajando en la competitividad de las personas. El rol de los agentes sociales tiene que seguir siendo importante con acuerdos de flexibilidad y contención salarial. Esto es muy importante respecto a otros mercados europeos", ha señalado el vicepresidente de Fabricación y Logística del grupo Renault y presidente de Renault España, José Vicente de los Mozos.

De los Mozos, también presidente de la patronal de fabricantes de vehículos, Anfac, ha subrayado que España tiene que trabajar en logística para competir en las mismas condiciones que otros países de la Unión Europea, así como en la formación de los operarios en nuevas competencias digitales y de software, adaptando tanto las escuelas de formación profesional como las universidades a la demanda de las empresas. "España no está en el corazón del mercado europeo, está en un margen", ha advertido.

Según el directivo, el automóvil nacional tiene que hacer un sobreesfuerzo por demostrar en Europa que España es un país "friendly" con el sector, competitivo y que no ataca a la industria. "De nuevo, la competitividad es la clave para que el empleo se mantenga de cara al futuro. Es la única receta", ha apuntado.

Además, ha comentado la importancia de que lleguen a las factorías españolas más modelos electrificados. "Cómo podemos seguir siendo competitivos y exportando ante países como Francia y Alemania, que están empujando a relocalizar productos de otros países. Si producimos productos residuales, no nos sorprenderá que lleguen más noticias de cierre". ha indicado.

En este contexto, ha reclamado seguridad jurídica para las multinacionales y no crear "distorsión" a las casas matrices. De los Mozos ha abogado porque se establezca una homogeneidad normativa en cuanto a las emisiones. "En España hay cuatro leyes de cambio climático y más de 50 leyes de calidad del aire. Hay que trabajar en un marco común europeo", ha subrayado.

El presidente de Anfac ha afirmado que el coronavirus ha acelerado los problemas de sobrecapacidad de producción que existen en el sector, sobre todo en Europa. "Hemos vivido las dos caras de la moneda. Por un lado, está la decisión de Nissan de querer cerrar Barcelona y, por otro, la de Renault de mantener sus sitios en España a pesar de su reestructuración Global", ha apostillado.

"Recetas simples y rápidas"

El presidente de Gestamp, Francisco Riberas, ha indicado que para afrontar la crisis derivada de la pandemia lo mejor es plantear "recetas simples y rápidas", en vez de debatir sobre un posible cambio del modelo económico y social que, en su opinión, ha conducido a España a un periodo de prosperidad largo.

"Tenemos que mantener y potenciar todo aquello positivo que nos ha traído hasta aquí. Hay que incidir en los ERTE, un mecanismo fundamental durante esta crisis y que han estado bien negociados por la CEOE, los sindicatos y el Gobierno", ha defendido Riberas.

En su opinión, gracias a los ERTE por causa de fuerza mayor se han mantenido "a flote" muchas empresas y un gran número de empleos. Así, ha pedido una prórroga y mayor flexibilización de estos hasta que las ventas de coches vuelvan a los niveles precrisis. "De no hacerlo así, habríamos hecho un esfuerzo inútil", ha subrayado.

Asimismo, ha destacado la importancia de que no se introduzcan cambios normativos que puedan perjudicar a la seguridad jurídica de las empresas, y ha urgido a que se busquen consensos a largo plazo, como una reforma del sistema educativo y de la formación profesional que fije un marco estable adaptado al futuro.

Por su parte, la vicepresidenta y directora de Marketing, Comunicación y Relaciones Institucionales de Grupo Antolin, María Helena Antolin, ha opinado que es "clave" reforzar las competencias formativas de los jóvenes para impulsar la competitividad y el empleo.

"Sin una educación adaptada a las necesidades de las empresas, sin un sistema educativo en el que el presente es el futuro, no será posible beneficiarnos del impulso que estos meses ha supuesto, por ejemplo, la digitalización de la actividad diaria", ha avisado la también presidenta de la patronal de fabricantes de componentes para automoción, Sernauto.

Antolin ha opinado que el Plan de impulso de la cadena de valor de la industria de la automoción manda un mensaje "muy positivo" a los inversores internacionales. "Tenemos que seguir poniendo en valor a España y su industria de componente en Europa. El partido no solo se juega en nuestras fronteras", ha agregado.

"Sueldo mínimo vital"

El presidente de Ganvam, Raúl Palacios, ha sido más tajante: "Es imposible mantener el empleo por decreto. Esto es una quimera y el mercado no funciona así. Prohibir el despido e imponer a las empresas acciones drásticas como el pago de las nóminas con la actividad al ralentí, abocará a muchas de ellas al cierre".

En opinión de Palacios, se deben buscar fórmulas de colaboración público-privada para que se compartan gastos y evitar la destrucción de empleo. "Se ha puesto en marcha el ingreso mínimo vital, pero ¿por qué no hablamos de un sueldo mínimo vital?", ha apuntado.

En concreto, se ha referido a un pacto entre empresas y administración en virtud del cual el Estado subvencione la incorporación de la totalidad de las plantillas acogidas a los ERTE en la misma cantidad que lo está haciendo hasta ahora bajo el estado de alarma, mientras las empresas se comprometen a no despedir. Según sus cálculos, costaría sobre el 2% del PIB :el Gobierno pagaría 1.283 por cada trabajadordurante cuatro meses y la compañía garantizaría los siguientes cuatro meses de trabajo.

El presidente de la patronal de los concesionarios (Faconauto), Gerardo Pérez, han reiterado la importancia de que los ERTE por causa de fuerza mayor se extiendan hasta diciembre. "Los ERTE de fuerza mayor fueron un hito para el mantenimiento del empleo, pero ahora necesitamos una ampliación hasta diciembre para poder desarrollar una incorporación gradual de los empleados", ha aseverado.

Normas
Entra en El País para participar