Empleo

La patronal reclama más facilidad para hacer ajustes salariales

Garamendi aboga por más flexibilidad para los 'descuelgues' de convenio que permiten inaplicar las subidas de sueldo pactadas en la negociación colectiva

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, saluda con el codo al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, saluda con el codo al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.

”Hay un riesgo muy grande de intensa devaluación salarial en la segunda mitad del año. Los empresarios tienen todas las herramientas a su alcance para bajar salarios con motivo y sin motivo y eso hay que frenarlo porque es lo peor que le puede pasar a la economía española para su recuperación”. Esta es la alerta que lanzó ayer el máximo líder del sindicato CC OO, Unai Sordo, que exigió al Gobierno la eliminación de alguno de estos mecanismos disponibles para las empresas para devaluar los salarios.

Este temor sindical no era infundado ya que apenas unas horas después, el propio presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, reclamó, durante su comparecencia en la Comisión de Reconstrucción en el Congreso de los Diputados, mayor flexibilidad para que las empresas puedan aplicar descuelgues de los convenios colectivos, que obligan a determinadas subidas salariales; así como para aumentar la movilidad funcional y geográfica de los trabajadores y para incrementar la distribución irregular de la jornada. El líder empresarial reclamó también una mayor moratoria fiscal para las empresas y alertó, a su vez, de estar gestándose

Ante esta posibilidad de que las empresas quieran devaluar los salarios u otras condiciones de trabajo de sus plantillas, los sindicatos CC OO y UGT exigieron ayer al Ejecutivo cambios legislativos en cuestiones como la facilidad de las empresas para inaplicar los convenios colectivos que les obligan a determinados incrementos salariales (descuelgues); la prevalencia del convenio de empresa, que puede fijar retribuciones inferiores a las estipuladas en los acuerdos sectoriales; o a la posibilidad de bajar sueldos por la modificación sustancial de condiciones laborales. Todos estas cuestiones formarían parte de las negociaciones para derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral, que ahora los sindicatos plantean agilizar para frenar dicha devaluación salarial.

Si bien los sindicatos tampoco descartan recurrir a la vía de la negociación bilateral con los empresarios para intentar frenar posibles rebajas salariales. “La eliminación de los mecanismos de devaluación salarial son compatibles con la negociación del Acuerdo de Negociación Colectiva (ANC) para el año que viene que tenemos que negociar este mismo año”, dijo el secretario general de UGT, Pepe Álvarez.

Los sueldos pactados en los convenios colectivos estaban subiendo casi un 2% de media justo antes de que estallara la crisis cumpliendo lo pactado por sindicatos y empresarios en el ANC (2018-2020). De hecho, esta subida ya se había aplicado a unos 6,5 millones de trabajadores este año en nuevos convenios o la actualización de los vigentes.

Sin embargo, la negociación colectiva se frenó en seco en marzo con el estallido de la crisis sanitaria y tres meses después, prácticamente no hay nuevos trabajadores que hayan firmado sus condiciones laborales para este año. De ahí el temor no solo a que no se sigan negociando convenios sino a que las empresas quieran no aplicar los compromisos cerrados.

Salvar 900.000 empleos llevando los ERTE hasta diciembre

Los líderes patronales y sindicales dieron ayer cuenta de la negociación para renovar las condiciones de los ERTE más allá del 30 de junio. Los empresarios fueron los que más objeciones pusieron a la intención del Gobierno de prorrogar estos ajustes solo hasta finales de septiembre y después volver a evaluarlos en lugar de hasta fin de año. Según los cálculos empresariales citados por el presidente de la asociación de autónomos ATA, Lorenzo Amor, si se alargan los ERTE hasta diciembre se salvarían 700.000 empleos asalariados y 200.000 empleadores. Mientras que si se prolonga la prestación por cese de actividad para los autónomos se evitaría la desaparición de 250.000 trabajadores por cuenta propia este año. Asimismo, ante la intención de mantener las condiciones de los ERTE los empresarios pidieron más flexibilidad en su gestión. Los sindicatos restaron importancia a que finalmente las empresas pudieran no respaldar con un acuerdo esta prórroga de los ERTE hasta septiembre.

Normas
Entra en El País para participar