Tribuna

Así está cambiando el coronavirus la industria de gestión de fondos (y la inversión sostenible)

El Covid-19 ha hecho manifiesta la necesidad de limitar las desigualdades en la sociedad.

La crisis del Covid-19 está cambiando muchos enfoques. Una de las novedades será esta nueva aproximación de globalización frente al impacto local. También se ha hecho manifiesta la necesidad de limitar las desigualdades en la sociedad. Otro ángulo importante es el de la biodiversidad. Como hemos visto con la urbanización y la deforestación, nos estamos acercando cada vez más a la vida salvaje; la mayoría de las pandemias empiezan con animales y, a medida que tenemos menos biodiversidad y más proximidad entre los humanos y los animales salvajes, hay un mayor riesgo de pandemia también. Esto es algo muy importante que es necesario evaluar también desde un punto de vista de la inversión.

Y, en lo que se refiere al sector, la gestión de activos obviamente también está afectada por la crisis del coronavirus. En términos generales, esta industria en sí es bastante afortunada, en el sentido de que la mayoría podemos trabajar desde casa y sacar adelante nuestras responsabilidades profesionales. Hay menos viajes, ciertamente. Pero también está claro que no todos los gestores de activos involucrados estaban realmente preparados para aplicar este modelo. Lo vemos también si se observan las preguntas que todo el mundo recibe del regulador en torno a los planes de continuidad del negocio, etc. Todavía hay un gran enfoque en esto, así que la industria tiene que cambiar de una manera que otras industrias también están cambiando.

Desde el ángulo de la inversión, detectamos ciertamente un mayor enfoque en la protección o en centrarse en una mayor protección contra las pérdidas, especialmente con una gran crisis sistémica, pero también desde el punto de vista de la oportunidad, los gestores de activos están empezando a ver cómo esta crisis va a afectar fundamentalmente a la forma en que vivimos en el futuro. Por ejemplo, ahora hay mucha menos contaminación en las ciudades y surge entonces la pregunta: ¿Quieres volver a un escenario de mayor contaminación o no? Si la respuesta es que no, ¿cómo influye esto en las empresas en que invertimos?

En ese aspecto, vemos un viraje mucho mayor hacia la inversión sostenible. Muchos gestores de activos perdieron este tren hace 10 años y ahora está claro que no quieren volver a perdérselo. Puede que a corto plazo haya cierta confusión entre quién lo está haciendo realmente bien y quién está solo por una cuestión puramente de marketing. Sin embargo, hay una gran demanda de educación en ESG y de datos y vemos que firmas como MSCI o Sustainanalytics están invirtiendo mucho más en proporcionar buenos datos ESG y eso conducirá a carteras de inversión mejor gestionadas.

Y hay un hecho, la inversión sostenible, en promedio, ha demostrado tener un rendimiento superior durante la crisis, y en muchos casos también antes de ella. Algo que ha sido más pronunciado en el caso de la renta variable que en el de la renta fija. Pero no es por un solo factor, igual que no hay un solo estilo que siempre a los demás, el growth no siempre supera al value, por ejemplo. En todo caso, hay muchas formas de inversiones sostenibles, pero sí podemos detectar unos denominadores comunes que han llevado a este rendimiento superior medio. En primer lugar, la mayoría de los inversores sostenibles tienen poca o ninguna exposición, por ejemplo, a la energía clásica: combustibles fósiles como el petróleo, el gas, el carbón. Todos los sectores que han tenido un rendimiento inferior. Por otro lado, muchos inversores sostenibles, debido al potencial de contaminación, tienen poca exposición a la aviación o a sectores similares como el turismo, por ejemplo. Y debido al riesgo sistémico que los grandes bancos todavía representan, muchos inversores sostenibles también tienen una subexposición a las entidades financieras.

Muchas de esas estrategias sostenibles tienen además una exposición significativa a la TI. Y una de las consecuencias de la crisis del Covid-19 es que hay más demanda de la economía online y en trabajar desde casa, por lo que grandes partes del sector de la TI se están beneficiando realmente de ello. Pero también, en promedio, los inversores sostenibles suelen tener una exposición significativa a la atención sanitaria, que, como se esperaba, ha funcionado muy bien durante la crisis.

Pero una cosa importante, cuando se observa el comportamiento real de las empresas, no importa cuál sea el sector, es que muchos inversores sostenibles tienen una exposición significativa a lo que llamamos calidad. Por lo tanto, bajo apalancamiento, flujos de ingresos fiables, etc., porque normalmente las empresas que no asumen riesgos irresponsables en general, en relación con la naturaleza y los riesgos sociales, tampoco suelen asumir riesgos significativos con su balance, y eso también ha sido más o menos un refugio durante la crisis. Por lo tanto, eso ha proporcionado una protección a la baja.

Se trata, en suma, de una multitud de factores que entran en juego. Como resultado de todo esto, la inversión sostenible ya era muy popular en Europa, pero ahora vemos una aceleración en EE UU, con flujos muy sólidos. Y, por primera vez, una demanda muy fuerte de Asia también. Así que, ciertamente la inversión sostenible se está haciendo global en este nuevo escenario.

 Jens Peers, gestor de fondos de Mirova y CEO y CIO de Mirova US