El Gobierno busca “encauzar” una situación que Nissan dice ser "irreversible"

Industria lamenta el cierre y propone garantizar la actividad industrial; Exteriores asegura que se han ofrecido todo tipo de "apoyos y ayudas"

Nissan Barcelona cierra
Trabajadores de la planta de producción de Nissan en Barcelona se concentran en el exterior de la fábrica en la Zona Franca el día en el que fabricante japonés de automóviles, como parte de su nuevo plan estratégico a medio plazo, ha decidido cerrarla. Europa Press

La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha asegurado este jueves que el Gobierno se encuentra en conversaciones con Nissan "para ver cómo se puede encauzar" el cierre de las plantas que la compañía opera en Cataluña, con alrededor de 3.000 empleos directos y más de 20.000 indirectos.

Calviño ha afirmado en el Congreso que la marca nipona trasladó al Gobierno un "mensaje muy distinto" al cierre de su planta en Barcelona y a la salida de la firma de Cataluña. "El mensaje que se dio en la reunión en la que participé es muy distinto, pero lo que el Gobierno va a hacer es trabajar con la Generalitat, la Zona Franca, el Ayuntamiento de Barcelona, la empresa y los trabajadores para ver cómo se puede encauzar de la mejor forma posible esta decisión, o bien buscar soluciones alternativas", ha dicho.

Ha defendido que se trata de una factoría con "sentido estratégico" al ser la única planta en la Unión Europa del fabricante asiático tras la salida de Reino Unido. Por tanto, en su opinión, cerrarla compromete una "decisión estratégica de gran calado para Nissan", subrayando que el coste del cierre para la empresa es mayor que el de invertir en su renovación.

En similares términos se ha expresado el ministerio de Industria, Comercio y Turismo, que ha propuesto la creación de un grupo de trabajo para estudiar "escenarios alternativos" que garanticen la continuidad de la actividad industrial. Desde el departamento que dirige Reyes Maroto han indicado que la compañía le ha comunicado "a primera hora de esta mañana" su decisión respecto a su actividad en Cataluña.

"Nosotros confiamos, por eso hemos abierto un diálogo con ellos, para que ese proceso nos lleve a una solución industrial. No necesariamente tiene que seguir Nissan en esa planta. Se pueden plantear distintos escenarios, pero lo importante es que la dirección se siente con nosotros", ha señalado Maroto en declaraciones a la Cadena SER.

El Gobierno considera que la continuidad de la planta de Barcelona "es posible", tal y como recoge el plan de viabilidad que presentó Industria hace unos meses en colaboración con la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona y el Consorcio Zona Franca.

Asimismo, destaca que la continuidad de la factoría de Barcelona "tiene sentido económico" para la compañía japonesa, puesto que el coste de cerrar la fábrica podría superar los 1.000 millones de euros, mientras que la adjudicación de un modelo eléctrico requeriría 'solo' 300 millones de euros.

Sin embargo, el presidente de Nissan Europe, Gianluca de Ficchy, ha asegurado que la adjudicación de un nuevo modelo no salvaría a la planta de Zona Franca y que la situación es "irreversible". "Ya operaba en los últimos meses a solo un 20% y estaba previsto que su capacidad se redujera aún más", ha destacado.

Ficchy ha subrayado que no hay viabilidad para la factoría pese a las ayudas planteadas por las Administraciones. "Es una situación francamente difícil y una noticia muy triste. La hemos analizado en numerosas ocasiones y hemos llegado a esta conclusión", ha añadido.

El grupo nipón ha elegido a Frank Torres, actual vicepresidente ejecutivo de Nissan en Rusia y máximo responsable de la marca en España hace unos años, para pilotar el cierre, en sustitución de Genís Alonso.

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, ha explicado que activará junto con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "todos los mecanismos e iniciativas posibles" para evitar que Nissan abandone Barcelona.

"Trabajadores de Nissan, el Govern está a vuestro lado. Haremos todo lo que esté en nuestras manos para evitar el cierre a partir de diciembre", ha dicho Torra en rueda de prensa telemática junto con los consellers de Economía, Pere Aragonès; Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón, y de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir el Homrani.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido a las fuerzas políticas "la máxima unidad" con las Administraciones para defender el proyecto de futuro de Nissan en el área metropolitana de Barcelona junto a los trabajadores. Así, ha exigido a la empresa que revise su decisión porque considera que es "un error", y le ha pedido que "encuentre una solución".

El Govern asume que no recuperará 22 millones en ayudas públicas

El Gobierno catalán ha asumido que no podrá recuperar 22 millones en ayudas públicas concedidas a Nissan durante los últimos 15 años. "La Administración, cuando concede estas ayudas a una empresa privada, siempre las condiciona a la creación de empleos y a unas inversiones. ¿Estas ayudas son recuperables o no? Si se demuestra que ha hecho la inversión y ha habido mantenimiento de empleo, estas ayudas no son retornables", ha señalado en rueda de prensa la consellera de Empresa, Àngels Chacón.

La Generalitat ha especificado que ha entregado ayudas públicas por valor de 25 millones de euros en los últimos 15 años a la multinacional japonesa, pero fuentes del departamento de Empresa ha asegurado a Efe que en este paquete ya se incluyen los 3 millones de euros prometidos a Nissan si construía una nueva planta de pinturas en la Zona Franca.

En octubre de 2019, el Govern aprobó esa subvención de 3 millones para la construcción de la nueva planta de pinturas, pero el importe no se llegó a entregar porque no se llegó a construir. Así, el importe de las ayudas públicas no retornables se sitúa en 22 millones en el caso de la Generalitat.

Por otra parte, aunque el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, no ha dicho cuántos fondos adicionales recibirá el sector de la automoción finalmente a través de los presupuestos, sí ha recordado que ya estaba previsto destinar 13 millones a políticas industriales.

Soluciones alternativas

Al carrusel de reacciones de ministros se ha sumado la titular de Exteriores, Arancha González Laya, quien ha lamentado este la decisión de Nissan y ha asegurado que el Gobierno va a "buscar fórmulas que permitan mantener el empleo" y una "solución alternativa". En declaraciones a RNE, la ministra ha subrayado que el Ejecutivo ha ofrecido "todo tipo de apoyos, ayudas y planes de acompañamiento" a la empresa para evitar el cierra de las plantas catalanas.

"Nissan tiene un plan que pasa por recentrar sus actividades independientemente de los apoyos que los gobiernos europeos hayan podido ofrecer. No vamos a tirar la toalla y quedarnos de brazos cruzados, vamos buscar fórmulas que nos permitan proteger el empleo en diálogo con los trabajadores, que es el bien más preciado en estos momentos", ha apuntado la ministra.

De su lado, el secretario general de Industria y de la Pyme, Raül Blanco, ha afirmado que el anuncio supone "un ataque al corazón industrial" de Barcelona. "Lamentamos y rechazamos la decisión adoptada por Nissan de cerrar la planta de Barcelona. Es un ataque al corazón industrial de Barcelona, ya que es una planta histórica para la sociedad y para la lucha obrera", ha explicado.

El dirigente y diputado de Más País Íñigo Errejón ha dicho que en España se dan las condiciones para que el Estado asuma las plantas de Nissan. Ha señalado en Twitter que el Gobierno debiera "reorientar" esta planta hacia "una producción verde para autobuses, furgonetas eléctricas o paneles solares". "España no puede depender únicamente de las cañas (cerveza) baratas, del ladrillo y del turismo", ha aseverado.

El PP culpa al Gobierno de los despidos

El Partido Popular ha culpado al Gobierno de la marcha de Nissan de España. El secretario general de los populares, Teodoro García Egea, ha asegurado que los puestos de trabajo los "ha destruido directamente el Gobierno con sus irresponsabilidades". A su entender, las empresas "huyen de España" porque el Ejecutivo "no genera confianza".

En una entrevista en Onda Madrid, García Egea ha acusado al equipo de Pedro Sánchez de desmovilizar la permanencia de empresas en España al anunciar subidas de impuestos y no crear "las condiciones necesarias para que las inversiones se produzcan". Cree que esto lo que hace es "generar dolor en la gente".

Normas
Entra en El País para participar