El mercado intuye una capitalización potencial de 61 millones para la nueva Deoleo

Deoleo S.A. deja de cotizar hoy, pero a finales de junio lo volverá a hacer como Deoleo Holding tras reestructurar deuda y ampliar capital

Botellas de aceite Carbonell, marca que pertenece a Deoleo.
Botellas de aceite Carbonell, marca que pertenece a Deoleo. Bloomberg

Este lunes marca la última jornada de cotización de las acciones de Deoleo S.A. El viernes, la CNMV aprobó “suspender cautelarmente” la negociación de la aceitera. No se trata, en todo caso, de un adiós definitivo. El jueves la empresa dio a conocer la última parte de su proceso de reestructuración de deuda —una ampliación de capital de 50 millones de euros a través de la emisión de 500.000.004 nuevas acciones a un precio de suscripción de 0,10 euros por título— de la que resultará Deoleo Holding, la sociedad cabecera que cotizará cuando acabe el proceso (el próximo 25 de junio según el folleto presentado a la CNMV).

La gran incógnita radica en saber a qué precio cotizará la ‘Nueva Deoleo’. Los últimos movimientos en Bolsa de Deoleo S. A., antes de que esos títulos se liquiden, aproximan el rango de valoración que tendrá la futura empresa saneada que la sustituirá: las acciones cerraron este lunes a 0,0235 euros y, pese a caer un 9% en la sesión de despedida, el precio marcado está por encima de cero, dando a entender que los accionistas que tienen derechos para suscribir acciones ven en estas mayor potencial que los 0,10 euros que se ha asignado a cada título. Así, de mantenerse las expectativas del mercado, la renovada Deoleo tendría una capitalización bursátil de 61 millones de euros, a razón de 0,123 euros cada acción.

DEÓLEO 0,26 -1,89%

Dicha ampliación de capital empieza mañana martes —tras el registro en el BORME— y será el pistoletazo de salida del periodo de suscripción para accionistas con derechos preferentes (este terminará el 9 de junio). El fondo CVC, que será el primer accionista, se ha comprometido a garantizar hasta 40 millones de euros de la ampliación. Cada una de las actuales acciones en circulación otorgará un derecho de suscripción preferente y serán necesarios 59 derechos para suscribir 21 acciones nuevas, según anunció la empresa.

Con este movimiento, Deoleo busca dejar atrás la fuerte deuda que arrastra y que la propia compañía fijaba en 641 millones de euros a finales de marzo de este año y en 557 millones a diciembre de 2019. Esto es, un ratio de endeudamiento frente al ebitda de 20 veces a cierre del año pasado. La aceitera, propietaria de marcas como Carbonell o Koipe, alcanzó una capitalización de 2.000 millones en 2007, justo antes de la crisis financiera. Desde entonces ha menguado hasta los menos de 40 millones que vale ahora.

La ampliación anunciada se hace en paralelo a una reducción del capital social a cero. Según el calendario previsto, una vez concluidos los distintos periodos de suscripción, el 22 de junio se elevaría a público la escritura de la reducción a cero del capital y del aumento de capital simultáneo y, el 24 de junio, se inscribiría en el Registro Mercantil. Al día siguiente, las nuevas acciones empezarían a cotizar.

La empresa señala en el folleto que “históricamente, las acciones de Deoleo se han caracterizado por su escaso volumen de negociación". Esto se debe en gran medida a la estructura accionarial de la sociedad, en la que un reducido número de accionistas son titulares de aproximadamente el 60% de las acciones, quedando el 40% restante en manos de accionistas minoritarios. En la futura sociedad, Deoleo Holding, las entidades acreedoras poseerán el 49% de las acciones. Por su parte, la deuda neta del grupo obtendrá un importante balón de oxígeno: si la ampliación se suscribe de manera íntegra, el préstamo sindicado pasará de 575 millones de euros a 242 millones.

Para compensar los ‘daños’ a los más de 10.000 pequeños accionistas, diluidos por el proceso, Deoleo les ha ofrecido repartirse el 10% del importe de una hipotética venta de la empresa, siempre que esta se realice con el valor de la compañía por debajo de 575 millones de euros. Esto les permitiría, de alguna forma, participar en la mejora del negocio. En un principio, el vencimiento de estos instrumentos iba a ser de cinco años, pero al final la empresa amplió el plazo a 10 años.

Normas
Entra en El País para participar