Política

PSOE yPodemos pactan con Bildu la derogación “íntegra” de la reforma laboral de 2012

El documento suscrito con PSOE y Unidas Podemos recoge la flexibilización de la regla de gasto para entidades locales, forales y autonómicas

La diputada de EH Bildu Mertxe Aizpurua, durante su intervención en el pleno del Congreso para la quinta prórroga del estado de alarma.
La diputada de EH Bildu Mertxe Aizpurua, durante su intervención en el pleno del Congreso para la quinta prórroga del estado de alarma.

El Gobierno ha pactado con EH-Bildu derogar "de manera íntegra" la reforma laboral de 2012 aprobada por el PP, con el compromiso de que esta derogación sea "efectiva antes de la finalización de las medidas extraordinarias adoptadas por el Gobierno en materia económica y laboral derivadas de la crisis originada por el Covid-19".

[Actualización: El PSOE da marcha atrás al acuerdo con Bildu para derogar la reforma laboral]

Así lo recoge el acuerdo alcanzado este miércoles por el PSOE, Unidas Podemos y EH-Bildu, difundido por la formación de la izquierda 'abertzale' tras aprobar el Congreso la prórroga 15 días más del estado de alarma. El acuerdo, en virtud del cual EH-Bildu se ha abstenido en esta votación, también recoge la flexibilización de la regla de gasto para entidades locales, forales y autonómicas.

Así, el documento difundido recoge que estas entidades "dispondrán de mayor capacidad de gasto para políticas públicas destinadas a paliar los efectos sociales originados por la crisis del Covid-19", que no se computarán en la regla de gasto en el caso de las entidades locales. Asimismo, se establece que la capacidad de endeudamiento del País Vasco y de Navarra "se establecerán exclusivamente en función de sus respectivas situaciones financieras".

Además de estos dos puntos, el acuerdo señala que tanto PSOE como Unidas Podemos "darán cuenta al Grupo Parlamentario Euskal Herria Bildu del avance en el desarrollo y grado de implementación de los acuerdos alcanzados".

El acuerdo está firmado por la portavoz del PSOE, Adriana Lastra; el de Unidas Podemos, Pablo Echenique, y la de EH Bildu, Mertxe Aizpurua. Formalmente, el Gobierno no suscribe el acuerdo, pero lo hacen los dos partidos que lo forman con el visto bueno del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Las tres formaciones afirman suscribir este acuerdo con el fin de "adoptar las medidas necesarias para profundizar en las garantías de escudo social y económico para el conjunto de pueblos y trabajadores del Estado".

Ya durante el debate, la portavoz de EH Bildu en el Congreso de los Diputados, Mertxe Aizpurua, dio por hecha la derogación después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, diera a su vez por hecha la abstención de este grupo ante la solicitud de la quinta prórroga del estado de alarma. Lo hizo en su segundo turno en el debate parlamentario tras el que se votará la autorización del Congreso a esta nueva prórroga. En el primero, había anunciado que EH Bildu estaba negociando con el Gobierno la derogación íntegra de la reforma laboral a cambio del sentido de su voto ante la quinta prórroga, que se debatía entre el 'no' y la abstención'.

En su respuesta a los grupos parlamentarios, Sánchez había agradecido a EH Bildu su abstención y había asegurado que el compromiso del Gobierno de derogar la reforma laboral "permanece indeleble", pero sin matizar si sería una derogación total o no ni relacionarla con ningún tipo de acuerdo con el grupo abertzale. "Se me ha adelantado un poco, ha dado por hecha nuestra abstención", repuso Aizpurua, agradeciéndole con cierta sorna que no tuviera que alargar su segunda intervención para anunciarla ella. Pero seguidamente añadió: "Entiendo que han aceptado el acuerdo para la derogación íntegra de la reforma laboral". Y celebró: "Cuando hay voluntad política, se ve que es posible".

Sánchez remitió la derogación a un compromiso de legislatura

Durante el debate en el Pleno del Congreso, Aizpurua, ha aludido a esta negociación con el Gobierno para culminar una derogación "íntegra" de esta reforma laboral, asegurando que este acuerdo "supondría recuperar una parte de dignidad para los trabajadores y devolverles un mínimo de seguridad".

Asimismo, ha señalado su voluntad de que, a la vuelta de la normalidad tras concluir las medidas extraordinarias adoptadas en materia laboral por la crisis del Covid-19, los trabajadores estén "un poco más protegidos ante las ansias de los grandes empresarios de hacer pagar, una vez más, esta crisis a los trabajadores para asegurar sus grandes beneficios".

Entre otras medidas extraordinarias, el Gobierno ha adoptado la prohibición del despido objetivo por causas relacionadas con esta pandemia, lo que supone un encarecimiento del mismo, y facilidades a los ERTE para que las empresas puedan recurrir a este instrumento ante la parálisis y el descenso de la actividad.

Sin embargo, en su réplica, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha enmarcado esta derogación como parte de un compromiso de legislatura, asegurando que su voluntad de acabar con la reforma se mantiene "indeleble", y que esperaba poder contar con ello con las fuerzas "progresistas".

Pese a recogerse la derogación de la reforma laboral, en el programa de coalición de PSOE y Unidas Podemos también se citan diferentes modificaciones de la regulación laboral, sin que se aluda a una derogación "íntegra" de la misma, ni tampoco se establecen plazos.

Con frecuencia, el Gobierno ha hablado de derogar los aspectos más lesivos de la reforma, pero la vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, nunca ha avalado una derogación íntegra.

Normas
Entra en El País para participar