Las patronales de la hostelería piden eliminar las restricciones de aforo en la fase 2

Exigen que la distancia de seguridad sea la que lo determine durante la desescalada

Camarero en una terraza en Valencia.
Camarero en una terraza en Valencia.

La hostelería quiere eliminar las restricciones al aforo que ha marcado el Ejecutivo en las distintas fases de la desescalada. Hostelería de España, Aecoc y FIAB, tres de las mayores patronales del sector, han propuesto al Gobierno que se eliminen las restricciones de aforo en restaurantes y bares y que sea la distancia de seguridad la que marque la cantidad de personas que pueden atender. "La distancia de seguridad debe ser la que marque la vuelta a la actividad de los negocios hosteleros. Además, es importante incidir en que el uso obligatorio de la mascarilla introduce un elemento nuevo de seguridad, que deja en desuso las franjas horarias que no son aplicables en hostelería y comercios”, asegura José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España.

Madrid, Barcelona y parte de Castilla y León están en fase 0 y los restaurantes solo pueden proporcionar servicio a domicilio. El resto de comunidades que están en fase 1 tienen limitado el aforo al 50% en terraza, mientras que la Gomera, El Hierro, la Graciosa y Formentera, ya en fase II, elevan esos umbrales al 50% en terraza y al 40% en el interior. Conscientes de que muchas de las autonomías que están en fase I pasarán a fase II en una o dos semanas, las patronales presionan para que esos límites se eliminen y sean sustituidos por la distancia de seguridad. "Es imprescindible activar el sector de la hostelería permitiendo ampliar el aforo de los locales con las máximas garantías sanitarias para trabajadores y público”, asegura Mauricio García de Quevedo, director general de FIAB. En caso de que no fuera posible eliminar los cupos de aforo solicitan ampliar hasta un mínimo del 50% el aforo en el interior de los locales.

Las tres patronales consideran que esa medida "serviría para acelerar el proceso de recuperación económica y para recobrar parte de la actividad de uno de los sectores más castigados por la crisis provocada por el coronavirus". Creen que si no hay una reactivación rápida de la actividad hostelera y no hay en paralelo un plan de ayudas, como el habilitado en Francia o Italia, las pérdidas del sector para este año podrían superar los 54.000 millones con más de 900.000 puestos de trabajo destruidos. "Las estrictas medidas contempladas en las guías elaboradas por el sector permiten una apertura segura de los establecimientos tanto para el personal como para los clientes”, recalca José María Bonmatí, director general de Aecoc.

Normas
Entra en El País para participar