Bruselas propondrá doblar el presupuesto comunitario hasta el 2% de la renta nacional bruta

El Parlamento Europeo reclama la movilización de al menos 2 billones de euros

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.rn rn rn
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

La Comisión Europea parece estar dispuesta a presentar un presupuesto europeo contundente con vistas al Marco Financiero Plurianual 2021-2027. El vicepresidente económico de la Comisión, Valdis Dombrovskis, ha confirmado este viernes que el Ejecutivo comunitario trabaja en una propuesta presupuestaria que doblaría la actual y se situaría en torno al 2% de la Renta Nacional Bruta (RNB) de la UE, una cifra que empezó a barajar a medida que la crisis del coronavirus iba cobrando más y más peso en el continente. El pan de Bruselas es ambicioso. A día de hoy, el presupuesto disponible -cuyo marco finaliza en 2020- representa el 0,904% de la RNB de los 27 socios, y en la historia de la Unión, el marco nunca ha superado el 1,33% de la renta media.

La Comisión aún no habla de cifras exactas, "pero nos referimos a un refuerzo sustancial del presupuesto, que doblaría el 1% actual", ha señalado Dombrovskis en el Parlamento Europeo. De confirmarse, la partida movilizaría en torno a 1,7 billones de euros. La propuesta de Bruselas, que previsiblemente se hará pública el 27 de mayo, tendrá que ser respaldada después por los socios.

El Parlamento Europeo (PE), por su parte, reclama ambición en la respuesta comunitaria y exige a Bruselas un paquete de recuperación tras el coronavirus de al menos dos billones de euros en el que los desembolsos se efectúen mayoritariamente a través de transferencias directas y, en menor medida, de préstamos, una opción que apoyan los países del sur, incluido España, que no quiere que los fondos de la PAC puedan verse eclipsados o minorizados por el efecto de la pandemia.

La Eurocámara ha aprobado este viernes con 505 votos a favor, 119 en contra y 69 abstenciones una resolución no vinculante pactada con anterioridad por los cinco grandes grupos del Hemiciclo: populares, socialdemócratas, liberales, ultraconservadores y ecologistas. El organismo que preside David Sassoli pide "paquete de recuperación masiva", así como que no se utilice "ingeniería financiera" o "multiplicadores dudosos" que deriven en cifras ficticias o adulteradas.

En la última cumbre europea celebrada presencialmente en febrero, cuando las consecuencias de la crisis sanitaria y económica del coronavirus ni siquiera se podían imaginar, los líderes de la UE no lograron el acuerdo en una cumbre que se alargó durante varios días. Entonces, Bruselas había planteado que el presupuesto fuera del 1,11% de la RNB y la presidencia del Consejo Europeo había puesto sobre la mesa de los líderes unas cuentas equivalentes al 1,074%. Entonces, los fondos de cohesión y la PAC fueron los grandes cismas entre los países del norte (encabezados por el grupo de los frugales) y los del sur. La salida del Reino Unido de la Unión ha supuesto un agujero presupuestario que ronda los 12.000 millones de euros anuales (unos 70.000 millones para todo el marco) que los socios tienen que asumir o, por el contrario, rellenar con más fondos. "Tenemos que revisar el Marco Financiero Plurianual prestando atención a los programas más importantes para la vertebración territorial de Europa y España, como la Política Agrícola Común o las Políticas de Cohesión", ha recalcado la vicepresidenta de Asuntos Económicos de España, Nadia Calviño, este viernes.

La pandemia, sin embargo, dejó anticuados todos estos planes, así como los frentes a los que se deberán destinar la mayor parte de las partidas. El Ejecutivo comunitario ha prometido presentar un plan que tenga en cuenta las necesidades generadas por la crisis sanitaria y económica, así como un plan para poner en marcha un fondo de recuperación ligado a este presupuesto.

En su intervención, Dombrovskis subrayó que la Unión Europea se enfrenta a una "recesión histórica" sin precedentes con una caída media del PIB del 7,7% a final de año en el conjunto de la UE. Según las previsiones de Bruselas, de hecho, ningún socio esquivará el crecimiento negativo en lo que queda de año, con especial impacto en países como España (-9,4%), Grecia (-9,7%) e Italia (-9,5%). Alemania, por ejemplo, caerá un -6,5%, Francia, un -8,2% y Portugal y Países Bajos lo harán un -6,8%. Dombrovskis recordó que los Estados miembros donde menos ha incidido la crisis sanitaria no tienen por qué ser los que menos sufran las consecuencias económicas, y citó los ejemplos de dos países turísticos como Grecia y Croacia, con menor incidencia del virus.

Europa, hasta la fecha, ha aprobado la movilización de un primer paquete que ronda los 540.000 millones de euros. De ellos, 240.000 millones provienen del fondo de rescate europeo (MEDE), cuyas condiciones se aprobaron la pasada semana por los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro: interés del 0,115% a 10 años vista, permiso para costear gastos sanitarios "directos e indirectos", y un alcance por país con un máximo del 2% de su PIB (unos 25.000 millones en el caso de España). Al MEDE se le añaden 100.000 millones procedentes del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y otros 100.000 de SURE para costear los ERTE a nivel europeo. Las condiciones de esta última herramienta, aprobada formalmente este viernes, serán presentadas a priori la próxima semana. "Se trata de un embrión del reaseguro de desempleo europeo que el Gobierno defiende desde el primer día. Se inicia el plazo para que los Estados miembros aporten las garantías de cara a su puesta en marcha", ha explicado Calviño.

Normas
Entra en El País para participar