Director general de Uber España

Juan Galiardo: “Los despidos afectarán a Uber España, pero aún no sabemos el resultado final”

"El riesgo a que con el Covid haya una involución hacia el coche privado es muy real”

"Lanzaremos servicios combinados de movilidad y comida para empresas, un segmento con la crisis prioritario para nosotros"

Juan Galiardo, director general de Uber España.
Juan Galiardo, director general de Uber España.

“No hay vacas sagradas”. Así lo aseguró la semana pasada el director financiero de Uber, Nelson Chai, refiriéndose al impacto que el Covid está teniendo en todas las industrias. También en su compañía, que acaba de anunciar el despido de 3.700 trabajadores en todo el mundo (el 14% de su plantilla) y un incremento del 190% en sus pérdidas trimestrales hasta 2.936 millones, aunque sus ingresos subieran un 14%, hasta 3.500 millones. La situación actual de incertidumbre ha llevado a Uber a retirar sus proyecciones de negocio para 2020, poniendo en cuestión su objetivo de alcanzar la rentabilidad este año. El director general de Uber España, Juan Galiardo, hace un repaso a la situación actual y comenta los planes de la compañía para salir reforzados de esta crisis.

El recorte de plantilla anunciado es muy duro. ¿Afectará a España?

Sí. Sabemos que afectará, aunque aún desconocemos el resultado final, porque habrá un proceso de consultas que durará cierto tiempo. El impacto del Covid-19 ha sido global y ha distinguido poco por países. Las restricciones a la movilidad por la pandemia han tenido un impacto muy significativo en el sector del transporte en general, y también en el del coche con conductor (VTC y taxis), donde en España las asociaciones hablan de caídas del 80%-90% del negocio. Ante un impacto tan severo, Uber se ve obligada a ajustar su dimensión a la nueva realidad del negocio.

¿Qué dimensión tiene en la actualidad Uber España?

Somos un centenar de profesionales. En Madrid tenemos nuestra oficina principal, desde donde damos servicio a las tres líneas de negocio (coche con conductor, micromovilidad y Uber Eats) para toda la región sur de Europa (España, Portugal, Italia y Croacia). También tenemos centros de atención a conductores y clientes en varios puntos del país.

Aunque usted no gestiona Uber Eats, el reparto de comida a domicilio ha crecido mucho durante el confinamiento. ¿No ha podido compensar esta unidad la caída del negocio de movilidad?

Uber Eats está teniendo un enorme auge y va a ser un negocio que va a crecer muchísimo en el medio plazo, porque muchos restaurantes están encontrando en la entrega a domicilio un nuevo canal de ingresos cuando antes no se planteaban usar estos servicios. Más ahora con el Covid-19. Sin embargo, en el corto plazo el impacto de esta crisis en el conjunto sigue siendo significativamente negativo, pues la parte de movilidad personal supone el 70% del negocio mundial de la compañía.

Empieza la desescalada en España. ¿Cómo afrontan la reactivación de su negocio de movilidad?

La prioridad absoluta es la seguridad. Llevamos semanas trabajando de la mano de las autoridades sanitarias autónomas y municipales y con el sector para crear un protocolo de seguridad para el sector del coche con conductor, que garantice la seguridad del servicio para conductores y pasajeros. Será obligatorio el uso de mascarillas, habrá desinfección diaria de los vehículos y desinfecciones antes y después de cada viaje de las superficies de más riesgos y limitación del número de viajeros que pueden hacer uso del coche simultáneamente. Hemos entregado cientos de miles de mascarillas y material desinfectante; pero Uber quiere ir más allá; y ahí la tecnología va a ser muy importante.

Queremos lanzar en España la solución de movilidad multimodal con el transporte público integrado antes de final de año

¿A qué se refiere?

Definir un protocolo no es suficiente si después no tienes las herramientas para informar a los usuarios de cuál es ese protocolo. Por eso, nuestro equipo de ingeniería está volcado en desarrollar funcionalidades que garanticen el cumplimiento estricto del protocolo de seguridad. Son soluciones tecnológicas a tiempo real, para garantizar el uso responsable del servicio en todo momento. Hemos activado ya check-list en nuestra app para que los conductores certifiquen que tienen todas las medidas de seguridad aplicadas antes de conectarse y la tecnología de reconocimiento de objetos para confirmar si el conductor lleva puesta la mascarilla obligatoria. Pero vendrán más funcionalidades, porque iremos aprendiendo de lo que va pasando. El que diga que tiene la solución el día 1 a todo se equivoca; lo importante es ser muy ágiles y reaccionar lo más rápido posible a los nuevos retos.

Uber desactivó su tarifa dinámica de precios cuando se desató la crisis sanitaria. ¿Cuándo prevén reactivarla?

Así es. La desactivamos el mismo día que se inició el Estado de Alarma en España y no tenemos aún fecha para reactivarla. Será cuando todo vuelva a la normalidad.

¿Teme que el Covid intensifique el uso del coche privado?

Sin duda, hay un riesgo muy real de involución en el modelo de movilidad que ya se estaba dando en muchas ciudades. Volver al coche privado simplemente ya no es una opción viable para ninguna gran ciudad. El Covid ha puesto de manifiesto la necesidad de avanzar más rápido en la transición al modelo multimodal, ya que ninguna solución individual de transporte va a poder solucionar el gran reto de la movilidad. Debido al distanciamiento social, el transporte público no podrá asumir el mismo volumen de viajes, así que hay que fomentar el uso de todas las alternativas que ya funcionan (VTC, bicis, motos y coches compartidos) y combinarlas de una manera inteligente. Y ahí creo que Uber puede jugar un rol importante como plataforma que acerque al usuario todo ese abanico de opciones con todas las medidas de seguridad necesarias. Si lo logramos, no volveremos al modelo anterior que sabemos que no funciona, porque genera contaminación y congestión.

Ojalá que, ante el reto de esta crisis, encontremos una solución para poder volver a Barcelona

Uber anunció la semana pasada una fuerte inversión en Lime (empresa de patinetes y bicis compartidas), que a su vez absorbe Jump, la unidad de micromovilidad de su compañía.

Uber quiere redoblar sus esfuerzos en micromovilidad, y esa operación es una muestra de ello, porque creemos que va a ser un pilar clave en este modelo de transporte multimodal. También lo será la colaboración con las ciudades en las que operamos, una colaboración que mejora cada día y que es esencial para ver qué tipo de servicios se lanzan, cómo se regulan y, sobre todo, cómo se comparte información. La semana pasada anunciamos Movement en ocho ciudades, entre ellas Madrid, un agregador de datos de circulación que permite analizar de forma anonimizada y agregada todos los datos de la plataforma de Uber por franjas horarias y días. Compartir esa información con las Administraciones les permite prever horas punta, conocer qué impacto puede tener añadir un carril VAO, o el cierre o apertura de un acceso o el lanzamiento de un servicio de bici compartido en una zona.

¿Va a hacer Uber ajustes a su modelo de negocio por Covid, como ha hecho Airbnb, por ejemplo?

Lo que vemos es que con la desescalada va a haber casos de usos que nos generarán oportunidades. Uno son los viajes diarios al trabajo, donde la micromovilidad será esencial para ofrecer una oferta competitiva, y de ahí la relevancia del acuerdo con Lime y otros como Cityscoot en París, para integrar sus motos eléctricas en nuestra app. Otra oportunidad vendrá del segmento corporativo. llevamos trabajando en él desde hace meses, pero con el Covid va a ser una prioridad y este lunes anunciamos el nuevo programa. Estamos trabajando con las empresas para ayudarlas en esa vuelta gradual a la normalidad, y estamos creando diferentes soluciones, desde coches con conductor a shuttel corporativos propios para compañías más grandes. La apuesta llega también a la comida. Uber Eats ha lanzado Eats4 Business y creemos que impulsar servicios combinados de ayuda a las empresas con el desplazamiento y comida de sus empleados, en una fase en la que será difícil disponer de un restaurante al lado, puede tener muy buen encaje.

Juan Galiardo: “Los despidos afectarán a Uber España, pero aún no sabemos el resultado final”

Pero Uber4 Business lleva ya varios meses activo

Sí, pero después de hablar con muchas empresas para entender qué necesitaban, el próximo día 18 anunciaremos el nuevo programa. Vemos muchísimo interés y hemos notado que el interlocutor dentro de las empresas ha cambiado. Antes era el director de compras y el foco era 100% el coste; ahora, suele ser el director de recursos humanos o el director de facilities, y el foco, la seguridad y la trazabilidad de sus empleados. Para las empresas saber dónde está en cada momento su empleado, con qué conductor ha viajado y si se ha cumplido el protocolo de seguridad es muy importante.

Entiendo que las nuevas apuestas llegan tras la caída del turismo, clave en el negocio de Uber.

El turismo siempre ha sido importante para Uber, tanto por el tipo de usuarios como por ser España uno de los principales destinos turísticos del mundo. Sin embargo, el peso de los turistas en el total de los viajes en Uber en Madrid es bastante bajo. Cuando una ciudad crece, y Madrid ya era la tercera ciudad para Uber en Europa, el principal segmento es el local, y nuestra oferta se centra en él. Con el impacto negativo en el turismo del Covid nos focalizaremos más en el turismo local, por ejemplo en la Costa del Sol, donde operamos. Buscaremos propuestas para la última milla, para ir de la estación de tren o con soluciones de carsharing. Adaptaremos la oferta a las necesidades que vayan surgiendo.

¿Y cuándo traerán a España la solución de movilidad multimodal con el transporte público integrado y pudiendo comprar tiques?

Esperamos tenerlo aquí antes de final de año. Sin embargo, con el escenario excepcional actual queremos darle al cliente habitual de transporte público alternativas para llegar a su trabajo. Tenemos claro que el transporte público va a seguir siendo el eje vertebral del paradigma de multimodalidad inteligente, dado que, en circunstancias normales, el transporte público lleva a más del 50% de la gente. Cuando la distancia social poco a poco se vaya reduciendo en este medio, será momento de lanzar la integración del transporte público en la app de Uber en España.

¿Va a volver Uber a Barcelona? Antes hablaba de colaboración público-privada y decía que con el Covid se había elevado. ¿Ve ahora una sensibilidad diferente?

Quiero pensar que nunca nos fuimos de allí: Uber Eats sigue operando en Barcelona, y el proceso de adjudicación de licencias de bicis y motos parece que se va a acelerar. En la parte de coche con conductor, es verdad que la legislación actual de tiempo mínimo de espera no es compatible con el servicio de inmediatez de las VTC; así que ojalá que, ante el reto del Covid, podamos encontrar una solución. Nosotros seguimos a disposición de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona.

Confiamos en ser un motor de la recuperación del sector del taxi en España

¿Pero ha habido alguna reunión reciente, tras la crisis sanitaria?

Estamos en continua comunicación con todos los actores relevantes, por supuesto con Generalitat y AMB. Acabamos de unirnos a Foment del Treball y, a través de la patronal, buscamos cómo contribuir al enorme reto que plantea el Covid. Y yo confío en que, efectivamente, ya que el Covid ha cambiado las prioridades y hecho más necesario el diálogo, hallemos puntos de encuentro para una nueva regulación en Cataluña. Además, estamos convencidos de que pronto veremos cómo el segmento de los coches con conductor será uno de los motores de creación de empleo en España. Muchísimos conductores se reincorporarán después de los ERTE y, si se eliminan trabas regulatorias como la de los 15 minutos, el mismo crecimiento de empleo que hemos visto en Madrid (con 12.000 conductores profesionales en el sector de la VTC) se podría dar en Cataluña.

Uber integró el taxi en su plataforma en España el pasado noviembre. ¿Cómo va la experiencia?

Arrancamos con una base de 40-50 vehículos y, en tres meses, se multiplicaron por tres el número de conductores conectados. Es verdad que hubo reticencias iniciales, pero muchos se animaron a probar Uber como un canal para completar sus ingresos, y utilizaban nuestra app en horas planas. Las impresiones han sido muy buenas. La valoración de taxistas y usuarios de este servicio fue de un 4,8 sobre 5, la misma experiencia que la del servicio de VTC. En esa etapa pre-Covid, algunos taxistas facturaron 1.000 euros a la semana a través de Uber.

Y ahora con la crisis, ¿qué actitud ve de los taxistas?

Si antes de Covid ya había interés entre muchos taxistas por usar Uber, vemos que ahora es todavía mayor. Creemos que el número de horas que se conecten con nosotros va a aumentar ante la caída que se está viviendo sobre todo en el segmento de mano alzada. Además, los usuarios valorarán mucho la trazabilidad digital de Uber para saber que el coche que utiliza ha cumplido todas las medidas de seguridad. Por esto, dejaremos de ser un complemento para ser una parte cada vez más importante de sus ingresos. Confiamos en poder ser uno de los motores de la recuperación del sector del taxi en España. Es una prioridad para Uber en el mundo, en Europa y en España. El taxi ha entendido que nuestro objetivo es colaborar con ellos, ser su socio tecnológico, porque Uber no es una empresa de VTC sino de multimodalidad. Algo esencial para evitar el gran riesgo de involucionar hacia un modelo basado en el coche propio, que si ocurriera nos metería en un problema aún mayor que el Covid: el del cambio climático.

Estudia lanzar en España su servicio de paquetería Uber Direct

La unidad de negocio de reparto de comida a domicilio, Uber Eats, está muy activa desde que se desató la pandemia, gracias a un impulso de sus ventas por el confinamiento de los ciudadanos. Incluso negocia Uber la compra de GrubHub en EE UU para ganar peso en el reparto de comida a domicilio en ese país.

Mientras, en España la firma estudia el lanzamiento de su servicio de paquetería Uber Direct, ya disponible en otros mercados. Aunque no depende de la dirección de Galiardo, el directivo cuenta que “será una categoría importante en la plataforma”. Y añade: “Sé que están en conversaciones para la entrega a domicilio de multitud de productos, no solo de supermercados. Y para ese nuevo servicio, la entrega de paquetes contará con la red logística de Uber Eats, que podría diversificarse hacia coches o pequeñas furgonetas para atender la demanda. Nosotros no creemos que ese servicio se tenga que dar con VTC o con taxis, ya que ambos son un bien muy escaso en España y tienen una de las regulaciones más restrictivas de Europa”.

Normas
Entra en El País para participar