El motor de EE UU pone a prueba sus esperanzas de recuperación en V

General Motors, FCA y Ford quieren reanudar sus operaciones este mes

Mary Barra, presidenta y consejera delegada de General Motors.
Mary Barra, presidenta y consejera delegada de General Motors. GENERAL MOTORS

Por fin buenas noticias de Detroit. General Motors reportó el miércoles resultados trimestrales que superan las estimaciones de los analistas. También espera reiniciar la producción en gran parte de EE UU y Canadá el 18. FCA y Ford también quieren reanudar sus operaciones este mes. Están testando colectivamente las esperanzas de una recuperación en forma de V.

La venta de coches depende de la seguridad financiera de los americanos y de la voluntad de los bancos de extender el crédito. IHS Markit está preocupada por “una sombría caída de la demanda” y esperan que las ventas anuales caigan un 26% en el año, hasta 12,5 millones de vehículo. Eso, con todo, implica un repunte bastante rápido de la actividad.

Parece demasiado optimista. Claro, la gente que aún tiene trabajo puede tener dinero para comprar un coche. Pero vale la pena señalar que empresas de todos los sectores están declinando dar objetivos para el año. Todo aumenta la incertidumbre: la vacuna y las posibilidades de más cierres y de más recortes de empleos.

Los fabricantes de coches tienen otros clientes en los que pensar además de los consumidores individuales. Muchas pequeñas empresas están pasándolo mal, asumiendo que hayan sobrevivido. E industrias como la construcción y el petróleo y el gas, que compran camionetas s de alto margen como la F-150 y la Chevrolet Silverado están sufriendo mucho. Es difícil imaginarles vaciando los concesionarios, incluso si se ofrecen grandes descuentos.

Puede que las acciones de GM, Fiat Chrysler y Ford hayan salido de su nadir pandémico, pero todas están aún un 40% por debajo de su nivel anterior a la crisis, a finales de febrero. Pero para la economía en general, las esperanzas de una recuperación en forma de V perduran. El S&P 500 solo ha bajado un 15%, mientras que las acciones de empresas como Apple y Microsoft que venden productos menos costosos pero discrecionales están de nuevo cerca de sus máximos históricos. Los fabricantes de automóviles serán un test temprano para saber si, si las empresas están, los clientes realmente vendrán.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías