Laboral

Los 3,4 millones de trabajadores en ERTE frenan la destrucción de empleo en abril

El sistema de Seguridad Social tiene hoy 771.00 cotizantes menos que hace un año lo que deja una caída de la ocupación del 4% anual

Mercado laboral Pulsar para ampliar el gráfico

El último día de abril había 18.396.362 trabajadores cotizando a la Seguridad Social. Eso supone que, de media, había 548.000 personas menos cotizando que en marzo. Si bien buena parte de esta caída de afiliación viene arrastrada de la fuerte pérdida que se produjo entre 12 y el 31 del mes pasado, cuando se destruyeron 898.822 empleos. Por que si se observa solo lo ocurrido entre  1 y el 30 de abril, se ve la pérdida de solo 49.074 afiliados en comparación con los cotizantes que había el 31 de marzo.

Este freno en la destrucción de empleo obedece a la contención ejercida por los 3,4 millones de trabajadores incluidos en un Expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que siguen cotizando a la Seguridad Social. A esto hay que añadir otro millón de trabajadores autónomos, que también han quedado sin actividad total o casi y que siguen en alta en la Seguridad Social porque cobran la prestación extraordinaria por cese de actividad.

Esta es la principal conclusión de los datos publicados hoy por los Ministerios de Trabajo y Economía social y de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones que, en cualquier caso, muestran como uno de los datos que más reflejan el golpe que ha asestado el Covid-19 al mercado de trabajo es el número total de afiliados que existen a 30 de abril en la Seguridad Social: 18.396.362, lo que refleja una caída interanual (tomando la afiliación media) de 771.000 personas. Esto indica que ahora hay un 4% de trabajadores menos cotizando al sistema que hace un año.

Entonces ¿qué es lo que ha ocurrido exclusivamente en abril en el mercado de trabajo? Lo primero que se observa es que a 30 de abril hay 49.079 cotizantes menos que a 31 de marzo. Este descenso se produjo sobre todo por la pérdida de 48.266 afiliados en el Régimen General de asalariados y la caída de 20.000 autónomos (la mitad de los que desaparecieron del sistema en la segunda mitad de marzo) y un recorte de 12.612 afliados del Régimen de empleados de hogar. Si bien estas pérdidas se vieron compensadas por una creación de 31.618 empleos en el Régimen Especial Agrario.

La pandemia del coronavirus ha destrozado todos los registros históricos. Así, esa contención en la fuerte destrucción de empleo que experimentó España en marzo se ha producido por el uso de ERTE. En paralelo a la pérdida de afiliados, un récord de 3,39 millones de empleados están afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Son el 24,25% de los afiliados en el Régimen General.

Esta escalada de los ERTE, facilitada por las medidas de apoyo extraordinarias aplicadas por el Ejecutivo, ha disparado el número de prestaciones de la prestación por desempleo hasta los 5,2 millones, otro récord en los registros. Así, la nómina de las prestaciones por desempleo se ha disparado hasta los 4.500 millones de euros, un 200% más que hace un año.

El número de parados registrados en las oficinas de empleo, mientras, ha crecido en 282.891 personas en abril, hasta los 3,83 millones.Supone un aumento del 7,97% respecto a marzo. En total, desde el 12 de marzo, cuando se cerraron los colegios, y hasta el 30 de abril el sistema ha sumado un total de 585.156 desempleados más. 

 

Normas
Entra en El País para participar