Lufthansa y Norwegian ultiman sus planes para acogerse a ayuda estatal tras el rescate de KLM

El Gobierno pide a Lufthansa que, aunque reciba ayuda pública, opere con "flexibilidad", mientras Norwegian sopesa canjear deuda por acciones para acceder a fondos públicos

Aviones de Lufthansa alineados en una pista del aeropuerto de Fráncfort. Foto de archivo.
Aviones de Lufthansa alineados en una pista del aeropuerto de Fráncfort. Foto de archivo. Boris Roessler/dpa

Lufthansa y Norwegian se perfilan como las próximas aerolíneas de bandera que se verán beneficiadas por las ayudas estatales para combatir el parón de actividad causado por el Covid-19. El pasado fin de semana, Francia y Países Bajos anunciaron los detalles del rescate, que rondará los 10.000 millones de euros, de una de las mayores empresas del sector, Air France-KLM.

El Gobierno alemán se muestra abierto a seguir los mismos pasos para la mayor aerolínea germana. El ministro de Transportes, Andreas Scheuer, ha dicho este lunes que está a favor de proteger y apoyar a Lufthansa, pero ha subrayado que la aerolínea debe seguir siendo capaz de operar de forma flexible. La coalición de Gobierno está dividida sobre el protagonismo del Estado en la gestión de Lufthansa a cambio del rescate. También este lunes se ha pronunciado el ministro de economía, quien ha dicho a la radio pública alemana que el Ejecutivo aún no ha tomado una decisión, que en todo caso llegará cuando Lufthansa formalice la petición de ayuda. "Queremos que las compañías importantes y que desempeñan un papel importante en la economía global se mantengan competitivas después de la crisis", ha revelado Altmaier.

La Comisión Europea ha señalado que los Estados miembros pueden conceder ayudas a aerolíneas afectadas por la crisis de coronavirus, pero ha recordado que cualquier apoyo debe respetar las reglas del mercado interior para no distorsionar la competencia. La portavoz de Competencia, Arianna Podesta, ha asegurado que el marco temporal sobre ayudas de Estado permite a los gobiernos otorgar ayudas "específicas y proporcionadas" y ha añadido que Bruselas es "muy consciente" de la "difícil situación" a la que se enfrenta la aviación.

Deutsche Lufthansa AG advirtió la semana pasada de que la liquidez caerá bruscamente si la firma, la mayor transportista europea de viajeros, no consigue acceder a las ayudas estatales, informó Bloomberg. La pandemia de coronavirus ha obligado al grupo germano a detener la mayoría de los vuelos, lo que reduce los ingresos mientras los gastos asociados a los reembolsos de billetes y las obligaciones financieras están poniendo a prueba sus reservas. Lufthansa discute un paquete de hasta 10.000 millones euros que incluye garantías, préstamos y alguna forma de capital con negociadores en Alemania, Suiza, Austria y Bélgica, según personas familiarizadas con el tema citadas por Bloomberg.

Francia anunció el fin de semana el rescate de la aerolínea Air France-KLM por medio de un paquete de ayuda masiva, dotado con unos 10.000 millones de euros, a cargo de los estados francés y holandés, ambos accionistas de la aerolínea. La intervención para salvar la compañía aérea se ha hecho inevitable ante la parálisis casi total de los vuelos. La actividad de Air France-KLM ha caído más del 95%. Cada día pierde 25 millones de euros, una sangría que, sin la intervención pública, la llevaría pronto al colapso. Ni Francia ni los Países Bajos están dispuestos a que desaparezca una empresa de esta relevancia ­estratégica.

Según los últimos datos de Eurocontrol, del sábado 25 de abril, ese día el tráfico aéreo cayó un 91,1% con respecto a la misma fecha de 2019. Además, la circulación aérea cae por encima del 80% todos los días desde finales de marzo, según revela esta organización, que agrupa a 41 países.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) habla ya de 314.000 millones de dólares (unos 300.000 millones de euros) perdidos en concepto de ingresos por pasajeros. El trimestre actual verá esfumarse 61.000 millones de dólares, advierte IATA, a lo que se suman 25 millones de puestos de trabajo que penden de un hilo. Por estos motivos, el organismo reclama "ayuda financiera directa, préstamos y garantías de préstamos y apoyo al mercado de bonos corporativos por parte de los gobiernos o los bancos centrales, y exenciones impositivas", indica su director ejecutivo, Alexandre de Juniac, en una nota.

Norwegian propone convertir hasta el 85% de deuda en acciones

Al igual que otras aerolíneas, Norwegian se ha visto afectada por el cese de gran parte de la actividad, reducida ahora en gran parte del mundo a vuelos de repatriación y de transporte de material sanitario. Sus filiales sueca y danesa de personal se declararon en quiebra hace escasos días. La aerolínea noruega de bajo coste pretende convertir hasta el 85% de la deuda de sus acreedores en acciones y lanzar una nueva emisión de títulos para poder acceder a la ayuda estatal por la crisis del coronavirus, según el plan presentado hoy por la compañía.

Norwegian propone a los titulares de obligaciones convertir el 60% de la deuda, un porcentaje que subiría al 85% para los tenedores de un préstamo convertible, de acuerdo con un comunicado enviado a la Bolsa de Oslo: "Como parte de la reestructuración, y como condición para el paquete de ayudas estatales noruego de 2.700 millones de coronas noruegas (el "Paquete de ayudas estatales"), la empresa necesita un mínimo de 300 millones de coronas noruegas de participación de riesgo, que la empresa tiene previsto aplicar mediante una emisión de nuevo capital en efectivo", explica la compañía en la notificación. 

A las compañías de alquiler de aviones les pide que renuncien a un mínimo de 500 millones de dólares (462 millones de euros), a través de reducción de alquileres desde julio y que el coste hasta junio se cubra con acciones en vez de con efectivo. El objetivo es convertir hasta 1.200 millones de dólares (1.108 millones de euros) de la deuda total con arrendadores y tenedores de bonos en títulos, con lo que los actuales accionistas retendrían el 5,2% del capital. Ese porcentaje hace referencia al capital de la compañía antes de una emisión prevista de 400 millones de coronas noruegas (35 millones de euros).

Normas
Entra en El País para participar