Easyjet capta 2.300 millones de liquidez y ahorra 1.150 mediante un pacto con Airbus

Aplaza la entrada de 24 aviones, en plena polémica interna, y dice contar con recursos para aguantar hasta 12 meses con la flota en tierra

Easyjet
Aviones de EasyJet en el aeropuerto londinense de Lutton. REUTERS

En la batalla diaria que libran las aerolíneas por sobrevivir a la crisis coronavirus, la británica Easyjet ha anunciado esta mañana el refuerzo de su liquidez con un programa de financiación que alcanza los 2.000 millones de libras (2.300 millones de euros) y del que resta una parte por ejecutar. La firma, con importante presencia en España, explica que cuenta ahora con capacidad para aguantar hasta 12 meses con todos los aviones en tierra.

La aerolínea naranja ha firmado nuevos préstamos por 400 millones de libras con vencimiento en 2022 y garantizados por sus aviones. A esa cifra se suma la colocación de 600 millones de libras en pagarés a través del programa Covid Corporate Financing Facility (CCFF) y la activación de un crédito revolving disponible por 500 milones. Por último, el programa de financiación incluye la captación de 400 a 550 millones de libras con la venta de aviones a empresas arendadoras. Una vez completadas estas operaciones, la empresa prevé alcanzar unos 3.300 millones de liquidez.

Tras una fuerte reducción de costes, que ha incluido el aplazamiento de la compra de 24 aviones de Airbus para evitar 1.000 millones de libras en gasto de capital (unos 1.150 millones de euros) en tres años, Easyjet espera mejorar sus resultados en el primer semestre a pesar del momento crítico que atraviesa el sector. La aerolínea naranja prevé entre 185 y 205 millones de libras en rojo, frente a los 275 millones del mismo periodo del ejercicio fiscal 2018-2019. La compañía siempre aflora pérdidas en la primera mitad del año, para remontar en la temporada de verano.

“El rendimiento de nuestro primer semestre, previo al impacto del coronavirus, fue muy sólido, lo que demuestra la fortaleza del modelo de negocio de Easyjet”, ha señalado el consejero delegado de la compañía, Johan Lundgren. Un ejecutivo que está en la diana del fundador y principal accionista, Stelios Haji-Ioannou, por no haber cancelado el pedido de Airbus. De hecho, el inversor tiene previsto promover en la junta la sustitución de Lundgren, así como del presidente John Barton por esta cuestión.

En este contexto de lucha interna, la dirección de Easyjet argumenta que el contrato con el fabricante no incluye cláusulas de suspensión por fuerza mayor. También advierte que una rescisión unilateral por parte Easyjet derivaría en un aumento de costes en el mantenimiento de la flota, la pérdida de garantías sobre los propios aviones o la compensación a Airbus por descuentos acumulados en virtud del contrato firmado en 2013 ente aerolínea y proveedor.

Medidas anticrisis

Un ejecutivo que está en la diana del fundador y principal accionista, Stelios Haji-Ioannou, por no haber cancelado el pedido de Airbus

Esta referencia del sector aéreo, junto a Virgin, está entre las que más ha presionado al Gobierno británico en busca de ayuda pública para afrontar el derrumbe de la demanda motivado por las prohibiciones de vuelo que se han extendido por toda Europa. Incluso ha sido duramente criticada al demandar apoyo cuando no entraba entre sus planes suspender un dividendo que fue acordado antes de que se desatara la pandemia.

Su primer ejecutivo recuerda ahora que en apenas siete semanas se han tomado medidas para reducir “drásticamente” el consumo de tesorería; se ha aterrizado toda la flota para evitar sobrecostes; se ha negociado el aplazamiento en la entrega de 24 aviones para reservar los citados 1.000 millones de libras en las reservas de tesorería, y se espera sumar los 2.000 millones de libras a la liquidez de la compañía.

Easyjet, que no recibirá aviones en el ejercicio 2021, se reserva aplazar la entrada de otros cinco aparatos, baraja la venta de parte de seis de sus aviones más antiguos y jugará con el vencimiento en el arrendamiento de otras 24 unidades en los próximos 16 meses, con la posibilidad de cancelar esos alquileres de flota si el negocio no remonta.

Fuertes salidas de caja

Ante la incertidumbre reinante, la compañía ha eludido ofrecer esta mañana perspectivas de resultados para el conjunto del ejercicio. Con la flota completamente paralizada durante tres meses la compañía calcula que utilizaría 1.200 millones de su caja; la cifra sube a 2.200 millones si el parón se mantiene durante seis meses, y se quemarían 3.000 millones de libras de la caja si los aviones permanecen en tierra durante nueve meses.

Easyjet soporta unos costes de operación de 30 a 40 millones de libras semanales incluso con la flota aparcada. Una cifra que contrasta con los 125 millones de libras semanales que declara con el programa a pleno rendimiento.

Easyjet soporta unos costes de operación de 30 a 40 millones de libras semanales incluso con la flota aparcada

“En caso de mantener la flota en tierra en un largo período, habría oportunidades para diferir aún más los gastos de mantenimiento. Se podría buscar apoyo gubernamental adicional, en torno a la licencia de licencia extendida y la desgravación fiscal. Se podrían realizar más cambios operativos y organizativos”, asegura la empresa.

Si ayer el presidente de Ryanair, Michael O’Leary, aventuraba una rápida recuperación del sector aéreo en cuanto se levanten las restricciones a los vuelos, e incluso buenos resultados en 2021, Easyjet habla esta mañana de “la posibilidad de un periodo prolongado de la flota en tierra”. La aerolínea subraya que la mitad de su escuadra, de 337 aviones, carece de gravámenes y que su apalancamiento financiero “sigue siendo moderado y el perfil de vencimiento de la deuda está bien equilibrado”.

Normas
Entra en El País para participar