La industria de automoción se vacuna con créditos

Daimler y Ford reciben líneas por más de 10.000 millones de euros para hacer frente al impacto del coronavirus

Visión cenital de varios coches Volkswagen (VW) aparcados en una torre de la planta de VW en Wolfsburgo, Alemania.
Visión cenital de varios coches Volkswagen (VW) aparcados en una torre de la planta de VW en Wolfsburgo, Alemania. Efe

El sector del automóvil es uno de los que más está sufriendo por la crisis del coronavirus. Las distintas medidas adoptadas para evitar la expansión del Covid-19 han supuesto el cierre temporal de la mayoría de plantas de producción de vehículos y que muchas compañías enfrenten dificultades financieras.

Las grandes corporaciones de la industria de automoción también se resienten en Bolsa debido a la crisis sanitaria y, según señala a CincoDías el analista de XTB Joaquín Robles, se están viendo obligadas a solicitar líneas de crédito para hacer frente a sus obligaciones, dado que las proyecciones para abril son peores que los resultados obtenidos durante el mes de marzo. En este contexto, muchos de los fabricantes están recurriendo a las líneas de crédito como colchón financiero, es decir, se aseguran el acceso a una cierta cantidad de dinero durante un tiempo determinado

Daimler ha suscrito una a cinco años por importe de 12.000 millones de euros con el fin de tener un "amortiguador de liquidez adicional" –cerró 2019 con una liquidez bruta de unos 24.000 millones-. La ha firmado con BNP, Banco Santander, Deutsche Bank y JPMorgan. Por su parte, Fiat Chrysler Automobiles (FCA) ha suscrito otra con dos bancos –de los que no dio el nombre- para disponer de 3.500 millones de euros adicionales de liquidez. En caso de que le hicieran falta para combatir los efectos de la pandemia, el grupo italoestadounidense puede usarla durante un año, aunque el plazo es ampliable seis meses más. La línea de crédito se suma a otras de 7.700 millones que ya mantiene el consorcio.

El Grupo PSA también ha cerrado un crédito de 3.000 millones de euros, que se suma a otro que tiene confirmado por la misma cantidad, pero que aún no ha utilizado. De este modo, dispone de un total de 6.000 millones de euros. La nueva financiación sindicada -repartida por varias entidades financieras por su alto volumen- suscrita por el consorcio francés tiene una fecha de vencimiento de doce meses, aunque podría ser prorrogada en dos ocasiones por otros tres mese más.

El presidente de la compañía, Carlos Tavares, advirtió a finales de marzo que una empresa del tamaño del grupo automovilístico francés no puede resistir mucho tiempo con una ausencia casi completa de ingresos, a causa del parón de producción y ventas que se ha producido por el coronavirus.

Ford ha suspendido el reparto de dividendos a sus accionistas y ha recibido dos líneas: una por valor de 13.400 millones de dólares (12.408 millones de euros) bajo su línea de crédito corporativo y otra de 2.000 millones de dólares (1.852 millones de euros) bajo su línea de crédito suplementaria. Utilizará dicha cantidad para compensar el impacto del cierre de sus instalaciones y para ganar flexibilidad financiera.

El consejero delegado del grupo automovilístico Volkswagen, Herbert Diess, ha asegurado que el cierre de plantas  -tanto en Europa como en América- para evitar la expansión del coronavirus supone un coste para la compañía de unos 2.000 millones de euros semanales.

Según Diess, el consorcio puede soportar dicha factura durante varias semanas o meses, pero "no indefinidamente". El directivo ha afirmado que el grupo se encuentra en una posición financiera sólida y no ha descartado "medidas estructurales" si la crisis se prolonga durante muchos meses.

Normas
Entra en El País para participar