El propietario del hotel Villa Magna incluye dos pagas extra en el ERTE

El grupo mexicano RLH Properties adelantará el cobro a los 266 trabajadores afectados

Fachada del hotel Villa Magna en Madrid
Fachada del hotel Villa Magna en Madrid

RLH Properties, el grupo inmobiliario mexicano propietario del hotel Villa Magna en Madrid, ha sentado un precedente inédito entre los miles de hoteles que esperan el visto bueno de la autoridad laboral para sus expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). Al igual que el resto de establecimientos en España, obligados por Sanidad a cerrar durante el estado de alarma para tratar de contener la propagación del virus, RLH Properties ha presentado su propuesta, aunque con mejoras sustanciales para los 266 trabajadores afectados.

En concreto cobrarán un complemento salarial, pactado con el Comité de Empresa, que les permitirá percibir hasta el 75% de la base reguladora y además la empresa les adelanta el abono de las dos pagas extra (verano e invierno) para tratar de solventar problemas de liquidez que afronten los empleados ante posibles retrasos en la percepción de la prestación por desempleo. "Somos muy conscientes de que esta situación va a ser complicada para todos, más considerando que posiblemente la administración no pueda ser todo lo rápida que todos desearíamos en la liberación y pago de las prestaciones por desempleo, por eso ayer les comuniqué a vuestros compañeros del Comité de Empresa, que hemos decidido adelantar el cobro de las pagas extras de verano y Navidad a quienes así lo deseéis, y así ayudaros con cualquier contratiempo de liquidez. Para el hotel, para RLH Properties y para mí mismo, es vital asegurarnos que este drama sanitario y esta durísima crisis financiera, no se conviertan en un drama económico para ninguno de vosotros", recalca Borja Escalada, consejero delegado de RLH Properties y presidente del Hotel Villa Magna, en una carta enviada a todos los trabajadores, a la que ha tenido acceso Cinco Días.

Se trata de una decisión inédita en el sector hotelero español. Cuatro de las mayores cadenas hoteleras de origen español (Meliá, Riu, Barceló e Iberostar) presentaron la pasada semana suspensiones de empleo que afectaban a 23.500 trabajadores, aún pendientes de ser validadas por el Ejecutivo. La más importante la presentó Meliá, ya que afectará a 8.400 trabajadores. De ellos, el 90% tendrá una suspensión del 100% de sueldo y jornada, "al no poder desarrollarse las funciones en las actuales circunstancias", mientras que el 10% restante, entre los que se incluyen consejo de administración, directores generales, directores de operaciones y directores de hoteles, contará con una reducción de jornada y salario del 50%. Por tamaño del ajute le sigue Barceló, con 6.500 empleados afectados, seguida por Riu, con 5.500 trabajadores, e Iberostar, con 5.000. El principal punto de conflicto en las negociaciones con los sindicatos se centran en que los eventuales y fijos discontinuos formen parte de los ERTES, algo que por ahora solo han aceptado Riu e Iberostar.

RLH Properties se hizo con el hotel Villa Magna en noviembre de 2018 tras comprarselo al grupo turco Dogus en una operación histórica por el montante pagado: 210 millones por un hotel de 150 habitaciones, lo que arrojó un precio de 1,4 millones de euros por habitación. Un coste diez veces superior a la media pagada en 2018 en las operaciones de compraventa de activos hoteleros. El informe elaborado por la consultora inmobiliaria Colliers refleja que en ese ejercicio se intercambiaron 273 hoteles y 36.189 habitaciones por un importe récord de 4.810 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar