Meliá y NH disponen de un colchón de 6.600 millones en activos inmobiliarios

Riu e Iberostar tienen el 85% y el 51% de hoteles en propiedad y Barceló posee el nivel más bajo de deuda

Vista del edificio España, en Madrid, que alberga en la actualidad el Hotel Riu Plaza de España
Vista del edificio España, en Madrid, que alberga en la actualidad el Hotel Riu Plaza de España

Las grandes hoteleras españolas afrontan la peor crisis de su historia. Todas las fuentes hoteleras consultadas dan por perdido el negocio para todo este año. "Los hoteles no son como los restaurantes o los bares. No se llenarán automáticamente y además las restricciones al tráfico aéreo tendrán un impacto directo en el movimiento de turistas", recalcan desde una de esas compañías.

Por lo tanto, las pérdidas al cierre de este ejercicio serán cuantiosas para todas ellas y las compañías estudian los distintos escenarios que se pueden abrir ante una posible crisis de liquidez. El cóctel perfecto está servido. Y la principal defensa con la que cuentan son los activos patrimoniales con los que activar posibles ventas de hoteles en el futuro siempre que el escenario internacional se deteriorara tanto que obligara a desinversiones.

Las dos empresas cotizadas (Meliá y NH) suman 6.600 millones en activos. La última valoración de Meliá refleja que el valor de los inmuebles sobre los que tiene la totalidad de la propiedad suma 3.758 millones de euros, a lo que hay que sumar otros 628 que corresponden a aquellos activos en los que solo tiene una participación parcial. En total, el valor se eleva a 4.386 milllones de euros. La hotelera de la familia Escarrer tiene en propiedad un 14% de los 385 hoteles que tiene en todo el mundo. En el caso de NH cuenta con 76 hoteles en propiedad (un 22% del total), que suman 12.095 habitaciones, y que arrojan un valor de 2.227 millones de euros.

Riu, Iberostar y Barceló no facilitan datos sobre el valor actualizado de su patrimonio. Pese a ello, la distribución de la cartera hotelera de las dos primeras, con un 85% y un 51% de los inmuebles en propiedad, respectivamente, sugieren que también disponen de músculo financiero para afrontar una futura crisis de liquidez. Desde la hotelera dirigida por los hermanos Luis y Carmen Riu también destacan el "bajo nivel de endeudamiento" (las cuentas de 2018 arrojan un pasivo del 0,29% del ebitda, en torno a 41 millones de euros) y el margen que les otorga contar con 84 hoteles en propiedad, el volumen más elevado entre las grandes hoteleras.

En concreto, Riu cuenta con una cartera de 99 hoteles, de los que más de dos tercios están en el extranjero. En la actualidad tiene 71 inmuebles distribuidos en 19 países, de los que 20 están en México, 6 en República Dominicana, Bulgaria y Jamaica y 5 en Marruecos y Cabo Verde como grandes localizaciones, mientras que en España cuenta con 28 hoteles (ocho están en Gran Canaria, cinco en Mallorca y cuatro en Tenerife, entre otros).

En el caso de Barceló, solo tiene el 16% de los activos en propiedad (45 de los 255 hoteles), pero el gran activo con el que cuenta es que prácticamente no tiene deuda, al contrario del resto de grandes cadenas. Las ultimas cuentas cerradas, correspondientes a 2018, reflejaban un pasivo de 79,2 millones de euros, apenas un 0,3% del ebitda.

Meliá, NH, Barceló, Iberostar y RIU han presentado expedientes de regulación temporales de empleo (ERTE) para tratar de compensar el brutal impacto que la crisis del coronavirus ha tenido en sus negocios. Las regulaciones presentadas por las cinco grandes cadenas hoteleras afectan a 30.000 empleos, que estarán suspendidos durante el estado de alarma, en principio alargado hasta el próximo día 11 de abril.

Los sindicatos han planteado como líneas rojas que se incluyan a los fijos discontinuos y a los eventuales en los diferentes ERTE. Por ahora solo RIU e Iberostar se han comprometido a incluirlos dentro de los expedientes. Desde CC OO denuncian que más del 30% del personal eventual o subcontratado en los hoteles ya ha sido despedido, con Hotusa y NH a la cabeza, que suman 7.000 bajas.

30.000 empleos menos por el coronavirus

Meliá, NH, Barceló, Iberostar y RIU han presentado expedientes de regulación temporales de empleo (ERTE) para tratar de compensar el brutal impacto que la crisis del coronavirus ha tenido en sus negocios. Las regulaciones presentadas por las cinco grandes cadenas hoteleras afectan a 30.000 empleos, que estarán suspendidos durante el estado de alarma, en principio alargado hasta el próximo día 11 de abril.

Los sindicatos han planteado como líneas rojas que se incluyan a los fijos discontinuos y a los eventuales en los diferentes ERTE. Por ahora solo RIU e Iberostar se han comprometido a incluirlos dentro de los expedientes. Desde CC OO denuncian que más del 30% del personal eventual o subcontratado en los hoteles ya ha sido despedido, con Hotusa y NH a la cabeza, que suman 7.000 bajas.

Normas
Entra en El País para participar