Los reguladores presionan al sector financiero para que suspenda los dividendos

Los supervisores de Noruega, Suiza, Francia, Alemania y Suecia ya han instado a bancos y aseguradoras a tomar medidas para proteger su solidez financiera

cancelación dividendos
Bolsa de Fráncfort (Alemania).

Los reguladores de los mercados de Noruega, Suiza, Francia, Alemania y Suecia han pedido a bancos y aseguradoras que suspendan, por ahora, el abono de los dividendos correspondientes al ejercicio de 2019, así como la recompra de acciones para no afectar a su solidez financiera ante un escenario incierto sobre el impacto económico que tendrá el coronavirus.

El organismo noruego, el Finanstilsynet, solicitó ayer por carta al ministro de Finanzas del país que haga uso de la Ley de Instituciones Financieras y “restrinja de manera general el derecho de estas empresas a distribuir sus ganancias en un momento en el que necesitan fortalecer su posición financiera para promover la estabilidad económica”. De igual forma, Finma, el supervisor suizo, dio la bienvenida a la decisión de todas las instituciones financieras del país de cancelar los programas de recompra y les pidió prudencia con los dividendos: "Actuar para mantenerse fuertes no es un signo de debilidad", subrayó.

Las peticiones de Noruega y Suiza llegaron horas después de que los reguladores de los mercados de Alemania, Francia y Suecia hicieran un llamamiento en el mismo sentido, apoyado, además, en las propias recomendaciones del Banco Central Europeo. Tras anunciar la ampliación de su programa de de compra de deuda, la institución liderada por Christina Lagarde afirmó que espera que las entidades tomen “decisiones prudentes” en lo que respecta a la distribución de sus ganancias y que usen la ayuda lograda para "financiar la economía y absorber las posibles pérdidas, no para incrementar las remuneraciones o el pago de dividendos”, subraya en su página web.

Asimismo, la semana pasada, un grupo de exreguladores envió un comunicado dirigido a los ministros de finanzas del G20 y a los bancos centrales en el que subrayaba que los bancos debían suspender inmediatamente la recompra de acciones, los dividendos y la mayor parte de los bonificaciones a su plantilla para reforzar su capital y su capacidad de préstamo para la economía real.

Por el momento, en España, el Banco Santander tomó el lunes la decisión de suspender la retribución de sus accionistas en 2020, que se iba a abonar en el mes de noviembre. Asimismo, la entidad comunicó que su presidenta, Ana Botín, y su consejero delegado, José Antonio Álvarez, renuncian al 50% de su retribución este año, mientras que la compensación de los consejero no ejecutivos se recortará un 20%. En Alemania, la patronal bancaria BdB considera positivas estas propuestas y no descarta cancelar los dividendos, mientras que el sector financiero noruego no cree que el Ejecutivo acepte la propuesta realizada por el regulador.

En cualquier caso, por el momento son todo recomendaciones, que quedan a decisión de las entidades, como subrayó el supervisor suizo : “No es una prohibición, es una solicitud. Pedimos a los consejos que deciden quién necesita más el dinero”.

Asimismo, el Finanstilsynet subrayó que el hecho de que no se distribuyan ahora las ganancias obtenidas en 2019, no implica que se confisquen, "si no que se diferirán en el tiempo". "Las empresas podrán repartir estos pagos posteriormente, siempre que la solidez financiera y el rendimiento de las ganancias de cada empresa lo justifiquen", explicó. Asimismo, indicó que, dado que se desconoce cuál será el impacto real de la pandemia en la economía, estas medidas podrían anularse en los próximos meses.

No obstante, estas propuestas de actuación no se limitan solo a las entidades financieras. Compañías como Inditex, Amadeus, Airbus y Coca-Cola ya han actuado en este sentido, suprimiendo la retribución ordinaria o la complementaria o cancelando sus programas de recompra de acciones. En Francia, los sindicatos llamaron ayer a las empresas a actuar en solidaridad con los trabajadores y subrayaron que "no sería razonable ni responsable que las empresas pagaran dividendos como si nada sucediera”. Además, hicieron hincapié en que las empresas públicas deberían ser las primeras en dar ejemplo, y por ello, pidieron al Gobierno que la energética Engie -cuyo principal accionista es el Estado- cancele el abono previsto de un dividendo de 80 céntimos por acción con cargo al ejercicio de 2019.

Normas
Entra en El País para participar