El petróleo rebota un 9% tras tres jornadas de caídas

El Texas suma un 25% y se anota su mejor jornada en la historia

precios petróleo
Vista de una refinería de Shel .

El petróleo resurge este jueves de los niveles que tocó el miércoles tras una jornada de desplomes nunca vistos en la que el barril de Brent cedió un 9% y el Texas un 24% –su tercer mayor descenso en la historia–.

Estas caídas se han convertido hoy en rebotes de la misma magnitud: el barril de crudo de referencia en Europa ha sumado un 9% hasta los 28,28 dólares, mientras que el estadounidense se ha anotado un 23,8% -su mejor jornada en la historia-, lo que lo sitúa en los 25,22 billetes verdes. A pesar de estas alzas, el petróleo sigue en niveles de 2003.

No obstante, los analistas advierten de que estas subidas serán temporales pues seguirá pesando el impacto que tiene sobre el crudo la epidemia de coronavirus debido a la caída de la demanda, principalmente por la crisis del sector turístico. Asimismo, el oro negro también se ve afectado por la guerra desatada entre Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) y Rusia, y las consecuentes medidas que ha tomado Arabia Saudí de reducir el precio de su crudo y elevar su producción desde el mes que viene.

Aprovechando estos precios bajos, el departamento de Energía de EE UU ha anunciado la compra de 30 millones de barriles crudo, como parte del plan del presidente Donald Trump de llenar al máximo las reservas del país.

"A partir del 1 de abril cuatro millones de barriles diarios inundarán los mercados, presionando a la baja los precios del crudo", explican los analistas de Jefferies. "Salvo que alguien intervenga, ningún productor se beneficiará de la situación actual", subraya.

"Tras el desplome del miércoles, los inversores están entrando en el mercado porque anticipan recortes de la producción, pero no serán suficientes para compensar la caída de la demanda que se producirá en abril y mayo", afirma Andrew Lipow, presidente de la consultora estadounidense Lipow Oil Associates.

De hecho, los senadores de EE UU han instado a Arabia Saudí y Rusia a reconsiderar sus posiciones. Tanto Estados Unidos como Canadá temen el impacto que esta situación pueda tener sobre sus empresas. No obstante, el impás actual también podría perjudicar a Moscú y Riad, según afirma Juan J. Fernández Figares, director de análisis de Link Securities: "No nos extrañaría que en pocas semanas vuelvan a la mesa de negociación e implementen de nuevo recortes en la producción". De no ser así, afirma que la estrategia actual también se llevará por delante a muchos países socios de Arabia Saudí en la OPEP que no podrán mantener los precios actuales.

Normas
Entra en El País para participar