Los gestores estrella acumulan en el año caídas de más del 40%

La apuesta por las materias primas ha dañado especialmente a los fondos de Azvalor

Francisco García Paramés, presidente de Cobas AM.
Francisco García Paramés, presidente de Cobas AM.

Los gestores estrella españoles no levantan cabeza. Francisco García Paramés, presidente de Cobas Asset Management, y sus antiguos compañeros Álvaro Guzmán de Lázaro y Fernando Bernad, ­ahora a los mandos de la gestora Azvalor, están considerados como los mejores gestores de fondos de España. Pero la rentabilidad de los fondos que ahora administran no se corresponde con esa reputación. Llevan muchos trimestres de mala racha y en 2020 acumulan pérdidas superiores a las del mercado, por encima del 40%.

El fondo Azvalor Internacional, con un patrimonio de casi 500 millones de euros, lleva en el ejercicio un desplome del 42%, el doble que la caída del índice de Bolsa mundial MSCI World, con el que se compara.

La explicación a esta fuerte depreciación de la cartera de Azvalor es la firme apuesta de los gestores por el sector petrolífero y por las materias primas, que han tenido un mal comportamiento.

La entidad, que ha llegado a tener cerca de 2.000 millones de euros de activos bajo gestión, celebró a comienzos de marzo su encuentro anual con inversores. El máximo responsable de la firma, Guzmán de Lázaro, trató de calmar a los clientes. “Hoy por hoy, el petróleo es un activo odiado pero, precisamente por eso, creemos que puede llegar a ser el activo más rentable de la próxima década”.

Desde que pronunciara estas palabras, el precio del barril ha seguido cayendo hasta bajar a menos de 20 dólares por barril, un nivel no visto desde 2002.

Los fondos de Azvalor se han visto muy golpeados por la fuerte exposición al sector petrolífero, así como al de las materias primas, la mayoría en mínimos de hace décadas.

Aunque la crisis del coronavirus y la guerra del petróleo entre China y Rusia están detrás de los últimos desplomes de los fondos de Azvalor, lo cierto es que la trayectoria lleva años siendo mala. La rentabilidad media anual en los últimos tres ejercicios ha sido del -18%.

La evolución de prácticamente todas las Bolsas mundiales está siendo nefasta este ejercicio. El Ibex se ha dejado un 29%, el S&P 500 un 18% y el Stoxx 600 un 24%, pero los resultados de los gestores estrella están siendo peores que los de cualquiera de estos índices.


Retiradas de dinero

La mala evolución de las inversiones ha provocado un goteo incesante de clientes que dejan la entidad. En los últimos siete meses han salido más de 70 millones de Azvalor Internacional, de acuerdo con datos de Finect. Lo mismo ha sucedido con el fondo estrella de Cobas.

Cobas Selección lleva acumulados nueve meses de reembolsos de dinero. En total, 69 millones de euros. Aunque desde la firma aseguran que a lo largo del mes de marzo ha entrado dinero.. El fondo estrella de la firma de Paramés acumula en lo que va de 2020 unas pérdidas del 44%, y tiene un patrimonio de 418 millones de euros.

Al igual que ocurre con Azvalor, la mala racha viene de largo. La rentabilidad media del fondo en los tres últimos ejercicios ha sido del -21,65% y los inversores llevan perdiendo dinero, de forma ininterrumpida, prácticamente desde el lanzamiento del producto.

Tanto Paramés como el equipo de Azvalor son fieles seguidores del estilo de inversión en valor (value investing), popularizado por el magnate estadounidense Warren Buffett. Esta escuela trata de identificar buenas compañías que estén muy infravaloradas. De acuerdo con los cálculos de Azvalor, algunas de las acciones que tienen en cartera tienen un potencial de revalorización del 2.000%.

En el caso del fondo de Paramés, el castigo de los últimos meses se concentra en compañías de transporte de gas licuado, como Teekay o Golar, que han llegado a perder más de un 50% de su valor en 2020, ante el frenazo de la economía internacional.

También ha sufrido un fuerte varapalo la cotización de CIR, un conglomerado industrial italiano que tiene en propiedad 86 residencias de mayores. Desde que el coronavirus empezó a golpear con fuerza el norte de Italia, las acciones de la compañía se han desplomado un 65%.

Cobas y Azvalor no son las únicas gestoras ‘value’ que están sufriendo severas correcciones. El fondo gestionado por Iván Martín, Magallanes Value European Equity (uno de los más prestigiosos del sector), pierde en 2020 más del 34%, y ya no está entre los mejores fondos por rentabilidad de los últimos tres ejercicios.

También se está descolgando de sus competidores el fondo Trea Cajamar Renta Variable Europea (gestionado por Xavier Brun, otro referente en el sector), con un -31% en el año, o el Horos Value Internacional, que se dejan un 32%.

Tampoco se salva de la quema Bestinver Internacional, con más de 1.000 millones de euros de patrimonio (y gestionado durante años por Paramés y Guzmán de Lázaro), que pierde en lo que va de año un 32%. En este último caso, al menos, las rentabilidades acumuladas en los años previos han amortiguado algo el desplome.

Pese a las fuertes caídas, todos los gestores ‘value’ insisten en que el mercado está actuando de forma irracional, exacerbando las ventas de forma indiscriminada. A su juicio, durante los próximos meses, cuando se inicie la lenta recuperación bursátil, se podrá constatar que los valores que tenían en carteras eran compañías sólidas, saneadas e injustamente maltratadas por el resto de operadores del mercado.

Normas
Entra en El País para participar