Los hoteleros bajan precios para blindar la Semana Santa del coronavirus

Las habitaciones reservadas en Madrid apenas llegan al 30% y algunos hoteles de Mallorca sopesan no abrir si no repunta la demanda

Turistas en la playa de El Postiguet (Alicante).
Turistas en la playa de El Postiguet (Alicante).

El coronavirus ha hecho saltar por los aires las previsiones de ocupación que tenía la industria hotelera en España. Jorge Marichal, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), recalca que las anulaciones de reservas en el mes de febrero se han disparado entre un 20% y un 40%, dependiendo de las zonas.

Este impacto, sin embargo, se ha limitado casi en su totalidad al turismo extranjero y en especial al corporativo, con cancelaciones masivas de eventos empresariales. La cascada de anulaciones empezó con el World Mobile Congress y ha tenido continuidad con la reprogramación de varias ferias. En el caso de Ifema suspendió la semana pasada la celebración del World ATM Congress 2020, centrado en el sector aéreo y en el que estaban registrados 9.500 asistentes, y pospuso para verano otros tres eventos que estaban previstos para marzo (Expodental, Infarma y el congreso médico EBMT). En la misma línea, Fira de Barcelona optó por aplazar a septiembre la celebración conjunta de los salones Alimentaria y Hostelco, que debían celebrarse del 20 al 23 de abril

Marichal reconoce que las cadenas han puesto en marcha campañas masivas de ofertas con cancelaciones gratuitas para el resto del año con el fin de evitar que esos porcentajes sigan creciendo. Esas campañas, lanzadas por Room Mate, Meliá o Globalia, están dirigidas al turista internacional y tratan de evitar la fuga masiva de viajeros.

En paralelo, las cadenas están centradas ahora en tratar de salvar la Semana Santa. Y aquí la estrategia es diferente con respecto a la acometida en febrero, ya que el 80% de los viajeros en esas fechas son nacionales y porque las decisiones de viajar se toman mayoritariamente a última hora. El turista nacional, tal y como reconocen fuentes empresariales a Cinco Días, es mucho más sensible al precio que el internacional. Por ello, la ofensiva para blindar la Semana Santa del coronavirus pasa por un recorte de precios. “Todos estamos bajando tarifas”, recalcan esas mismas fuentes.

Las empresas confían en el turismo nacional, que supone el 80% de los viajeros en ese período

En 2019, los destinos más solicitados fueron los urbanos, con Madrid y Barcelona a la cabeza, y ya a cierta distancia los destinos de playa, como la costa mediterránea, Canarias o Baleares. Los primeros datos de la consultora estadounidense STR, que analiza la evolución de ocupaciones y tarifas de 58.000 hoteles en todo el mundo, para valorar la ocupación prevista en Madrid en Semana Santa revelan que se mantiene en la actualidad en niveles muy bajos. En concreto, los porcentajes varían entre el 20% y el 30% entre el Domingo de Ramos y el Jueves Santo, mientras que del Jueves Santo al Lunes de Pascua repuntan levemente hasta el 40%. Gabriel García, presidente de la Asociación Hotelera de Madrid (AEHM), asegura que el porcentaje medio de cancelaciones diarias desde que estalló la crisis del coronavirus ha sido del 24%, pero que este se ha elevado al 70% en el caso del turismo de negocios y convenciones, por lo que los establecimientos más orientados hacia ese segmento se han visto especialmente afectados. De hecho, García se reunió el pasado viernes con el alcalde madrileño, José Luis Martínez-Almeida, para solicitar rebajas impositivas, especialmente en el Impuesto de Bienes Inmuebles, para las empresas más afectadas.

Desde la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca destacan, por encima de las cancelaciones “puntuales”, el fuerte parón registrado por las ventas y alertaron sobre las posibilidades de que haya muchos establecimientos que opten por no abrir sus establecimientos si el nivel de ocupación previsto no remonta. Entre el 1 y el 23 de febrero, los hoteles de Baleares registraron las peores cifras de España, con una ocupación media del 44,6% (un 3,1% menos que el mismo período de 2019), una tarifa media de 78 euros (un 2,7% menos) y un ingreso medio por habitación disponible de 35 euros.

Los hoteles preven una ralentización de las anulaciones en las próximas semanas

Son los peores datos de las seis áreas estudiadas por STR (Marbella, Baleares, Barcelona, Canarias, Madrid y Costa Mediterránea), donde destaca el nulo impacto en esta última zona, que comprende Alicante, Benidorm, Valencia y Murcia entre otros enclaves. La ocupación en la Costa Mediterránea subió un 2,9% hasta el 65,1% del total, la tarifa media repuntó un 12,5% hasta los 79 euros y el ingreso medio por habitación disponible también creció un 16% hasta los 49 euros. Desde la Asociación Empresarial Hostelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana (Hosbec), sin embargo, reconocen estar preocupados por el frenazo en seco de las ventas en las dos últimas semanas.

Las agencias de viajes detectan un “leve” frenazo en la demanda

La propagación del coronavirus ha tenido un efecto directo en los mercados más afectados, como China o Italia, con cancelaciones masivas de viajes y vuelos a la espera de que la situación quede controlada. En el caso de España, las agencias de viajes reconocen que hay un “leve” frenazo en los viajes, aunque creen que, si no hay cambios importantes, será pasajero y tendrá una afectación marginal en Semana Santa, toda vez que gran parte del turismo viene del mercado nacional.

Carlos Garrido, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), recalca que las cifras que manejan muestran dos escenarios diferentes. “El segmento más afectado en España ha sido el de negocios, como consecuencia de las prohibiciones de las grandes multinacionales para viajar y la cancelación de grandes eventos. Pero apenas se ha visto perjudicada la parte corporativa, en especial entre las pymes, ya que siguen haciéndose viajes de uno o dos días con fines empresariales”, recalca. En su opinión, la fotografía del vacacional para Semana Santa es muy diferente, aunque admite que se están produciendo menos reservas. “Las plazas disponibles en los sitios más demandados son casi las mismas que hace doce meses; lo que sí que puede cambiar son los precios para tratar de atraer clientela”, asegura. Garrido recalca que los sitios que se pueden ver más afectados por el coronavirus son aquellos que dependen en mayor medida de los mercados de largo radio y del mercado italiano, ante las prohibiciones para viajar.

No solo han bajado los precios de los hoteles, sino también los de los vuelos. Un informe de Mabrian Technologies muestra cómo las tarifas con destino Italia se han desplomado en los grandes mercados emisores, como España, con bajadas de hasta un 32% desde mediados de febrero hasta finales de marzo.

 

Normas
Entra en El País para participar