Feria Móvil

La cancelación del Mobile por el coronavirus provoca fuertes pérdidas económicas

Además de la propia GSMA, la Fira de Barcelona y las empresas participantes, los sectores más impactados son los de restauración, hoteles, ocio y transporte

Exterior del pabellón del evento Mobile World Congress, en la Fira de Barcelona.rn
Exterior del pabellón del evento Mobile World Congress, en la Fira de Barcelona.

La cancelación de la edición de este año del Mobile World Congress, anunciada ayer por la GSMA, organizadora del evento, va a provocar fuertes pérdidas económicas y asociado a ellas una cuestión polémica que va a traer cola: la relativa a los costes de cancelación de la feria. “El debate sigue estando en determinar quién se hace cargo de los mismos y si estos están o no cubiertos por las aseguradoras”, explican desde el sector.

Aunque es difícil de conocer cuánto han invertido las empresas participantes en la feria (la mayoría lleva esta información en secreto), basta saber que una compañía mediana había contratado un estand de 45 metros en el pabellón 8 (no es de los más relevantes) por 45.500 libras (unos 54.240 de euros). Ericsson, por ejemplo, había contratado 6.000 m2, y Deutsche Telekom 1.100 m2 en pabellones donde el metro cuadrado de estand se sitúan entre los 1.000 y los 1.500 euros.

Fuentes jurídicas señalan a CincoDías respecto a los seguros, que “es complicado activar las pólizas por motivos de amenaza para la salud, como el coronavirus, salvo que haya una declaración de alerta sanitaria por parte de las autoridades competentes. Algo que no se ha producido ni parece que vaya a ocurrir a tenor de las declaraciones de ayer del ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien aseguró que el objetivo del Gobierno es proteger la salud de las personas y que “no hay ninguna razón de salud pública para adoptar medida respecto a cualquier evento previsto en Cataluña o España”.

En línea similar se manifestó el secretario de Salud Pública de Cataluña, Joan Guix, que afirmó en una entrevista en RAC-1 que “no hay ningún motivo sanitario” para suspender el Mobile. En su opinión, lo que “hay es una epidemia mediática y de miedo”, motivada por intereses económicos, competenciales y políticos. También la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, reiteró que la ciudad está “totalmente preparada” para acoger el congreso, a pesar del coronavirus, sobre el que recordó que los científicos han dicho que no hay motivo para la emergencia.

La postura defendida por las autoridades políticas “es lógica”, según algunas empresas tecnológicas, pues “es cierto que en la península no hay ningún caso de infección, y porque declarar una alerta sanitaria a nivel país tendría un impacto incalculable sobre el sector turístico en España, que es clave para nuestra economía”.

El impacto económico del MWC se preveía en cerca de 500 millones de euros, con la creación de 14.100 puestos de trabajo temporal. Según datos del congreso, entre el 2006 y 2020 el impacto total ha sido de 5.300 millones de euros y la ocupación temporal creada sumaría 128.200. 

Las pérdidas económicas que se prevé va a ocasionar la cancelación son millonarias e impactarán en la Fira de Barcelona, la GSMA (que si se ve obligada a abonar indemnizaciones millonarias podría ver peligrar su futuro) y las empresas participantes.

También en el sector hotelero y de restauración (miles de habitaciones y restaurantes se reservan de un año para otro), que ya ha manifestado su preocupación, al igual que el sector del transporte, donde taxistas y empresas de VTC contaban ya con el extra de ingresos que una feria como el Mobile supone para sus colectivos. Y es que el congreso de telefonía móvil más importante del mundo esperaba recibir este año 110.000 visitantes de hasta 200 países (la cifra se había ido reduciendo en los últimos días por debajo de los 80.000), 3.000 expositores, 8.000 consejeros delegados y altos cargos y delegaciones de 170 gobiernos, según la propia GSMA.

Según los cálculos del presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Mestre, en torno al 20% de los casi 500 millones eran los ingresos esperados por la hostelería, que tenía reservadas unas 28.000 habitaciones a un precio pactado con la agencia oficial del Mobile. Muchas empresas contratan los hoteles a través del MWC. Mestre también remarcó que la semana del Mobile es la que más ingresos aporta en todo el año, por encima incluso de los meses de verano.

La Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (Apartur) aseguró ayer que la cancelación del Mobile es un golpe "muy duro" para el sector. En un comunicado, la asociación lamentó la decisión de la GSMA de cancelar el evento, aunque señaló que entiende la decisión, ya que llega por motivos de salud pública. El congreso supone para el sector unos ingresos de 14 millones de
euros, lo que supone el 4% de la facturación anual de las viviendas de uso turístico de Barcelona.  "Servía para salvar la temporada baja", dijeron.

Este evento también impulsa el tráfico aéreo en el aeropuerto de Barcelona. El pasado año, el aeropuerto de El Prat operó un total de 351 vuelos privados durante la semana del congreso, un 95% más que en una semana habitual del mes de febrero. 

Una de las empresas que sentirá especialmente el cierre de esta edición del MWC va a ser GastroFira. Esta compañía, según recuerda Efe, es la encargada de la alimentación en el recinto ferial de Gran Via de L'Hospitalet, donde se debía celebrar el Mobile, y en la edición pasada sirvió unas 140 toneladas de comida en cuatro días y unos 175.000 menús. Tampoco hay que olvidar otros dos sectores afectados, el del ocio y el del lujo en la Ciudad Condal.

'Mobile fantasma'

Pese a ello, las empresas tecnológicas coincidían ayer en que en las condiciones actuales en las que había quedado el Mobile tras las bajas de casi una treintena de empresas, muchas de primer nivel como Ericsson, Vodafone, Orange, NTT, AT&T, Deutsche Telekom, BT, Intel, Cisco, LG o Sony, la GSMA tenía difícil seguir con la celebración del congreso. Entre las empresas del sector ayer ya se hablaba de “Mobile fantasma” y se aseguraba que l"a feria está muerta", aunque no se hubiera hecho de forma oficial. “La ausencia de grandes empresas habría dejado enormes estands vacíos en todos los pabellones”.

El sector coincidió ayer en que si el MWC hubiese seguido “habría sido un Mobile descafeinado; abocado a un desastroso resultado en cuanto a visitantes”. Algunas empresas contaron que ya habían perdido múltiples reuniones, por lo que no tenía sentido “un evento donde lo que se busca es hacer business y ya era un propósito casi imposible”, dijo una compañía mediana.

Ahora falta ver qué ocurrirá con otros salones que se celebran en paralelo al MWC, como son el 4YFN, el YoMo y un evento que une tecnología y diseño como el Xside, en colaboración con el Sónar. Todos ellos aprovechaban el aluvión de asistentes del Mobile para su propio impulso.

Normas