Las cuatro etapas del impacto económico del coronavirus

Algunas de las repercusiones que el virus podría tener sobre el bienestar económico y la rentabilidad corporativa

Cuatro jóvenes observan el Allianz Stadium tras la cancelación de varios partidos de la Serie A por el virus, en Turín, Italia.
Cuatro jóvenes observan el Allianz Stadium tras la cancelación de varios partidos de la Serie A por el virus, en Turín, Italia. REUTERS

En relación a las repercusiones que el coronavirus podría tener sobre el bienestar económico y la rentabilidad corporativa, podría ser útil pensar en cuatro etapas. Las dos primeras están actualmente en marcha y preocupan justificadamente a muchos, desde hogares, empresas y mercados financieros hasta gobiernos y bancos centrales. No solo se superponen, sino que se alimentan entre sí de una manera inquietante.

La tercera fase consiste en formar un fondo de mercado y, posteriormente, uno económico que proporcione la base para una recuperación sostenida, aunque lejos de ser completa. La última es potencialmente a más largo plazo y podría tener elementos de desglobalización y, en el caso de regulación y supervisión financiera, un mayor enfoque en los riesgos de liquidez entre las instituciones financieras no bancarias.

Fase 1: Perjuicios económicos y corporativos

Como he detallado en artículos anteriores, el coronavirus es inusual en el sentido que desencadena al mismo tiempo grandes perturbaciones adversas de la oferta y la demanda que interrumpen tanto el sector manufacturero como el de servicios, al tiempo que implica dislocaciones internas y externas multifacéticas. Es una dinámica que se ha experimentado en los pequeños países en desarrollo, particularmente entre los estados frágiles y fallidos, pero no en las grandes economías interconectadas como China.

Con el temor amplificando las cosas, el resultado es lo que he denominado como una serie de paradas económicas repentinas en cascada que prácticamente paralizan las actividades afectadas. A diferencia de las paradas financieras repentinas, donde el aumento en el riesgo de contraparte y la desconexión resultante de los bancos puede ser superada por bancos centrales fuertes que activan sus balances, no existe una forma rápida de garantizar que el daño sea transitorio (es decir, contenido, temporal y reversible). El riesgo de una efectividad política limitada no es solo un problema del banco central. También se aplica al estímulo fiscal, aunque en menor medida.

Las perspectivas para la economía mundial, con una probabilidad considerable no solo de una desaceleración significativa sino también de varios países en recesión, empeoran en un momento que ya incluía una dinámica de crecimiento frágil. Con una excepción, todos los componentes (consumo, inversión y comercio) de la ecuación de crecimiento del producto interno bruto están siendo presionados de manera multiplicativa. El que no lo hace es el gasto público neto, debido a las probables respuestas de política fiscal y estabilizadores automáticos. Sin embargo, corre el riesgo de aumentar las presiones de financiamiento (y, en algunos casos, de tipo de cambio) en los países con mayor estrés financiero.

Por su parte, la mayoría de las empresas enfrentan desafíos debido a menores ingresos, mayores costos, administración de inventario complicada, escasez de personal, erosión del poder de fijación de precios y, por consiguiente, márgenes de ganancias y posicionamiento del balance. Estas presiones son particularmente graves para quienes operan en las áreas afectadas, seguidas por las multinacionales con cadenas de suministro y mercados globales.

Fase 2: Contagio financiero y ciclos de retroalimentación

La reacción del mercado desde el principio es enmarcar la dinámica de un choque exógeno tan inicial como para constituir una V aguda que puede ser "vista". En el caso del coronavirus, alentó el comportamiento de inversión de "comprar al precio mínimo", anclado por experiencias recientes como el ataque de septiembre a los campos petroleros sauditas y el ataque con misiles de Estados Unidos en enero que mató a un general iraní de alto rango. Pero la capacidad de ignorar las verdades inconvenientes está sujeta a un punto de inflexión. En este caso, eso ocurrió el fin de semana pasado con la propagación del coronavirus a Irán e Italia y su creciente presencia en Japón y Corea del Sur.

Una vez alcanzado, el punto de inflexión lanza dislocaciones técnicas del mercado que tienen su propia dinámica. Esto incluye movimientos bruscos de precios a la baja, desapalancamiento forzado y ventas motivadas por el pánico. El mercado de nuevos fondos comienza a congelarse y los focos de iliquidez se vuelven más pronunciados. Las presiones se acumulan en los bancos centrales de muchos lados para reducir las tasas y encontrar otras formas de inyectar liquidez, a pesar de que esto no aborda las causas subyacentes, sino que apunta a los síntomas financieros.

Mientras más persistan estas dislocaciones financieras, mayor es el riesgo de contaminar los fundamentos económicos y corporativos. La presión resultante es particularmente grave para las empresas, los hogares y los gobiernos que necesitan acceso a corto plazo a la financiación debido a los bajos saldos de efectivo y el vencimiento de las obligaciones de deuda.

Fase 3: Formación del fondo

Los mercados generalmente se sobrepasarán en el camino hacia la baja, proporcionando la base para un fondo técnico. Para que se convierta en un peldaño hacia una recuperación grande y sostenible, en lugar de lo que el mercado llama un "rebote de gato muerto" (una recuperación temporal de los precios de los activos de una caída prolongada), se debe abordar la causa inicial de la dislocación. En este caso, esto implica contener con éxito la propagación de la enfermedad y aumentar significativamente la tasa de recuperación del paciente (mejor hacerlo mediante una vacuna). Las expectativas económicas pasarían de una L al lado más brillante de una U, lo que resultaría en un retorno significativo en el crecimiento y en los mercados financieros prometedores.

Fase 4: Efectos a largo plazo

Es probable que este tipo de shock exógeno deje cicatrices que podrían incluir un nuevo impulso hacia la desglobalización, debido a un enfoque menos abierto de los viajes y la migración. Más compañías evaluarán los riesgos de interrupción de las cadenas de suministro globales, y no solo sus beneficios de menor costo, administración de inventario a su debido tiempo y mayor eficiencia. Los reguladores financieros pueden evaluar más seriamente la medida en que el riesgo de liquidez ha migrado de los bancos a las entidades no bancarias.

El romance inicial con una rápida "V", por parte de los mercados y analistas corporativos y económicos, finalmente ha dado paso a una evaluación más realista de la seriedad y gravedad de las paradas repentinas desatadas por el coronavirus. Aún está por llegar la comprensión requerida y más holística de las diferentes etapas de este choque resultante. Cuanto antes se materialice, mejor equipados estaremos para manejar el daño a la prosperidad económica y la estabilidad financiera.

Normas
Entra en El País para participar