Financiación alternativa para las pymes

Ha conseguido superar las barreras de entrada al mercado

Ante la gran crisis financiera de la pasada década, muchas empresas dejaron de disponer de crédito que garantizase su creación, desarrollo, e incluso su subsistencia, y se encontraron con dificultades al intentar financiarse. Frente a esta situación problemática y perjudicial para la economía, algunos vieron la oportunidad, y en España se fue desarrollando un nuevo mercado de financiación que ofrece alternativas y complementa a los canales tradicionales.

Estas nuevas opciones, transcurrido un cierto tiempo, se han consolidado y se puede afirmar que son una realidad. La innovación tecnológica ha dado paso a lo que hoy conocemos como financiación alternativa, basada en el uso de plataformas online en las que inversores, impulsores de proyectos y donantes altruistas, pueden colaborar en proyectos de una forma más directa, ágil y transparente.

Crowdfunding, crowdequity, crowdlending o invoice trading son algunas de las modalidades de financiación alternativa más habituales hoy en día. La popularización de estos conceptos, que están cada vez más arraigados en el ámbito financiero actual, se traduce en un aumento significativo de empresas que recurren cada vez con más asiduidad a estas nuevas vías de financiación.

De hecho, según el informe Shifting Paradigms. The 4th European Alternative Finance Benchmarking Report, elaborado por la Universidad de Cambridge, España se posicionó en 2017 como el quinto país europeo con más plataformas de financiación alternativa, con un total de 39 plataformas operando en su territorio y situado solamente por detrás de Reino Unido, Alemania, Francia e Italia.

El informe también recoge que España aumentó considerablemente el volumen de estas transacciones, superando los 160 millones de euros, frente a los 131 millones del año anterior. Los datos recogidos indican que, en 2013, fecha en el que el estudio sitúa sus primeros datos, el volumen de estas operaciones se situaba en 17 millones de euros, lo que implica que el España prácticamente multiplicó sus cifras por diez en tan solo 4 años.

Este crecimiento exponencial de los últimos años se debe a la seguridad en gran medida debido a las regulaciones existentes establecidas por la Comisión Nacional de Mercado de Valores. Estas normas aseguran tanto a usuarios como emprendedores un importante grado de confianza, rapidez, flexibilidad y facilidad en las operaciones y minimizan los posibles riesgos que puedan surgir. Precisamente por este motivo, los datos señalan que el fraude y la brecha de ciberseguridad, ambos con un 4%, son los factores con menos percepción de riesgo tienen por parte de los inversores. En el lado opuesto son los posibles cambios en la regulación, la variable que mayor temor produce (17%) entre la comunidad inversora en España, tal y como indica el informe.

Con todo, la financiación alternativa ha conseguido superar las barreras de entrada al mercado de la financiación, convirtiéndose en el complemento por excelencia del sistema tradicional de financiación y en el foco de atención de empresas e inversores que quieren desarrollar o participar en proyectos innovadores.

Javier Villacampa es Co-Founder y General Manager de StockCrowd Technologies