De cómo el usuario de luz y gas se ahorró más de 2.000 millones

El funcionamiento del mercado organizado de gas natural favoreció el fuerte descenso de la factura energética en 2019

De cómo el usuario de luz y gas se ahorró más de 2.000 millones

Hace cuatro años se creó un mercado organizado de gas natural en España denominado Mercado Ibérico del Gas, conocido como Mibgas. Esto es, en esencia, una aplicación en la que los compradores y vendedores de gas natural hacen sus ofertas de compra y venta de gas de manera anónima, voluntaria y continua. Así, si el comprador está dispuesto a pagar, al menos, lo que pide el vendedor, las dos ofertas se cierran al precio de la oferta de venta. O viceversa. Muy simple. Pero, lo más relevante es que este precio es público y transparente, y se ha convertido en la referencia de precios del gas natural en España.

Pues bien, la existencia de un precio transparente del gas negociado en Mibgas ha supuesto durante el año 2019 un ahorro estimado de 1.097 millones de euros para los consumidores de gas natural y de 1.812 millones de euros para los consumidores eléctricos. Esto es, para todos nosotros. Y sin saberlo.

Ahora bien, ¿qué ha ocurrido para que se pueda afirmar este hecho?

Por un lado, que gracias a Mibgas el precio del gas negociado en España evoluciona de forma coherente con el resto de precios europeos. Por otro lado, que el año pasado estos precios se desvincularon del precio del petróleo, que tradicionalmente actuaba como referencia de precios del gas natural comercializado en España. Además, durante 2019, el precio del gas español y europeo disminuyó notablemente mientras que el precio del petróleo se mantuvo más o menos constante.

En consecuencia, si no hubiera existido Mibgas, no habría habido una referencia de precios pública, fiable y transparente del mercado mayorista del gas comercializado en España. Si no hubiera existido esta referencia de precios, el precio asumido, y no conocido, del gas comercializado en España hubiera continuado siendo el precio vinculado al petróleo, notablemente superior al precio del gas en este periodo.

Así las cosas, cabe suponer que, debido a la competencia entre comercializadores, en 2019 puede haberse trasladado al consumidor final al menos una parte del ahorro obtenido por la diferencia entre el precio vinculado al petróleo y el real de Mibgas.

Así, la diferencia entre el precio de Mibgas y el precio de gas vinculado al del petróleo, que se habría cobrado al consumidor de gas de no existir Mibgas, fue de 5,7 €/MWh en 2019; que, multiplicado por la demanda acumulada de gas natural por gasoducto de 385 TWh y, suponiendo de manera prudente que solo se ha materializado la mitad de este ahorro, dicho ahorro alcanzó un valor de 1.097 millones de euros para el consumidor final de gas en 2019.

Y esto solo para el consumidor de gas. ¿Qué ocurre con el de electricidad?

Pues bien, el alza de precios del CO2 y la bajada del precio del gas han expulsado al carbón de la producción de energía eléctrica en 2019, siendo sustituido por las centrales que consumen gas; sin olvidar que el gas natural es el mejor combustible de transición y respaldo en una economía baja en carbono, ya que emite aproximadamente la mitad de CO2 que el carbón.

Por otro lado, dado que las centrales de producción de energía eléctrica con gas marcaron en 2019 mayoritariamente el precio de la electricidad, y este precio tuvo como referencia el precio en Mibgas, e<sta fue la causa de la bajada de precios de la electricidad en 2019.

Así las cosas, ¿cómo se puede calcular el ahorro debido a la bajada del precio del mercado eléctrico provocado por la bajada del precio del gas?

Como ya se ha indicado el ahorro en el mercado de gas en 2019 se ha estimado en 5,7 €/MWh. Dado que se necesitan 2 MWh de gas para producir 1 MWh eléctrico, el ahorro por unidad de energía eléctrica es de 11,4 €/MWh. Asumiendo que el gas ha sido la tecnología que ha determinado el precio en el mercado eléctrico el 60% de los días, el ahorro se puede obtener multiplicando este porcentaje por la demanda eléctrica en 2019 de 249 TWh y por el precio anterior. Esto es, un ahorro para los consumidores eléctricos de 1.703 millones de euros.

En conclusión, la existencia del mercado organizado de gas Mibgas ha supuesto para los consumidores españoles de gas y electricidad un ahorro de 2.800 millones de euros en 2019.

Y ello, sin contar con los ahorros indirectos, de difícil cuantificación, pero no por ello de menor relevancia. No hay que olvidar que tanto el gas como la electricidad son, en muchos casos, necesarios para la producción de bienes y servicios, por lo que tienen una influencia en la competitividad del conjunto de la economía.

Finalmente, también puede argumentarse que, ante una situación opuesta, precio internacional de gas más caro que el del petróleo, la situación se invertiría. Pues sí, pero no en tan gran medida. Ante la ausencia de un precio transparente de gas, los precios tenderían al precio más alto, aunque éste pudiera corresponder a un precio de un mercado de gas lejano, opaco y no representativo para el consumidor español.

En definitiva, la transparencia es una virtud de los mercados organizados. Mibgas contribuye a una mayor transparencia en los precios del gas en España y, por ende, a un precio más competitivo de gas y electricidad, en beneficio de todos.

Raúl Yunta Huete es Presidente de Mibgas