Rose Ouahba (Carmignac): “Si el BCE sigue alimentando burbujas, habrá daños colaterales”

La responsable de renta fija de la gestora francesa apuesta por la deuda emergente y los bonos de EE UU y Australia y es bajista en deuda soberana alemana

Rose Ouahba, responsable de renta fija de Carmignac
Rose Ouahba, responsable de renta fija de Carmignac

Carmignac, la gestora francesa independiente más prestigiosa, atraviesa tiempos convulsos. Las malas rentabilidades cosechadas en 2018 hicieron que la firma perdiera clientes a raudales. El patrimonio bajo gestión ha caído de los 56.000 millones de euros de cierre de 2017 a los 35.000 millones a finales de 2019. El fundador de la firma, Edouard Cargmigac, se ha propuesto enderezar el rumbo de la nave antes de entregar el timón a su sucesora natural, su hija Maxime Carmignac, que ahora dirige la oficina de Londres.Como paso previo, la firma optó el año pasado por reforzar el equipo de renta fija y renovar la estructura de su comité de inversiones. Rose Ouahba (Sarcelles, Francia, 1979) es la máxima responsable de renta fija en la firma, forma parte del mencionado comité y desde hace 12 meses cogestiona el fondo bandera del grupo, el Carmignac Patrimoine, con 11.000 millones de euros bajo gestión.

¿La cartera del Carmignac Patrimoine es ahora más defensiva?

Sí, por la naturaleza de los activos incluidos en ella. También está menos expuesta al riesgo de tipo de interés. Queríamos también más flexibilidad, más capacidad para utilizar derivados. La vocación inicial de Patrimoine es que el cliente confíe en nuestra capacidad para acertar con el momento óptimo de inversión, con la asignación de activos, con la posibilidad de invertir en tecnológicas o en materias primas.

China pesa casi un 8% en la cartera de un fondo mixto como es Patrimoine, ¿temen que la extensión del coronavirus afecte mucho al fondo?

Nuestras inversiones en renta variable china se concentran en los sectores tecnológicos y de salud. No estamos posicionados en sectores como los de ocio, distribución, transporte o, en general, en sectores cíclicos, que son los más expuestos a una caída de la actividad económica. Por tanto, el riesgo económico para nuestras inversiones es muy limitado. El riesgo de mercado a corto plazo se gestiona a nivel de cartera mediante una reducción de nuestra exposición a la renta variable —a través de coberturas o de la reducción de posiciones—, que efectuamos en los diferentes mercados no solo debido a la propagación del virus, sino porque consideramos que, en cualquier caso, los mercados bursátiles a escala mundial habían alcanzado unas valoraciones muy elevadas a corto plazo.

¿Cómo ven el mercado de bonos?

En renta fija, la marca de la casa Carmignac es aportar una visión sin restricciones. Somos agnóstico frente a los índices de referencia. Para nosotros, la clave es la asignación de activos, y la gestión del riesgo. Todos nuestros fondos conservadores tienen este enfoque. Nuestro objetivo es decir a los clientes que pueden apostar por el mercado mundial de bonos, y dejarnos a nosotros que busquemos las mejores oportunidades. Tenemos también la opción de tener duraciones negativas, para beneficiarnos de caídas en los precios de los bonos.

"No estamos cómodos con la inversión en bonos alemanes, por eso estamos cortos en este activo”

¿Qué tipo de deuda están comprando?

Tenemos algunos bonos de países emergentes, como Indonesia, Chile o Turquía. También tenemos posiciones largas en bonos estadounidenses y australianos. Y una posición corta sobre el bono alemán, que creemos que está muy caro.

¿Qué opina de los primeros pasos de Lagarde al frente del BCE?

Es evidente que el BCE cada vez tiene una mayor carga política. Es algo bueno, porque la combinación de la política monetaria y el marco fiscal tiene que ser más eficiente. Tal vez esto último toma la forma de un gran programa de emisión de bonos sostenibles. Habrá que ver si el BCE se acaba internando en territorios no explorados como la compra directa de acciones. Si va por ahí, el riesgo es que se va a beneficiar a los inversores de Bolsa, y a perjudicar a los ahorradores. Pero no creo que vayamos por ese camino. Lo normal es que las políticas beneficien a las clases medias. Entiendo que tratan de hacer lo mejor, pero si siguen alimentando todo tipo de burbujas, puede haber daños colaterales. Hay que recordar que estamos al final de un largo ciclo económico y que el crédito está exhausto.

"Hay que recordar que estamos al final de un largo ciclo económico y que el crédito está exhausto”

¿Cómo gestionan el riesgo de creación de burbujas de deuda?

Nuestro fondo de referencia, Patrimoine, tiene la posibilidad de invertir con duraciones negativas, por lo que se revalorizaría si hay una subida de los tipos de interés y un deterioro en los precios de la deuda. También tenemos otros instrumentos de mitigación del riesgo, como los mercados de divisas. Nosotros no buscamos lograr un 5% de rentabilidad solo con deuda soberana. Tenemos una parte de Bolsa, compramos también bonos subordinados… Es verdad que no estamos cómodos con la inversión en bonos alemanes, por eso estamos cortos en este activo. También tenemos posiciones en dólares.

¿Han logrado que vuelva a entrar el dinero en Patrimoine después de los últimos años de malos resultados?

No, aún no. Hay algunos días que estamos en positivo. En Patrimoine aún hay ligeras salidas, pero está a punto de estabilizarse. Lo más importante para nosotros son los clientes. Nosotros no tenemos redes de clientes cautivos. No tenemos fórmulas para retenerlos, más allá de ofrecerles buenos retornos, transparencia y sinceridad.

Dentro de su estilo de inversión sin restricciones, ¿cómo hacen para evitar activos de mucho riesgo?

Carmigac Securité ha tenido solo un año malo de sus 20 años de historia. Con Global Bonds pasa lo mismo. El fondo Carmigac Unconstrained Global Bonds también lleva un buen recorrido. Lo importante es hacer mezclas de activos que sean razonables. Para nosotros es muy importante la implicación personal de cada gestor, que no sea un comité de inversiones quien te imponga invertir en mercados emergentes. En general, somos muy proclives a actuar sin limitaciones ni índices de referencia, para tener mayor margen de movimientos.

¿Los problemas que hemos visto en firmas como Woodford o H2O pueden extenderse a otras gestoras?

Nosotros decidimos hace tiempo no invertir en deuda privada, que es lo que ha generado problemas en estas firmas. Nos parecía que podía haber problemas de información, de valoración y de liquidez, como así ha sido.

Normas
Entra en El País para participar