El secreto de Teint de Neige, el perfume perfecto

La fragancia del florentino Lorenzo Villoresi, que ha abierto museo en Florencia, cumple 20 años

Teint de Neige, el perfume más vendido de Villoresi.
Teint de Neige, el perfume más vendido de Villoresi.

De Teinte de Neige, el crítico de perfumes de The New York Times y autor de El perfume perfecto, Chandler Burr, dijo que “huele de la forma más perfecta posible, como un recuerdo”. Su autor es el perfumista Lorenzo Villoresi (Florencia, 1956), que descubrió su pasión por los aromas y la creación de perfumes mientras estudiaba Filosofía en Oriente Medio. Después de años de investigar y experimentar, decidió crear sus propias fragancias. Entre ellas, Teint de Neige, que este año cumple 20 años, y en la que empleó, según confiesa a CincoDías, un año para concebirla y perfeccionarla. “Sabía que estaba creando algo nuevo y estaba muy satisfecho con el resultado, pero no podía imaginar ni soñar que se convertiría en una referencia de culto tan rápidamente”.

El secreto de su éxito se basa, asegura, a que algunas fragancias “anticipan una necesidad o un deseo común a muchas personas, o proporcionan sensaciones que responden a las expectativas de la gente en un momento determinado”. Para crearlo, dice Villoresi, se inspira en el ambiente de Belle Epoque, “ese periodo mágico de optimismo, paz, prosperidad e innovación en Europa, y en París en particular”. Una época en la que los cánones de belleza proponían un delicado maquillaje facial hecho con polvo de arroz y polvo de iris perfumado con rosa.  “Quería evocar la sofisticada sensualidad del art nouveau y de las bellas damas retratadas por el pintor y artista checo Alfons Mucha, a través de opulentos aromas florales de jazmín y rosa búlgara, y el empolvado aroma del iris, del haba tonka, ylang-ylang (flor de cananga) y la vainilla.

Lorenzo Villoresi.
Lorenzo Villoresi.

Y aunque no detalla el número de unidades que ha vendido en estas dos décadas, asegura que han sido cientos de miles. “Los grandes perfumes, además de agradables, son originales, innovadores, conmovedores y atrevidos, y a menudo elaborados con excelentes ingredientes”, explica, a la vez que añade que “por una serie de imponderables, logran interpretar el espíritu de su tiempo y se convierten así en iconos”.

Con esa filosofía de permanencia, Lorenzo Villoresi quiere que todo su quehacer se mantenga en el tiempo. Con este fin abrió la pasada primavera el Museo Villoresi, un espacio expositivo dedicado al arte del perfume, ubicado en un edificio histórico en el corazón de Florencia. El objetivo es ofrecer a los visitantes un viaje multisensorial de descubrimiento del universo de la perfumería, tanto de las materias primas más importantes como de la historia, los mitos y las leyendas que han caracterizado esta industria durante siglos.

De esta manera, se podrá descubrir el lado científico y técnico de la perfumería, así como descubrir cómo se crea una fragancia desde que nace la inspiración que le dará vida y hasta que se envasa. También cuenta con una biblioteca olfativa que acoge una vasta colección de materias primas, tradicionales y modernas. En el jardín y en la terraza hay plantada una selección de plantas aromáticas frescas, provenientes de todo el mundo. El mundo de las fragancias se aborda desde distintos puntos de vista y a través de distintos dispositivos olfativos, una base de datos de referencia, un mapa interactivo y películas originales.

Normas
Entra en El País para participar