Calviño: “Los cambios de la reforma laboral acabarán con los abusos y los bajos salarios”

Promete a los inversores estabilidad política y disciplina fiscal para seguir creciendo por encima de la UE

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, José Bogas, consejero delegado de Endesa y Nadia Calviñó, ministra de Economía, hoy en la segunda y última jornada 'del Spain Investors Day' en Madrid.
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, José Bogas, consejero delegado de Endesa y Nadia Calviñó, ministra de Economía, hoy en la segunda y última jornada 'del Spain Investors Day' en Madrid.

Tras no acudir a la primera sesión del Spain Investors Day por la celebración del primer Consejo de Ministros de la legislatura, la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, quiso estar presente este mediodía para lanzar un mensaje de tranquilidad y confianza a los inversores que acudieron a verla ante la conformación de un nuevo gobierno de coalición con Podemos. “La estabilidad política debe ser una oportunidad para hacer una política económica consistente, que dé continuidad a lo hecho en los 19 meses anteriores, para aplicar disciplina fiscal, reducir el déficit y aplicar reformas estructurales con el fin de potenciar la competitividad, combinándolo con sensibilidad social para reducir la desigualdad”, resaltó en su intervención.

Unas palabras que no tranquilizaron del todo a los inversores, que en el turno de preguntas le preguntaron a Calviño por uno de los asuntos que más les preocupa, como la eliminación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral. “Mantener la creación de empleo y el crecimiento económico son prioritarios. Hay que ajustar algunos aspectos de la reforma laboral. Los cambios servirán para frenar abusos que se han cometido y que se paguen salarios adecuados. Las desigualdades del pasado han provocado que haya ciudadanos que no pueden vivir con el sueldo que cobran”, precisó.

Otro de los temores de los inversores que Calviño trató de disipar fue el del incremento de gasto incontrolado, huyendo de la disciplina fiscal de los últimos años, como consecuencia de la primera medida adoptada por el nuevo Gobierno: la revalorización de las pensiones con el IPC, lo que supondrá un incremento del 0,9% y un coste de 1.400 millones de euros para las arcas públicas. La vicepresidenta fue clara en ese punto. “El nombramiento del nuevo ministro de Seguridad Social [José Luis Escriva] es un mensaje del compromiso para garantizar la sostenibilidad del sistema y que se paguen buenas pensiones”, recalcó. Hasta su nombramiento, Escriva había sido presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) y había propuesto distintas alternativas para hacer sostenible el sistema.

La ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital insistió que otra de las prioridades del nuevo Ejecutivo será la reducción de la deuda pública hasta el 95% del PIB a finales de este ejercicio, lo que permitirá liberar recursos para acompasar disciplina fiscal y sensibilidad social. “El objetivo pasa por incrementar el gasto en educación, sanidad y pensiones”. Y para ello consideró que los vientos de cola que han favorecido a la economía española en los últimos años, como los bajos tipos de interés, permitirán seguir ahorrando costes de financiación a la hora de endeudarse. “Solo en el último ejercicio hemos ahorrado 2.300 millones de euros”.

Calviño citó a la transición ecológica como otra de las prioridades del nuevo Gobierno y reclamó la participación de los inversores en los proyectos para alcanzar la neutralidad de emisiones de CO2 en 2050. "España tiene mucho que ganar convirtiendo los retos en oportunidades", dijo Calviño, que calculó que las medidas que planea el Gobierno facilitarán la creación de 300.000 puestos de trabajo relacionados con los sectores más relacionados con esta transición y que se movilizarán 20.000 millones de euros con aportación pública y privada.

 

Normas