Cushman & Wakefield prevé una inversión de 10.200 millones en el inmobiliario español para 2020

La firma de consultoría estima que el sector se encuentra en un momento "boyante" para atraer inversión extranjera

Construcción de nuevos edificios.
Construcción de nuevos edificios.

El apetito inversor por el mercado inmobiliario español será pujante en 2020. Así lo asegura la consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield, que prevé un momento "boyante" para atraer la inversión extranjera en España, apoyado por la alta liquidez en un entorno de bajos tipos. "El mercado español, tanto Madrid como Barcelona, es el principal objetivo del inversor internacional, que representa el 70% del volumen", ha explicado esta mañana Ramiro Rodríguez, director de investigación de Cushman & Wakefield España, durante la presentación del informe 'Outlook 2020', que analiza las principales cifras del sector.

No obstante, la firma de consultoría rebaja un 14% el volumen de inversión total en activos inmobiliarios para 2020 en comparación con el año anterior: para este año prevé una inversión de 10.200 millones mientras que 2019 cerró en 11.900 millones. "Hay una normalización del mercado. Si cerrase por debajo de los 7.000 millones se podría hablar de contracción, pero para España el mercado natural está en torno a los 9.000 millones. Los fundamentales son robustos y todo lo que sea superar 10.000 millones, es un mercado alto", ha indicado Jesús Silva, nombrado recientemente director general de la compañía en España.

Por segmentos, la firma destaca el empuje del mercado de oficinas cuya demanda viene principalmente del sector de la banca, aseguradoras y legal. Cushman & Wakefield prevé que se pondrán en el mercado 290.000 metros cuadrados en Madrid en los próximos dos años y 277.000 metros cuadrados nuevos en Barcelona.

No obstante, según las cifras de la consultora, la contratación en oficinas aumentará en Barcelona y descenderá en Madrid. En la capital se registró una contratación de 610.000 metros cuadrados en 2019 (+23% respecto al año anterior) gracias a dos operaciones que sumaron 88.000 metros cuadrados y en 2020 se estabilizará hasta los 550.000 metros cuadrados. Por su parte, Barcelona cerró 2019 con una contratación de 401.000 metros cuadrados  (un 4% más), y prevé una absorción bruta de 410.00 metros cuadrados en 2020.

Respecto a la disponibilidad del espacio, las cifras se sitúan en un 8,6% en Madrid y un 4,1% en Barcelona a cierre de 2019. Para 2020, la firma augura aún menor disponibilidad de activos en Barcelona, has el 3,6%, y un leve aumento en Madrid, hasta el 9%.

Desarrollo logístico

En el segmento de logística, Cushman & Wakefield prevé que Madrid se acerque los 700.000 metros cuadrados y Barcelona supere la barrera de los 600.000. El desarrollo del comercio electrónico y las mayores necesidades de las empresas para organizar sus productos impulsarán este sector. Además, los expertos señalan que otras ubicaciones como Sevilla, Málaga, Valencia o Zaragoza también están creciendo. 

Por su parte, en el 'retail', la firma apunta a una "renovada liquidez" en las tiendas a pie de calle debido al interés mostrado por fondos institucionales en este tipo de activos. Igualmente, destaca que en 2019 se abrieron seis centros y parques comerciales y para 2020 está previsto que se abran 9 centros (que suman 290.000 metros cuadrados) y en 2021 cuatro más (que en conjunto tendrá una superficie de 140.000 metros cuadrados).

Respecto a la rentabilidad, Barcelona ofreció un yield del 3,2% en 2019 y la firma prevé un descenso en 2020 ya que "los precios por metro cuadrado estarán ligeramente al alza". 

Normas
Entra en El País para participar