Sánchez completa su equipo económico y pone a Escrivá al frente de la Seguridad Social

El actual presidente de la Airef asume la cartera de Seguridad Social, Inclusión y Migración. Sánchez refuerza el perfil económico de Exteriores, cuya titular será Arancha González. Mantiene a Maroto y Ábalos en Industria y Fomento.

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha cerrado este viernes la mayor parte de los cargos dentro de su gabinete, con el equipo económico ya totalmente confirmado. Además de elevar a Nadia Calviño y Teresa Ribera al rango de vicepresidentas, Sánchez ha decidido segregar las competencias de Trabajo de las de la Seguridad Social en dos ministerios. Mantienen sus cargos el resto de ministros de esta área: Hacienda (María Jesús Montero), Industria (Reyes Maroto), Fomento (José Luis Ábalos) y Agricultura (Luis Planas).

El actual presidente de la Airef, José Luis Escrivá, será el responsable de la poderosa cartera definida como Seguridad Social, Inclusión y Migraciones. La laboralista de Unidas Podemos Yolanda Díaz será, según conformó ayer Moncloa, ministra de Trabajo. Fuentes presidenciales apuntan que la segregación de estas materias, actualmente englobadas en el ministerio de Trabajo, está orientada a reforzar la orientación económica del Gobierno. Estos dos ministerios "tendrán, además de sus respectivas competencias habituales, un enfoque con clara vocación económica".

Escrivá termina mandato al frente de la Airef este mismo febrero. El titular de Seguridad Social tendrá en sus manos el departamento ministerial que mueve más dinero, ya que solo la Seguridad Social cuenta con unos ingresos y unos gastos superiores a los 140.000 millones de euros, para el pago de 9,5 millones de pensiones cada mes. El gran reto será la reforma de las pensiones, disuelto el año pasado el Pacto de Toledo.

Igualmente, el Ejecutivo quiere reforzar el perfil económico de Exteriores, que se renombra como Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. Sánchez quiere reforzar la diplomacia económica en esta cartera, para la que ha nombrado a la jurista Arancha González Laya. González Laya trabaja como Subsecretaria General de la ONU y Directora Ejecutiva del Centro de Comercio Internacional (ITC), si bien tiene una amplia experiencia en Bruselas.

Fomento, Industria y Agricultura

También cambia de nombre otra cartera clave en el ámbito económico, la de Fomento. Seguirá estando ocupada por José Luis Ábalos, que seguirá en el Gobierno de Sánchez pero ahora como ministro de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, según han informado fuentes de La Moncloa. Se trata de dar una reorientación a estas políticas, de tal forma que las infraestructuras sean el medio pero el objetivo sea la movilidad de personas y mercancías. Vivienda se incluye dentro de Agenda Urbana, para dar un giro al desarrollo de las ciudades, apuntan desde presidencia.

Dentro del área económica, Reyes Maroto continuará al frente de la cartera de Industria, Comercio y Turismo. El futuro de la industria de la automoción, el mantenimiento del liderazgo internacional en el turismo y la resolución del conflicto arancelario con Estados Unidos serán algunos de los desafíos más destacados de Maroto.

Sánchez ha optado, además, por mantener a Luis Planas como ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación. En esta área, además de la discusión sobre el futuro de la PAC, ya compleja por las dudas sobre la disponibilidad financiera por la salida del Reino Unido de la UE, queda ahora por ver cómo quedarán las relaciones comerciales bilaterales. Los aranceles impuestos por EE UU son otro gran interrogante que pende sobre el sector.

De este modo, ya están confirmadas de manera oficial las cuatro vicepresidencias: Carmen Calvo (Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria); Pablo Iglesias (Derechos Sociales y Agenda 2030); Nadia Calviño (Economía y Transformación Digital) y Teresa Ribera (Transición Ecológica y Reto Demográfico). Además, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, asumirá el cargo de portavoz, a sumar a su cartera. La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, y el ministro de Ciencia, Pedro Duque, mantendrán sus cargos en el próximo Ejecutivo, al igual que los citados Ábalos, Maroto, Planas y Grande Marlaska. Moncloa ha confirmado también la continuidad de Margarita Delgado en Defensa.

La actual ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, la de Justicia, Dolores Delgado, y el titular de Cultura, José Guirao, no continuarán en el Gobierno. Se ha conocido que Salvador Illa, secretario de Organización del PSC, será nuevo ministro de Sanidad. De las otras dos carteras aún no se conocen los nombres que las ocuparán. 

Asimismo, Moncloa ha hecho oficial los nombramientos de los ministros de Unidas Podemos, además de la vicepresidencia de Iglesias: Irene Montero, en Igualdad; la citada Yolanda Díaz, en  Trabajo; Manuel Castells, en Universidades y Alberto Garzón, Consumo. A ellos se suma el nombramiento de González Laya en Exteriores.

Pensiones y migración

La principal tarea de José Luis Escrivá al frente del nuevo ministerio de Seguridad Social será impulsar un acuerdo para reformar las pensiones en el seno del Pacto de Toledo, en el diálogo social y, finalmente, ejecutar legalmente los cambios que se acuerden para el sistema.

En principio, el Ministerio de Trabajo se quedará con el Servicio Público de Empleo, cuya labor principal es el reconocimiento de las prestaciones por desempleo, que llevan a cabo funcionarios estatales. Si bien la recaudación de las cotizaciones por paro y el pago de prestaciones y subsidios a los parados lo lleva a cabo la Seguridad Social. Las fuentes consultadas consideran que la separación de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social no conllevará problemas técnicos ya que el pago de las prestaciones por desempleo se podría subsanar, por ejemplo, con una encomienda de gestión de Trabajo a la Seguridad Social. Si bien distintas fuentes consultadas del entorno del PSOE y del propio Gobierno creen que la separación de estas dos áreas “no es el mejor mensaje”.

Además, existe un tercer área del sistema de Seguridad Social, la que gestiona las pensiones no contributivas, que está por ver en quien recae, pues hoy depende del Imserso, que a su vez pasará situarse bajo la vicepresidencia segunda de lo social de Pablo Iglesias.

Otra incógnita pendiente es el papel que pueda tener en el ámbito de las pensiones la vicepresidencia de Reto Demográfico (y Transición Ecológica) que dirigirá Teresa Ribera, si bien pese al nombre fuentes oficiales apuntan a que se centrará en la despoblación de la “España Vaciada” más que en el envejecimiento de la población.

Normas
Entra en El País para participar