PSOE y Podemos dan por hecha la investidura hoy y preparan ya su Presupuesto

Los socios del futuro Gobierno de coalición, que llevan semanas esbozando el plan económico de 2020, piden disciplina a los diputados, al tener solo dos votos de margen

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, saluda a Pedro Sánchez (i), tras su intervención ante el pleno del Congreso.
El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, saluda a Pedro Sánchez (i), tras su intervención ante el pleno del Congreso.

El PSOE y Unidas Podemos han pedido la máxima disciplina a sus diputados de cara a la segunda votación de investidura de Pedro Sánchez, que se celebrará a mediodía de hoy, en la que el candidato solo cuenta con dos votos de ventaja para salir elegido. Dando por hecho que logrará la mayoría simple exigida hoy, tras el esperado fracaso en la votación del domingo en que se requería mayoría absoluta, ambos partidos se preparan para formar el primer Gobierno de coalición desde la Transición democrática y, de hecho, en las últimas semanas vienen preparando ya el esbozo de su plan Presupuestario para 2020, que tratarán de impulsar lo antes posible.

Su agenda se pondrá en marcha hoy, salvo sorpresa de última hora, con una votación en la que se espera que Sánchez cuente con 167 votos a favor frente a 165 en contra, un apoyo más que en la votación del domingo, en la que la diputada de Podemos Aina Vidal se ausentó por enfermedad. Así las cosas, los votos de PSOE (120), Unidas Podemos (35), PNV (6), Más País (2), Compromís (1), Nueva Canarias (1), Teruel Existe (1) y BNG (1) superarán, gracias a las 18 abstenciones de ERC (13) y EH Bildu (5), a los pronunciamientos en contra de PP (89), Vox (52), Cs (10), JxCAT (8), la CUP (2), Navarra Suma (2), el PRC (1) y Coalición Canaria (1). Hay que tener en cuenta, en todo caso, que estas dos últimas formaciones viraron su decisión de votar a favor y abstenerse, respectivamente, por votos en contra. Aunque CC conminó ayer a su diputada a volver a la abstención, no se esperan nuevos giros tras el bronco debate del fin de semana, que dividió al Congreso en dos claros bloques.

La victoria de Sánchez solo puede permitirse como máximo la ausencia de un apoyo. Por este motivo, el PSOE pidió a sus diputados que hicieran noche en Madrid al término del Día de Reyes y que asistan con prontitud al hemiciclo para evitar retrasos o ausencias en la votación que arrancará a las 12.00 horas. A priori, no se temen tránsfugas o ruptura de la disciplina de voto del partido pese al llamamiento directo por parte de Ciudadanos a los barones socialistas para que renieguen del pacto del PSOE con ERC, pero la precaución se ha extremado para evitar sorpresas o imprevistos.

Culminada la votación, se espera que Sánchez prometa el cargo ante el Rey Felipe VI mañana, cuando podría anunciar la alineación definitiva del nuevo Ejecutivo de coalición. Los nuevos ministros deberán jurar también ante el monarca, posiblemente el jueves, pues el viernes se espera la celebración del primer Consejo de Ministros del nuevo Gabinete, en el que se perfilarán los nombramientos de secretarios de Estado y se apuntarán algunas de las medidas prioritarias.

Se espera que el nuevo Ejecutivo cuente con más de dos decenas de ministerios, con Carmen Calvo de vicepresidenta primera, al cargo del reto secesionista catalán; Pablo Iglesias, de vicepresidente segundo de asuntos sociales y Nadia Calviño de vicepresidenta tercera al frente de Economía. Más allá, voces conocedoras del esquema apuntan a que María Jesús Montero podría ganar peso en el nuevo Gobierno, compaginando su actual cartera de Hacienda con la de portavoz, en sustitución de Isabel Celaá.

En paralelo, Iglesias ha cumplido su aspiración de contar para Unidas Podemos con un número de ministerios proporcional a su porcentaje de votos, lo que le permitirá contentar a las distintas facciones de la formación, pues a su propia silla se sumaría la de los Ministerios de Igualdad, para Irene Montero; Trabajo, para Yolanda Díaz; Consumo, para el líder de IU, Alberto Garzón; y Universidades para Manuel Castells, a propuesta de en Comú Podem. A su vez, se espera que repitan en el cargo otros ministros de peso del PSOE, como los de Fomento, José Luis Ábalos; Energía, Teresa Ribera; o Interior, Fernando Grande-Marlaska.

A partir de ahí, el nuevo Ejecutivo buscará impulsar con premura unas cuentas para 2020 que permitan dar estabilidad al Gobierno y acabar con la segunda prórroga consecutiva de los Presupuestos del PP de 2018. El esquema ha comenzado a esbozarse entre ambos grupos en las últimas semanas, sobre la base de su fallido plan de 2019, con importantes avances de perfil técnico según fuentes informadas, si bien persisten importantes retos. En primer lugar deberán decidir qué promesas de gasto social pueden ejecutarse ya, a cuenta de una reforma tributaria con la que se esperan recaudar unos 5.600 millones, sin dejar de lado la novedosa obligación legal de cumplir las exigencias de prudencia fiscal de la UE.

Las cuentas deberán soportar además los compromisos sellados con distintos grupos regionalistas para lograr su apoyo a la investidura, y sumar las nuevas reclamaciones que hagan cuando se les pida el voto a los Presupuestos.

Un factor decisivo, finalmente, serán los avances de la mesa de diálogo sobre el conflicto secesionista catalán que el PSOE se ha comprometido a impulsar en los primeros 15 días de Gobierno. Es de esperar que la negociación transcurra en paralelo a la tramitación presupuestaria, de forma que ERC acabe pidiendo medidas concretas fruto de ese diálogo antes de dar su apoyo a las cuentas de 2020. De no lograr renovar la frágil mayoría de la investidura para esa votación, el nuevo Ejecutivo se vería abocado a la inestabilidad.

Cuenta atrás para el primer Consejo de Ministros

Martes. La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, ha convocado la sesión de investidura hoy a las 12.00 horas, cuando el candidato, Pedro Sánchez, intervendrá durante 10 minutos y los representantes del resto de grupos durante otros cinco. Se espera que la votación arranque en torno a las 12.45 horas.

Miércoles. De confirmarse la victoria de Sánchez, previsiblemente será mañana cuando tome posesión oficialmente tras prometer el cargo de presidente del Gobierno ante el Rey Felipe Vl. A partir de ahí podrá comenzar a hacer oficial la designación de sus ministros.

Jueves. Culminada la elección de los responsables de las diferentes carteras, los nuevos ministros jurarán el cargo ante el Rey, posiblemente el jueves.

Viernes. Sánchez confía en celebrar este viernes el primer Consejo de Ministros del nuevo Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. Entre otros asuntos, durante la cita se designarán las secretarías de Estado que se creen o se renueven y comenzará a ponerse a prueba la tónica de trabajo del primer Ejecutivo mixto de España desde la Transición democrática.

Normas
Entra en El País para participar