Entrevista

Víctor de la Morena (Amundi): “La falta de Gobierno en España ha retraído inversiones”

El director de inversiones de Amundi Iberia ve más potencial en Bolsa este año para Europa

Víctor de la Morena, director de inversiones de Amundi Iberia
Víctor de la Morena, director de inversiones de Amundi Iberia

Defiende un escenario de ralentización económica pero con algo de crecimiento en general. Víctor de la Morena, director de inversiones de Amundi Iberia, cree que España crecerá más que la UE pero advierte que tanto tiempo sin Gobierno puede pasa factura. Su visión de las Bolsas es neutral, dando algo más de potencial a Europa, y sigue viendo opciones en la renta fija, aunque sin llegar a caer en activos de baja liquidez.

¿Con qué escenario macroeconómico trabaja para este año?

No esperamos recesión al menos durante este año, pero es verdad que se sigue ralentizando el crecimiento. Vemos el 2020 como un año de muy final de ciclo, pero manteniendo tasas de crecimiento positivas. Seguimos, en el peor de los casos, por encima del 1% en Europa y cerca del 2% en EE UU.

¿Cómo ve el mercado español?

Aunque no somos los más positivos con España, tenemos una tasa de crecimiento prevista del 1,6% para 2020, es decir, cinco décimas por encima de la media de la UE, y el doble que Alemania. Durante esta época que hemos pasado sin Gobierno los inversores han estado esperando a ver qué Ejecutivo teníamos. Si era más favorable a energías renovables, o de infraestructuras, o de gasto público, etc. y esas inversiones se han retraído. En el corto plazo apenas influye pero cuando se ha alargado tanto la formación de Gobierno, sí puede pasar factura.

¿Qué va a caracterizar a 2020?

Puede haber un cambio en el mix de política monetaria y fiscal, especialmente en Europa. La llamada del BCE en busca del apoyo fiscal de los gobiernos es ya un clamor y eso empieza a calar en los mensajes de ciertos políticos. Es complicado porque hay que coordinar a varios países, con diferentes velocidades de crecimiento y estructuras económicas muy distintas, pero se van a dar una serie de circunstancias expansivas a nivel fiscal que pueden ayudar a que Europa tome cierto impulso. También entra en la coctelera un nuevo componente, que son las políticas medioambientales. En la Cumbre del Clima de Madrid no ha habido prácticamente ningún compromiso por parte de gobiernos, sin embargo a nivel corporativo y, sobre todo, en nuestra industria financiera, se han dado muchos mensajes a favor de incrementar la inversión socialmente responsable. Creemos que a nivel político esta corriente va a calar y quizá sea en esta década cuando los gobiernos tomen más protagonismo y respondan a este clamor social e institucional.

"Las últimas fases de ciclo no son necesariamente las peores pero sí las más volátiles”

En renta fija, ¿qué espera?

A comienzos de 2019 se preveía la normalización monetaria y ha ocurrido lo contrario, que se han retomado las bajadas de tipos de interés, apoyadas en una inflación bastante cómoda. Eso ha provocado que la renta fija haya volado durante el año. ¿Qué margen queda? Con los tipos en negativo, cada vez menos. Casi un 60% del papel publico en Europa está cotizando en tipos negativos.

¿Es posible conseguir rentabilidad en la renta fija?

Se puede captar asumiendo algo más de duración e invirtiendo no solamente en el Gobierno alemán y deuda con rating AAA sino yéndonos a otros emisores que tengan una peor calificación. Ahí vemos asumible invertir en la parte periférica de Europa, es decir, Italia o España. Después, ya dentro de mercados emergentes, hay que diferenciar situaciones muy dispares pero en general hay cada vez más potencial y no tanto riesgo. Y en corporativo, nuestra gran baza es el crédito europeo en grado inversión y, sobre todo, la deuda subordinada financiera. ¿Con qué hay que tener cuidado? Con la liquidez. Para obtener una mínima rentabilidad adicional es un riesgo que no queremos correr.

¿Dónde ve oportunidades en renta variable?

Las últimas fases de ciclo no son necesariamente las peores pero sí las más volátiles. Puede que los índices no tengan una dirección muy clara de bajada o subida, pero hay mucha dispersión a nivel sectorial o geográfico y creemos que en 2020 se puede dar una rotación importante de sectores hacia industriales o cíclicos, que se han quedado muy por debajo de su valoración. Pensamos que Europa cotiza con algo de descuento respecto al resto del mundo y quizás tenga un poco más de potencial, pero en general tenemos una visión neutral en los principales mercados, matizada, eso sí, por sectores o estilos de inversión. De hecho, puede ser un año interesante para retomar el estilo value frente al growth.

¿Le preocupan las elecciones en Estados Unidos?

Es un factor que genera gran volatilidad. Trump quiere ser reelegido en noviembre y sabe que el inversor americano cuando va a votar mira el índice S&P 500. ¿Qué puede hacer él? Manejar, como está haciendo desde hace tiempo, los puntos de negociación en la guerra comercial con China para alcanzar acuerdos parciales que el mercado aplauda pero, al mismo tiempo, manteniendo la porción de protagonismo que tantos votos o popularidad le depara. A eso se añade el tema del impeachment, que va a hacer mucho ruido. Nos puede gustar o no políticamente pero el mercado ha funcionado muy bien con Trump, alcanzando máximos y por lo tanto la gente es optimista. Si al final se debilita en las encuestas el sector de la salud o de la energía lo notará.

Normas
Entra en El País para participar