Técnicas Reunidas zanja parte de sus multimillonarios problemas con Hacienda y lanza un plan de ajuste

Actas de la inspección de Hacienda a la empresa que preside José Lladó

José Lladó, presidente de Técnicas Reunidas, con la ministra de Economía, Nadia Calviño.
José Lladó, presidente de Técnicas Reunidas, con la ministra de Economía, Nadia Calviño.

José Lladó tiene un largo historial de problemas con Hacienda a través de Técnicas Reunidas, la empresa que preside. La compañía fue a los tribunales por un importe de 136,2 millones por los impuestos de 2008 a 2011, perdió ante el Tribunal Constitucional por los impuestos de 2004 a 2007 y este lunes ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) un acta por la inspección de Hacienda iniciada el 3 de julio de 2017 en lo relativo al impuesto de sociedades de 2012. La compañía aún tiene pendientes actas por los impuestos de 2013 y 2014.

Tras su largo historial de derrotas en los tribunales por no cumplir con el fisco, la compañía que preside Lladó ha tratado ahora de ir por la vía del acuerdo. La empresa ha comunicado este lunes que ha cerrado recientemente un acta en conformidad con la Inspección de Hacienda sobre el impuesto de sociedades del ejercicio 2012 relacionado con la aplicación de exenciones tributarias a la ejecución de proyectos a través de entidades llamadas UTE.

En el acta para el año 2012, Técnicas Reunidas y la Inspección de Hacienda han acordado que la exención es aplicable parcialmente. La empresa que lidera Lladó espera cerrar acuerdos similares para los ejercicios 2013 y 2014, los últimos dos años en los que esa exención fiscal estuvo en vigor. "Con estos acuerdos, la compañía ha conseguido reducir riesgos tributarios y eliminar incertidumbres en este área", ha comunicado la empresa al supervisor de los mercados.

La empresa no ha desvelado al mercado el importe de los pagos a realizar a Hacienda como consecuencia del resultado de la citada inspección. La compañía no tenía provisionados esos pagos, que afectarán a las cuentas del grupo en una cuantía pendiente de concretar.

Plan de ajuste

La compañía ha dado información sobre la evolución de sus problemas con Hacienda en una comunicación en la que da cuenta de un plan de ajuste para el que ha contratado a EY y McKinsey como consultores externos.

Ese plan, bautizado como proyecto TR-ansforma, se enfoca en cuatro frentes: revisión y reducción de costes de estructura; implantación de estrategias operativas de ahorro de costes; optimización de procedimientos de ingeniería y supervisión; y acciones estratégicas vinculadas a las etapas de oferta, flujo de caja y planificación.

El plan de ajuste se presentará de forma detallada en primavera. Siguiendo los principios del citado plan, la compañía ha iniciado un "proceso de optimización de activo"s, que conlleva la venta de inversiones financieras no estratégicas y de algunos activos inmobiliarios. La empresa ya ha lanzado este proceso de venta y espera cerrar estas desinversiones en la primera mitad de 2020. Se esperan obtener plusvalías por la venta de estos activos del entorno de 50 millones de euros.

En su comunicación, Técnicas Reunidas también repasa algunas de sus últimas adjudicaciones, entre ellas la anunciada este mismo lunes por importe de unos 1.800 millones para la construcción de una refinería de petróleo en Argelia.

La empresa también ha firmado contratos recientes con Termocandelaria, en Colombia y con Ineos, en Bélgica, por importe de más de 200 millones de dólares. Las adjudicaciones para la compañía desde el mes de enero superan los 7.000 millones de euros. Durante 2019, Técnicas ha llegado a las últimas etapas de ejecución de proyectos que alcanzan un valor agregado de 16.000 millones de dólares, el nivel más alto de su historia.

Teniendo en cuenta el impacto del plan de ajuste y los contratos y acuerdos recientes, la compañía espera lograr en 2020 unas ventas entre 5.200 y 5.500 millones de euros, con un margen operativo superior al 3%.

Normas