El 5G subirá los precios de los nuevos iPhone 12, pero no demasiado

El 5G subirá los precios de los nuevos iPhone 12, pero no demasiado

Así lo han desvelado algunos analistas.

Es obvio que cada vez que escuchamos las palabras "Apple" e "iPhone" juntas nos viene a la cabeza "precios altos". Desorbitados para muchos, que creen que no hay smartphones en el mundo que justifiquen un desembolso de entre 1.300 y 1.600 euros. Pero aunque puedan tener razón, cada año los de Apple parecen quitársela cuando llegan las cifras de ventas y se comprueba que no son ni uno ni dos los usuarios de han adquirido, por ejemplo, un iPhone 11 Pro Max de 256 ó 512GB.

El caso es que mientras le funcione a Apple esta estrategia, nadie duda de que seguirán estirando la goma hasta que no sea posible subir más. Y la principal innovación de los iPhone 12 que llegarán en septiembre de 2020 podría ser el causante de una nueva subida de precios.

Mejor conectividad, mayor precio

Con la excusa de cada nueva generación, Apple siempre ha aprovechado esas coyunturas para ir superando barreras que nadie imaginaba que llegaría a saltarse. La última tuvo lugar con el lanzmaiento de los iPhone X de 2017, cuando con la excusa del nuevo diseño, el FaceID y las pantallas OLED, los nuevos smartphones se situaron en el actual rango de precios.

Para el año que viene, los analistas ya avisan de que habrá otra subida por culpa de la llegada del 5G. No en vano, si miramos a otros fabricantes del mercado nos encontramos con que las versiones compatibles con estas nuevas redes de datos móviles son más caras que los dispositivos con 4G. Así que si lo hacen los demás, ¿cómo no lo va a hacer Apple?

iPhone 11 Pro de Apple.
iPhone 11 Pro de Apple.

Eso sí, aunque los precios serán más altos, esas mismas voces afirman que la subida no será muy agresiva y que apenas supondrá un aumento de entre 30 y 100 dólares según el modelo que compremos. Es decir, entre 27 y 90 euros si aplicamos una conversión tal cual cuesta un dólar, pero que no es real porque los de Cupertino suelen encarecer todavía más esos precios que traen de EE.UU., convirtiendo (por ejemplo) los 249$ que cuestan unos Airpods Pro en EE.UU. en los 279€ que valen en España.

Ya consideremos que sea pequeña o grande, la manera en la que quieren amortiguar esa subida y no repercutirla del todo en nuestros bolsillos es ofreciendo a los proveedores una producción constante de smartphones a lo largo del año. Con la llegada del iPhone SE 2 a principios del año que viene, Apple se quitaría de tener que pagar compensaciones por picos de producción a quienes fabrican sus dispositivos, lo que le permitiría repercutir ese ahorro en el precio final.

Normas