El BEI destinará la mitad de sus fondos a la transición energética

El organismo prevé movilizar 1.000 millones de euros en la próxima década

BEI
Sede del Banco Europeo de Inversiones en Luxemburgo.

El Banco Europeo de Inversiones se ha propuesto que en 2025 la mitad de sus fondos se destinen a la financiación de proyectos climáticos y la otra mitad a proyectos que no perjudiquen el medio ambiente, anunció este viernes en la cumbre del clima el vicepresidente del organismo comunitario, Andrew McDowell.

“No vamos a financiar proyectos de combustibles fósiles”, dijo el ejecutivo irlandés durante un panel de funcionarios y expertos en transporte público, que reaccionaron al anuncio con aplausos.

De este modo, McDowell confirmó la medida aprobada por la junta del BEI a mediados de noviembre, cuando el organismo comunicó que dejaría de financiar proyectos de combustibles fósiles, incluido el gas natural, a finales de 2021, un año después de lo inicialmente previsto debido a la reticencia de países miembros de la UE. “Ha sido una decisión difícil, pero que se ha tomado después de un proceso de dos meses de consultas y negociaciones con organizaciones y Gobiernos”, precisó.

"España quiere liderar en la UE la lucha sin cuartel contra el cambio climático", afirma el ministro de Fomento José Luis Ábalos

En virtud de esta decisión, a partir de enero de 2022, los proyectos de energía que soliciten financiamiento del BEI deberán demostrar que pueden producir un kilovatio hora de energía mientras emiten menos de 250 gramos de dióxido de carbono, requisito que deja fuera de juego a las centrales eléctricas que queman gas.

McDowell explicó que la nueva política del banco responde a la necesidad de movilizar recursos para cumplir con los “ambiciosos objetivos” del nuevo plan verde de la Comisión Europea. “Por cada euro prestado por el BEI se consiguen tres más de otras fuentes”, indicó. En ese sentido, precisó que la meta del organismo para la próxima década es movilizar 1.000 millones de euros hacia proyectos de energías renovables y eficiencia energética.

El vicepresidente del BEI anunció esta medida durante el Transport Day 2019un evento organizado por Chile, para discutir medidas que contribuyan a la descarbonización del transporte, una actividad que genera el 14% de los gases de efecto invernadero.

En las mesas redondas del evento, funcionares y empresas de varios países compartieron sus experiencias, la mayoría de ellas relacionadas con la incorporación de buses eléctricos al servicio de transporte público.

Amina Hamidi, directora de tecnología de electrificación de ABB, informó que el grupo suizo ha desarrollado soluciones de recarga rápida para buses, trenes e incluso barcos. En Ginebra, por ejemplo, han probado un sistema relámpago que es capaz de cargar un bus en 20 segundos mientras los pasajeros suben y bajan. “El problema es el coste de las baterías, que aunque están bajando, aún no han llegado al punto que necesitamos”, dijo.

Pero el viceministro de Transporte de Chile, José Luis Domínguez, recordó que en 10 años, el coste de las baterías se ha reducido de 1.000 dólares por kWh a 200 dólares. “En Chile ya hay más de 400 buses eléctricos circulando y su rentabilidad supera el 7%”, por lo que se mostró convencido de que alcanzar la neutralidad climática en 2050 es factible.

El ministro de Fomento de España, José Luis Ábalos, inauguró el evento con un discurso en el que mencionó las medidas con las que el Ejecutivo en funciones de Pedro Sánchez pretende convertir la emergencia climática en uno de los ejes de acción de su Gobierno “en los próximos cuatro años”: la liberalización del transporte ferroviario, el trasvase modal, el uso de vehículos ecológicos para el traslado en aeropuertos y estaciones y el mantenimiento de carreteras, iluminación led de las autopistas, entre otras actuaciones con las que, afirmó, “España quiere liderar la lucha sin cuartel de la UE contra el cambio climático”.

Normas
Entra en El País para participar