360 CorA pasa a ser gestora con el objetivo de llegar a 1.500 millones en activos

La firma descarta "crecer por crecer" y se autoimpone limitaciones al respecto

360 CorA pasa a ser gestora con el objetivo de llegar a 1.500 millones en activos

El panorama inversor español ha perdido recientemente una EAF, pero a cambio, ha ganado una nueva gestora. 360 CorA ha dado el paso con el objetivo de dar más servicios a sus clientes, de crecer y de ganar control sobre su negocio, según explican los socios directores de la compañía Emilio Viudes y Pablo Uriarte. Actualmente, la firma cuenta con 500 clientes y 1.100 millones de euros en activos bajo gestión que esperan aumentar hasta los 1.500 millones de euros en un plazo de dos a tres años.

"Creíamos que era el momento de dar el salto para poder reforzar nuestra propuesta de valor a los clientes, por un lado, esta decisión se ha tomado para gestionar directamente vehículos que antes asesorábamos, con el fin de reducir los costes y disponer del control total de la gestión de los mismos, por el otro, nos permite ofrecer nuevos servicios a nuestros clientes, como la gestión discrecional de carteras o la recepción y transmisión de órdenes que suponen un paso más en el servicio de asesoramiento que actualmente prestamos", afirman desde 360 CorA.

Pese a su objetivo de crecimiento, Uriarte insiste en la idea de que la firma no tiene "ninguna vocación de crecer por crecer". "Estamos bien como estamos, de hecho, nos hemos autoimpuesto ciertas restricciones de crecimiento, nosotros no podemos llevar cada uno más de 40 clientes cuando hay bancos, no voy a decir nombres, que cada persona gestiona 800 o 900", explica el ejecutivo.

En su papel de EAF, 360 CorA asesoraba 15 vehículos de inversión colectiva entre los que se incluyen sicavs, planes de pensiones y fondos de capital riesgo, "queremos pasar a ser gestora principal de todos esos vehículos", asegura Viudes. En esta nueva etapa, según explica el socio director, la empresa centrará su negocio en tres pilares fundamentales: la gestión de fondos, la gestión de carteras y el asesoramiento de carteras. Es en esta última faceta en la que la gestora cuenta con el grueso de clientes y de ingresos. "Son carteras personalizadas, hechas a medida para el cliente en la cual se le realiza todo un perfil y luego ya se elabora una propuesta personalizada y adaptada a ese perfil", especifica Viudes.

El experto reconoce que este concepto choca con el de la gestión discrecional de carteras, donde se exige que para el mismo perfil se disponga de unas carteras lo más parecidas posibles, con los mismos porcentajes, movimientos hechos el mismo día y con el mismo valor liquidativo. "Es una figura que a nosotros no nos encajaba con la idea inicial de hacer carteras personalizadas, pero que es la ganadora de Mifid II bajo nuestro criterio", asevera.

Y es que el sector de la EAF está muy revuelto en la opinión de Uriarte. "Hay un proceso de concentración brutal, hay unas 170 vivas y una gran diferencia entre las 10 primeras y las otras 160, que salvando pequeñas diferencias, son autoempleos", considera. La presión regulatoria, que provoca que los asesores no dispongan de tanto tiempo para desempeñar su labor como les gustaría, será uno de los grandes detonantes de un proceso de concentración que según Uriarte dejará el sector reducido a unas 30 firmas. "En este proceso tendremos algo que decir, no estamos mirando oportunidades para fusionarnos ni nada, pero sí se ha acercado gente que nos ha preguntado si puede trabajar con nosotros", desvela.

Aunque no contempla fusiones, entre los planes de futuro a corto plazo la gestora sí que se plantea la posibilidad de lanzar nuevos fondos de inversión. "Aunque no era la idea inicial, vemos una buena oportunidad en la posibilidad de constituir nuevos vehículos, especialmente en las categorías de gestión alternativa, donde en España no existe una oferta amplia y de calidad", dicen desde la firma.

Metodología de inversión

La estrategia de inversión de 360 CorA tanto en carteras como en vehículos asesorados se basa en seguir una serie de pasos que van desde lo general a lo concreto. "Primero lo que hacemos es analizar los mercados tanto desde el punto de vista macroeconómico como microeconómico, generamos un documento que además se cuelga en nuestra página web y en ese documento pues llegamos a una serie de conclusiones de inversión", explica Viudes.

En la opinión de ambos socios directores, la clave radica en fijar el nivel de exposición a la renta variable adecuado a cada momento. El primer punto es el nivel de exposición, a continuación, se fijan en la parte sectorial. "En este momento hay una diferencia de valor abismal entre los sectores cíclicos y anticíclicos, con lo cual si vemos que se está formando suelo sobreponderamos sectores cíclicos y a partir de ahí invertimos en ETFs, fondos y también en acciones, pero el análisis nos apoyamos en informes de terceros más que en informes nuestros".

Los expertos se refieren sobre todo a su estrategia en renta variable porque no recomiendan la inversión en renta fija salvo casos muy puntuales. "Creemos que tipos de interés y diferenciales de crédito están en mínimos y el precio de los bonos lo va a hacer mal en todos los escenarios tanto si hay recuperación como si entramos en recesión porque si no te pillan los tipos te pillan los diferenciales".

Pablo Uriarte detalla que han estado efectuando un proceso de rotación sectorial desde verano para posicionarse más en sectores cíclicos. "Tenemos una visión bastante favorable de renta variable a dos o tres años en cuanto valoración relativa y de fundamentales. Estamos esperando el momento adecuado para tomar posiciones".

El índice de referencia de la gestora es el Stoxx 50, aunque ahora están aumentando su presencia en mercados emergentes como China o la India a través de ETFs y fondos ya que evitan entrar a analizar empresas de estos países. Los expertos aconsejan infraponderar tanto Estados Unidos como España.

En cuanto a su política de rentabilidad, Uriarte asevera que su objetivo no es salir en el top 1 de fondos rentables, sino reducir los riesgos. "Utilizamos bastantes derivados para reducir la volatilidad de los fondos, en las carteras gestionadas no lo hacemos y en las carteras particulares tampoco, pero sí en los fondos". "Como gestores patrimoniales, nuestro objetivo es adecuar la rentabilidad esperada al riesgo que el inversor puede asumir por lo que la actividad de la gestora irá encaminada a ofrecer soluciones patrimoniales más que vehículos de inversión tal y como se entienden tradicionalmente en España", concluye. 

Normas