Palm Springs, un desierto con mucho glamur

Ha pasado de recuerdo lejano del Hollywood clásico a icono hípster

Palms Springs
Avenida característica de Palm Springs, dedicada a Bob Hope.

Fue durante años refugio de fin de semana y uno de los lugares de veraneo favoritos de las estrellas del Hollywood dorado (The playground of the stars). Desde la década de los años cincuenta hasta finales de los setenta, artistas como Bob Hope, Frank Sinatra Humphrey Bogart, Marlene Dietrich, Marilyn Monroe o Elizabeth Taylor (su casa se puede alquilar en Airbnb) pasaban largas temporadas en Palm Springs, entre rodaje y rodaje, huyendo del ruido y el ajetreo de la meca del cine.

Situada en el desierto californiano, a poco más de 170 kilómetros de Los Ángeles, esta localidad de apenas 50.000 habitantes ha pasado de ser un recuerdo lejano y algo demodé del Hollywood clásico, que fue palideciendo junto con la decadencia de las viejas celebrities, mientras que las jóvenes generaciones se inclinaban por los Hamptons, en el estado de Nueva York, o Miami, todo un icono de la modernidad.

Un lugar para descansar y disfrutar de su naturaleza

The Desert, como llaman los locales a Palm Springs, se ha puesto de moda. El Festival Internacional de Cine, que abre la temporada de premios y alfombras rojas en Estados Unidos o el multitudinario y exclusivo festival de música de Coachella, que se ha convertido en un clásico del look hippie chic y ha sido decisivo a la hora de resucitar la zona, además de la aparición de jóvenes ricos y guapos procedentes de las startups tecnológicas de ciudades de la costa oeste como Los Ángeles, que siguen la senda de las nuevas estrellas del séptimo arte en su deseo de instalarse en la ciudad, son solo algunas muestras del impulso que ha tomado Palm Springs. Leonardo DiCaprio se ha comprado casa, Eva Mendes o Anne Hathaway se dejan ver a menudo por sus calles…

Pero no nos engañemos, la realidad es que Palm Springs sigue siendo un pequeño oasis en medio del desierto, un lugar relajado al que se acude a descansar y a disfrutar de su ambiente nocturno, de las compras (es un paraíso de los outlet), de su espléndida arquitectura modernista y de un entorno natural privilegiado.

Naturaleza

Nueve ciudades conforman el área de Greater Palm Springs: Palm Springs, Desert Hot Springs, Cathedral City, Rancho Mirage, Palm Desert, Indian Wells (famosa por su torneo de tenis), La Quinta, Indio y Coachella, tranquilas localidades interconectadas que se extienden a lo largo de varios kilómetros en el valle de Coachellas.

Monumento a Marilyn Monroe, una atracción turística de la ciudad.
Monumento a Marilyn Monroe, una atracción turística de la ciudad.

El teleférico giratorio Aerial Tramway ofrece una vista diferente del valle y de la ciudad, mientras se disfruta de un paisaje impresionante sobre los acantilados de Chino Canyon. El trayecto, que dura poco más de diez minutos, une la Estación del Valle (a 805 metros de altitud) con la Estación de Montaña (a 2.596 metros), salvando un desnivel importante.

El teleférico fue construido en 1963 con la idea de salvar con facilidad los acantilados de Chino Canyon y llegar desde el valle de Coachella hasta del pico de San Jacinto. Tras una renovación en el año 2000, fue equipado con modernas cabinas rotatorias. Y hoy, el Palm Springs Aerial Tramway proporciona un agradable paseo desde el que se aprecia toda la magnificencia de la naturaleza que rodea Palm Springs, y se ha convertido en una de las principales atracciones.

Las montañas de Santa Rosa y San Jacinto son un verdadero tesoro natural de la zona. Con cerca de 272.000 hectáreas, concentra numerosos alicientes para el visitante, entre otros una extensa red de caminos para practicar senderismo. La mejor forma de llegar hasta ellas es el teleférico.

Sugerencias

Entrada a un spa típico.  rn
Entrada a un spa típico.

Esquiar en el desierto. Aunque parezca increíble, es posible en Palm Springs. En invierno el monte de San Jacinto, que rodea la ciudad, se cubre de nieve. El Tramway acerca a los aficionados a este deporte a las pistas de esquí.

Observar estrellas. Es una de las maravillas del desierto. El observatorio de la ciudad de Rancho Mirage, inaugurado hace apenas un año, organiza sesiones para contemplar los astros. Rancho Mirage sufre menos contaminación lumínica que las ciudades vecinas. Sus cielos ofrecen un espectáculo impresionante.

Normas