Las petroleras se comprometen a reducir un 90% sus emisiones de CO2 en 2050

Reclaman apoyo inversor del Estado y no ser penalizadas frente al coche eléctrico

De izquierda a derecha, Andreu Puñet, director general de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP); Luis Aires, presidente de AOP, y Carlos Martín, director técnico de AOP.
De izquierda a derecha, Andreu Puñet, director general de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP); Luis Aires, presidente de AOP, y Carlos Martín, director técnico de AOP.

Las grandes petroleras no quieren quedarse al margen de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y han presentado esta mañana su propuesta para contribuir a la descarbonización de la economía española, que incluye el compromiso de alcanzar la neutralidad de emisiones de C02 para las refinerías, que implica rebajarlas el 90% con respecto a las registradas en 2008 y reducir hasta en un 80% el peso del carbono en los combustibles líquidos para 2050. “Pero para ello tendrá que haber neutralidad tecnológica. Eso significa que los distintos operadores compitan entre sí en igualdad de condiciones y que se desincentive a los más intensivos en emisiones y se incentive a las menos intensivas”, aseguró Luis Aires, presidente de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), que representa a Repsol, Cepsa, BP, Galp o Saras Energía.

Con esta frase, Aires mostró su rechazo al coche eléctrico como la única vía para lograr los objetivos fijados en la Ley del Cambio Climático, tal y como estaba contemplado en el primer borrador de esa norma. “En él se hablaba de prohibir el resto de tecnologías que no fueran la eléctrica. Nos gusta la promoción y no la prohibición. Pero la promoción tiene que ser con neutralidad tecnológica para que la inversión necesaria sea eficiente en términos de coste”, recalcó el presidente de la AOP, que subrayó que el coche eléctrico va a ser uno de los factores para descarbonizar la economía, pero que llevará tiempo “para que penetre en todo el territorio, para que sea barato, para que la autonomía de los vehículos o la duración de las baterías sea suficiente”. Por su parte, el director general de AOP, Andreu Puñet, destacó la necesidad de concentrar los esfuerzos en la sustitución del parque móvil frente a la promoción del eléctrico. "Quizá avanzaríamos más si, en vez de preocuparnos por los vehículos de dentro de 20 años, nos preocupáramos por los vehículos que circulan desde hace 20 años", destacó.

El compromiso de las petroleras, sin embargo, no es gratuito. Las compañías reclamaron el apoyo del Ejecutivo para ejecutar las inversiones necesarias en las refinerías y en los combustibles. “Solo en los últimos 26 años, las petroleras han invertido 1.000 millones de euros al año para renovar las refinerías”, recalcó Ares, que presentó cuatro grandes reivindicaciones al Ejecutivo. “Tiene que haber un marco regulatorio estable, incentivos claros y directos a la I+D+i, una política industrial que incluya la renovación del parque automovilístico y una fiscalidad que favorezca las inversiones y el consumo de los nuevos combustibles”, aseguró. Preguntado por el importe de las inversiones, el presidente de la AOP no se atrevió a hacer una estimación de las necesidades totales, aunque solo la comercialización de combustibles bajos en carbono requeriría una inversión de 15.000 millones de euros en el caso de un elevado grado de penetración. “El 70% de los productos que salen de las refinerías son utilizados por el transporte, de los que un 25% es consumido por coches, otro 25% por aviones y barcos y otro 20% por camiones”.

El plan de las petroleras para acabar con sus emisiones contiene cuatro grandes ejes, como la eficiencia energética, uso de fuentes de energía bajas en carbono como el hidrógeno, captura y almacenamiento del C02 y el uso de materias primas bajas en carbono. Desde la AOP se hizo hincapié en los dos últimos puntos por el potencial que ofrecen. “El CO2 que se capture se puede almacenar o utilizar como materia prima para plásticos o materiales de construcción. La previsión es que en 2050 se pueda capturar el 70% de las emisiones de C02, lo que equivaldría a ocho millones de tonelada, tanto como todo lo que emiten Madrid o Asturias junto”, subrayó Carlos Martín, director técnico y de Medio Ambiente de la AOP. También destacó las posibilidades de los ecocombustibles, que permitirán el uso de residuos agrícolas como la biomasa o de residuos sólidos urbanos para su obtención.

Normas