Baleares y Canarias perdieron 108.000 pasajeros por la crisis de Thomas Cook

Gran Canaria y Fuerteventura fueron los aeropuertos más afectados, con 65.000 y 46.500 plazas menos en septiembre

Thomas Cook
Viajeros transitan por la terminal 4 del aeropuerto de Barajas

Los aeropuertos de Gran Canaria y Fuerteventura han sido, entre los grandes aeródromos españoles, los que registraron mayor caída de viajeros en el mes de septiembre, según las estadísticas hechas Aena. Se trata de los primeros datos que se publican tras la caída del gigante turístico Thomas Cook, anunciada el pasado 23 de septiembre, que dejó en tierra a más de 600.000 turistas británicos en sus principales destinos vacacionales. Sus aerolíneas trajeron a España el año pasado 3,62 millones de turistas, principalmente a Canarias.

El aeropuerto de Gran Canaria registró en septiembre un tráfico de 987.333 pasajeros, lo que supuso una caída del 6,1% respecto al mismo mes de 2018. Fuerteventura, por su lado, recibió 462.926 viajeros, un 9,1% menos. Las caídas contrastan con el comportamiento de la red de Aena en su conjunto, que incrementó el número de pasajeros un 3,4%, hasta totalizar 27.136.898 millones de pasajeros.

Esos datos en terminos relativos no muestran la realidad que arrojan los datos en términos absolutos. El aeropuerto que más viajeros perdió en septiembre (la estadística de Aena contabiliza tanto los que salen como los que entran) fue el de Gran Canaria, con 64.413 asientos menos, seguido por el de Fuerteventura, con 46.500 menos. La suma de los 11 aeropuertos que operaron en septiembre en Canarias y Baleares, dos de las autonomías que más turistas atrajeron ese mes, muestran que la cifra de pasajeros cayó en seis de ellos (a los dos citados anteriormente se suman Tenerife Sur, Ibiza, Lanzarote y Son Bonet) y subieron en otros cinco (Tenerife Norte, La Palma, Palma de Mallorca, La Gomera y El Hierro). El mayor incremento se produjo en Tenerife Norte, con 34.754 más, y La Palma, con 6.658 pasajeros más. En total se perdieron 108.102 pasajeros.

Esas cifras, sin embargo, pueden mostrar cierta distorsión, ya que durante la última semana de septiembre ya se produjeron un número importante de vuelos dentro de la denominada Operación Matterhorn, la mayor operación de repatriación desde la II Guerra Mundial, con el objetivo de dar cobertura a los 150.000 británicos que se quedaron en el limbo después del colapso de la compañía. Los 140.000 alemanes afectados regresaron progresivamente con Condor (la aerolínea de Thomas Cook fue rescatada con un crédito puente durante seis meses de 380 millones de euros avalado por el Gobierno alemán y el estado federado de Hesse), mientras que los miles de viajeros nórdicos perjudicados regresaron por otras vías.

Los descensos de los aeropuertos de Canarias y Baleares contrastan con las subidas de tráfico en otros grandes aeródromos españoles. El aeropuerto de Madrid-Barajas fue con 5,57 millones de pasajeros, el más transitado en septiembre, y registró un alza del 7,1% en el tráfico (368.115 pasajeros más). Le sigue Barcelona-El Prat, que recibió 5,10 millones de viajeros, un 5,4% más (262.398 plazas más). Mallorca, el tercero en tráfico, quedó prácticamente invariable, con un alza del 0,2%, hasta 3,76 millones de pasajeros (6.154 asientos más). El flujo de pasajeros de toda la red de Aena creció un 3,4% hasta los 27,13 millones (894.810 pasajeros más).

Normas