Colonial analiza compras por 1.000 millones para engordar su cartera

La compañía a su vez desarrolla nuevos inmuebles por 1.300 millones

Dispondrá de 14 centros de ‘coworking’ a final de año

Colonial Pulsar para ampliar el gráfico

Colonial quiere seguir creciendo y consolidándose como la gran inmobiliaria española junto a su competidora Merlin Properties. En un documento para inversores en el marco de lo que la compañía llama Capital Markets Day (día de mercado de capitales), la empresa de origen catalán comunica este martes a la CNMV que estudia oportunidades de compra por valor de 1.000 millones de euros, lo que le permitiría seguir engordando su cartera como ha hecho en los últimos años.

Desde 2015, la socimi ha invertido 2.759 millones en compras de inmuebles, principalmente gracias a lo que ha denominado como Alpha, sus programas anuales de compra de edificios y compañías. Especialmente intensos han sido los dos últimos años. En el Alpha IV, Colonial destinó 786 millones, concentrados en la operación para reforzar su posición en el capital de su filial francesa SFL. En este caso, se hizo con un 23% de esa inmobiliaria, a un coste de 718 millones para llegar a controlar el 80%. Adicionalmente, fuera de los Alpha, Colonial adquirió a su rival Axiare, en una operación valorada en 1.400 millones.

En el documento dirigido a la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores), Colonial señala que el portfolio bajo análisis para posibles adquisiciones se acerca los 1.000 millones, pero no significa que la empresa culmine con éxito esas posibles operaciones. Actualmente dispone de una cartera de propiedades por 11.798 millones, fundamentalmente de oficinas, y repartidas en distritos de negocios de Madrid, Barcelona y París.

En el apartado de desinversiones, que permite rotar capital a la compañía con la que hacer frente a compras, la socimi resume que ha vendido inmuebles por 916 millones en los últimos tres años, a los que se suma una estimación de más de 475 millones para 2019, mayor que en ejercicios anteriores. Esa cifra se obtiene por la transacción cerrada en agosto de la cartera logística procedente de su opa a Axiare. En este caso, el comprador fue el operador estadounidense Prologis, que adquirió 18 naves por 425 millones.

El crecimiento de Colonial pone a la socimi al rebufo de Merlin, que controla por su parte una cartera de 12.375 millones. La empresa, que tiene a Juan José Brugera como presidente y a Pere Viñolas como consejero delegado, señala a su vez que ya es la sexta mayor propietaria de oficinas en Europa. Colonial, gracias al saneamiento vivido después de la crisis del ladrillo y de desprenderse del lastre del negocio promotor, cuenta con un negocio exclusivamente patrimonialista, es decir, dedicado al alquiler de inmuebles, en este caso oficinas en zonas prime.

En la actualidad invierte 1.300 millones en obras de rehabilitación de sus edificios o en levantar nuevos proyectos. Entre ellos, destaca el llamado Méndez Álvaro Campus, al que destinará 287 millones y que englobará tanto oficinas como viviendas. Se prevé que esté terminado a finales de 2022. Otros de los principales proyectos se desarrollan en París: se trata del bautizado como Biome (283 millones) y de un edificio en el número 83 de la Avenida Marceau (151 millones). La socimi explica a los inversores que estos desarrollos propios deben ser el motor fundamental de crecimiento de los próximos años, junto a las potenciales adquisiciones.

Para este año, la previsión de la socimi pasa por alcanzar los 350 millones de rentas brutas ingresadas por los alquileres de sus inquilinos. El pasado año esa cifra llegó a los 347 millones.

Entre la información aportada a los inversores también destaca que espera que su filial dedicada a los espacios flexibles y coworking, llamada Utopicus, alcance los 14 centros antes de final de año. Actualmente dispone cinco en Barcelona y ocho en Madrid.

Control de la deuda

Compromiso. Colonial se compromete a mantener la deuda en un rango entre el 36% y el 40% del valor de sus activos, independientemente de las inversiones que realice. Hasta junio, ese ratio se situaba en el 37,9%. La cifra de deuda neta alcanzaba los 4.680 millones, con un coste del 1,77%.

Accionistas. Colonial tiene un grupo de accionistas de referencia encabezados por el fondo soberano QIA (Qatar Investment Authority), que controla el 20,2% de los títulos. El inversor árabe se reforzó el pasado año en Colonial con un canje de acciones de SFL. Le siguen el empresario mexicano Carlos Fernández González, que forjó su fortuna en el grupo cervecero Modelo (18,3%), la familia colombiana Santo Domingo (7,6%) y la familia perfumera Puig (5,7%).

Normas