Los manifestantes bloquean el aeropuerto de El Prat

Aena informa de que se han cancelado más de un centenar de vuelos

Las movilizaciones en protesta por la sentencia del proceso independentista catalán han continuado durante la madrugada, después de una jornada de protestas que ha dejado cargas policiales en cortes de carreteras, vías férreas y los accesos al aeropuerto de Barcelona. Pasada la medianoche Unos 100 manifestantes cortaron la Gran Via de Barcelona a la altura de la calle Girona, en el centro de la ciudad, pasada la medianoche del lunes al martes, procedentes de la concentración que ha durado horas ante la Jefatura de la Policía Nacional de la Via Laietana.

Anteriormente, centenares de personas cortaron este lunes la salida de Barcelona por la Gran Vía, después de la plaza de España, en dirección al aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat. Su objetivo era llegar a pie y secundar así la iniciativa del movimiento Tsunami Democràtic de "colapsar" y "paralizar" las instalaciones de esta infraestructura para protestar contra la sentencia del procés. De hecho, desde el medio día, centenares de personas se reunieron en los vestíbulos del aeropuerto. Además, una cuarentena de personas trató de bloquear el acceso al centro de control aéreo de Gavà (Barcelona) que da servicio a El Prat de Barcelona y que gestiona Enaire, aunque no pudieron alcanzar la infraestructura.

Las movilizaciones provocaron la cancelación de más de un centenar de vuelos de los 1.066 previstos para la jornada, según informó el gestor aeroportuario Aena. No obstante, Vueling, la low cost de IAG, comunicó que había anulado 108 vuelos y tenía previstas otras 20 cancelaciones para este martes, e Iberia, reveló que dejó de operar dos vuelos del puente aéreo, que une Barcelona y Madrid. Además, algunas aerolíneas comenzaron ya a suspender vuelos procedentes del extranjero de forma preventiva para asegurar la operativa de este martes.

La imposibilidad de los pasajeros de llegar a la terminal 1 fue la causa principal de estas cancelaciones, una dificultad con la que también se encontraron algunas tripulaciones de las compañías aéreas. De hecho, centenares de pasajeros recorrieron a pie los cuatro kilómetros que separan la T2 de la T1, dado que el servicio de metro entre ambas terminales fue cortado.

Las protestas comenzaron a mediodía, cuando las entidades soberanistas, agrupadas en Tsunami Democràtic, instaron a los manifestantes a poner rumbo al aeropuerto. La plataforma llamó, a través de las redes sociales, a dirigirse a El Prat. Poco después, los Mossos d'Esquadra ordenaron a Renfe y a TMB cerrar el servicio de trenes de Rodalies y de Metro al aeropuerto.

Los protestantes también llamaron a bloquear los accesos al aeropuerto de Madrid Barajas-Adolfo Suárez a través de una marcha lenta de coches. No obstante, Aena y el Ministerio de Interior negaron que se registraran incidencias. Por el momento, 37 personas han sido atendidas por el Servicio de Emergencias Médicas, principalmente en la T1 del aeropuerto de El Prat.

Más allá de Barcelona, las protestas se repitieron en otras ciudades como Girona –donde se produjeron daños en las vías férreas–, Tarragona o Lleida.

Normas